El Reyes

Miembros
  • Contenido

    548
  • Registrado

  • Última Visita

Reputación en la Comunidad

110 Excellent

Sobre El Reyes

  • Rango
    Pegado
  1. Las nueve sinfonías de Beethoven en Chile

    Una de las más grandes grabaciones de la Eroica de Beethoven se realizó en Chile. De no creerlo.
  2. Las nueve sinfonías de Beethoven en Chile

    La segunda. Otra lectura impresionante.
  3. Las nueve sinfonías de Beethoven en Chile

    recupero mi reseña de hace ya varios años. Las Sinfonías de Beethoven por Georg Ludwig Jochum Georg Ludwig Jochum / Sinfónica de Chile / Coro Sinfónico de la Universidad de Chile / María Kallay, Ivonne Herbos, Hernán Würth, Víctor de Narké (1961 /1, 2, 3 y 7 estéreo; 4, 5, 6y 9 mono, Universidad de Chile, editorial Ercilla) El Archivo Sonoro de la Universidad de Chile ha venido a saldar una deuda de la industria discográfica clásica para con un gran director. Mediante entregas quincenales en la revista Ercilla ha sacado de sus estanterías empolvadas y húmedas el ciclo beethoveniano que este gran director alemán realizara en en Chile en 1961, año en que la Orquesta Sinfónica de Chile lo convoca para hacerse cargo del novenario con motivo de la celebración de los 20 años de la institución. En ese entonces G. L. Jochum tenía 51 años y su nombre sonaba en los círculos brucknerianos, espacio en el cual no pocos críticos lo situaban por sobre su hermano mayor, el celebérrimo Eugen. Hoy la figura de G.L. Jochum ha ido resituándose tras las reediciones de sus Bruckner por el prestigioso sello Tahra: interpretaciones enfáticas, poderosas y casi violentas, que contrastan con el enfoque más medatativo, aunque no menos nervioso, de su hermano Eugen. Este novenario chileno, por tanto, llena un vacío en la discografía del director y permite realizar interesantes comparaciones con su hermano mayor, conductor de dos integrales beethovenianas en estudio (la primera con Filarmónica de Berlín y Radio Bávara, la segunda con Concertgebouw). A simple vista, el interés tendría solamente un valor documental dado el anonimato internacional de la formación chilena, pero solamente un poco de historia bastaría para tomarse más en serio esta producción. En ese entonces, la Sinfónica de Chile era visitada por los grandes de la música universal, ya habían hecho Beethoven con ella, antes que Jochum: E. Kleiber, H. von Karajan, H. Scherchen, solamente para mencionar a tres beethovenianos de fuste. En consecuencia, los músicos chilenos sabían responder ante la exigencia de genios de la batuta. Este ciclo lo demuestra, en general el sonido de la orquesta es atractivo, con una cuerda cálida y maderas muy aplicadas (extraordinario fagot y clarinete). Los metales son el talón de aquiles, con cornos que en ocasiones patinan, pero que en otras se muestran por sobre sus posibilidades (oigan el trío del Menuetto en la Octava o el impactante Scherzo de la Novena). En cuanto al enfoque de Georg Ludwig Jochum, este es una mezcla de intensidad, que en ocasiones llega a la más atractiva brutalidad, análisis e imaginación reflejada en fraseos novedosos y en un particular sentido del color instrrumental, posible herencia de su relación estrecha con la paleta sonora bruckneriana. De las nueve sinfonías, la Eroica se lleva las palmas en lo que podríamos señalar -sin exageraciones- como una lectura entre las grandes, al lado de Furtwängler, Klemperer, Horenstein o Kabasta. De pulso urgente, claridad asombrosa y un sentido de la estructura muy imaginativo. Extraordinaria también es la Segunda,-intensísima- a la par de los E. Kleiber y Karajan. Entre las mejores están la Primera, la Quinta y la Coral. Esta última con un Scherzo que por sí solo haría recomendable el ciclo entero. Muy buenas 4, 6 y 8, y una correcta Séptima (lo más bajo de este novenario), dan cuenta de un ciclo de altísimo nivel medio y que bien podríamos situar por sobre otros bastante populares. La parte técnica es desigual, excelente el sonido de las tres primeras y mediocre el de la Cuarta. Con bemoles el resto. En estéreo las 1, 2, 3 y 7. El resto en mono. Creemos que los master estaban deteriorados, ya que en algunas tomas se aprecia la fluctuación del sonido propio de las cintas con hongos. Las notas de programa de los discos son paupérrimas (la misma en todos los discos): La referida a Beethoven es de una insolente escolaridad (tipo enciclopedia Encarta), mejor las notas sobre G. L. Jochum en Chile y la Sinfónica. La edición gráfica un espanto indigno del documento que contiene: No presenta minutajes de los movimientos, lugares de grabación ni datos técnicos de ingenieros de sonido, errores de ortografía gruesos, la disposición gráfica es indigna de un estudiante de primer año de diseño? en fin, estos detalles no alcanzan a opacar una entrega de primerísimo nivel, digna de sellos como Tahra o Andante en su importancia histórica. Desde ahora en adelante, cuando se hable de Beethoven y se diga el ciclo de Jochum, deberemos ser específicos: ¿Se refiere a Eugen o a Georg Ludwig Jochum?... Oyendo a los hermanos, nos invade la sensación de que el menor de los Jochum merecía más palmas? Al menos esta edición le entrega una largo tiempo marchita y que hoy reverdece gracias al disco. Les dejo la primera. Ya viene el resto.
  4. ESO QUE NO ESTÁ EN CD

    Cuando a Chile venían los genios de verdad... Pensar que en el archivo sonoro de la U. de Chile hay decenas de estos registros y no hacen nada con ellos.
  5. Consulta técnica impedancia

    Si tu fuente es buena: un buen DAP o amplificador, no necesitas amplificador extra con esa impedancia. Si tu fuente es un celular o un DAP correcto o de entrada, un amplificador de audífonos como señala Patagonia, no es necesario para amplificar, pero sí mejorará el sonido si haces salir el sonido de tu fuente por un out, o mejor si -de ser posible- te saltas el DAC interno de tu fuente vía digital hacia el amplificador de audífonos.
  6. TY Hi-Z

    Puede ser... depende del patrón de comodidad. Tengo varios in ear y son muy buenos, pero ni con gomitas tipo esponjas para dormir me acomodan del todo. Eso de tener ocupado el canal auditivo es un poco extremo. Lo cierto es que se sabe que los earbuds presentan mayor comodidad con respecto a los in ear, aunque se resiente la aislación. Acá unos patrones de comparación interesantes. https://www.rtings.com/headphones/learn/over-ear-vs-on-ear-vs-in-ear-vs-earbuds-comparison
  7. TY Hi-Z

    He estado visitando varios foros dedicados a audífonos y me he encontrado con que los earbuds tienen un potente resurgimiento. Fue una sorpresa, ya que en estos lados hay gente que los da por muertos, el asunto es que cada día se fabrican más, desde uno a cientos dolares. Quizá se deba a su comodidad y a la posibilidad de dar mejor escenario por menos dinero. La cosa es que al reinado de los in ear le está saliendo competencia en el último tiempo. Tras Yuin, todavía vigente aunque con tendencia a descontinuarse, han surgido otras marcas que prometen mucho. Al parecer la marca Ty sería la más importante y la que continúa la sana tendencia de Yuin de ir agregando modelos con perfiles bien definidos y que superan los anteriores. Además se agrega una característica extra: el buen uso de impedancias altas. Así que encargué los dos primeros modelos: El Ty hi-z Ty 32ohm (entre 6 y 7 dólares puestos en Chile) Y el audífono balanceado más económico del mercado el Ty hi-z 32ohm 2.5mm. Entre 10 y 11 dólares puestos en Chile. Acá una excelente reseña de todos los modelos. https://www.head-fi.org/threads/introduction-to-ty-hi-z-earbud-family-mega-review.831374/
  8. ESO QUE NO ESTÁ EN CD

    Uno de los mejores Sheherazade de la historia no está en CD. Acá mi copia desde cassette
  9. Audifonos in ear chinos

    Son mejores los PK2, más versátiles y parejos, aunque los Seahf tienen lo suyo. Eso de que tienen sonido de audífono grande, el bajo espectacular, pero el defecto de su estridencia en las frecuencias medias hacia arriba no los hace aptos para todo, en especial si se usan equipos más delatores.
  10. Audifonos in ear chinos

    Me llegaron y los llevo probando algunos días. Llegaron en el mismo estuche para guardar cogollos de los Fengru DIY emx500 y con las mismas esponjitas. Por cierto son las mismas cápsulas. A mí me ajustan de modo impecable. Hasta el momento me parecen extraños. Poseen un bajo gigantesco y de mucha calidad que llega a interferir en las frecuencias medias sin que moleste. Eso los hace redondeados y suaves, pero a la vez tienen un brillo pronunciado muy llamativo y nada chillón. El escenario es extraño, parece enorme, como de audífono abierto y grande (realmente jamás había ese efecto en audífonos tan pequeños y lo más cercano lo había experimentado con el Yuin PK1), pero eso es hasta las dinámicas medias, quizá labor de los 150 ohms: entonces el bajo hace lo suyo en el fondo y los instrumentos adquieren gran presencia. En las dinámicas altas, por ejemplo cuando aparece un tutti orquestal se pierden detalles y suena comprimido. Quizá esto se deba a que los agudos son de baja calidad, como de audífono barato (me parece que tras unos días eso se ha atenuado). Quizá falta rodaje. No creo, si mejoraran eso, serían una auténtica revolución entre los audífonos baratos. Mi conclusión es que son extraños e interesantes. En ocasiones parecen audífonos espléndidos, pero en otras suenan entubados, chatos, disfrazados por el bajo y monocromos en las frecuencias altas. Los comparé con los Yuin. Los Yuin me parecieron más honestos y armados, con más detalle en los tres modelos, aunque menos espectaculares en ocasiones puntuales. En rock y pop, sin embargo le dieron combate a los PK1, los Seahf con bajo más atómico y el Yuin con bajo más definido. Una ventaja curiosa... Sin duda son de 150 ohms, se nota en la calidad de la apertura sonora, pero al contrario del Yuin PK1, el Seahf suena realmente bien conectado al PC o a un iphone. Nada de mal. Por cierto son muy superiores a los Fengru DIY emx50. Les daré más rodaje
  11. ESO QUE NO ESTÁ EN CD

    La Novena de Dvorak con Maazel y la Radio de Berlín. Jamás pasada a CD. Acá en su formato en vinilo y para que comparen su edición en cassette, sin dolby aplicado...
  12. ¿Qué pieza de música docta estás escuchando?

    Dvorak es de mis favoritos. Entre las Novenas, me quedo con la de Giulini en Concertgebouw, muy sentida y bellamente sonada, de un vuelo alucinante. En el final cada frase y cada articulación está expuesta de modo fanático. También la flamígera lectura de Oswald Kabasta es otra que se debe oír con el corazón en la mano.
  13. ESO QUE NO ESTÁ EN CD

    Algunos inéditos en Cd con Los niños cantores de Viena. Ojo en el 1:04 del Misericordias Domini. el tema del Himno de la alegría. No me extrañaría que Beethoven haya usado la cita aludiendo a la Misericordia divina.