ivanthor

Miembros
  • Contenido

    550
  • Registrado

  • Última Visita

Reputación en la Comunidad

215 Excellent

1 Seguidor

Sobre ivanthor

  • Rango
    Pegado
  • Cumpleaños 25/01/84

Profile Information

  • Género

Visitantes recientes en el perfil

2.296 visitas al perfil
  1. Condón comparto

    Un par de preguntas: se puede usar en cualquier configuración? digo, por cualquier entrada?, algún riesgo de que se pueda dañar si no se usa en la entrada correcta? recordar que hay entradas más exigentes que otras y que requieren mayor potencia de salida. Y en relación a esto último: ¿es multihembra o multimacho? Espero atento tu respuesta para evaluar si hacemos negocio.
  2. Free Jazz

    Comparto lo que indicas. Justamente por ello, abrí este hilo con esos dos tremendos discos que señalas. Hay un montón de cosas interesantes en el estilo. Por ejemplo, lo que hizo Coltrane y Mingus. De a poco, en la medida que el tiempo me lo permita, iré reseñando algunos discos para aprender entre todos de este estilo. Saludos y gracias por pasar por acá!
  3. Pre de phono Graham Slee Reflex MM

    Ahí, suave! "low perfil" Suerte en la venta mi amigo. Este pre es de las ligas mayores. Lo escuchamos hace días en mi humilde sistema y se lució. Para la gente que escucha jazz, clásica, instrumental, etc. es una excelente oportunidad. Una cosa que me llamó la atención es que es absolutamente silencioso. Subimos todo el volumen y no se oye nada. Es un completo abismo negro. En los medios y altos tiene un impresionante desempeño.
  4. Free Jazz

    @Robert de Saint-Loup, efectivamente. Coltrane comenzó a grabar sesiones experimentales en la línea del free jazz en la última etapa de su carrera, esto es, aproximadamente desde 1965 hasta el ´67. Hay varias cosas interesantes: Transition (1965), Ascension I y II (1986), Sun ship (1965), la presentación en vivo recientemente publicada, Offering: Live At Temple University (1966), Kulu Sé Mama (1966), Meditatios (1966). En todas ellas, participó el cuarteto conformado por Coltrane, Maccoy Tyner, Elvin Jones y Jimmy Garrison. También tuvo allí la colaboración de importantes exponentes del free jazz como Pharoah Sanders o Archie Shepp (A propósito de estas colaboraciones, hay toda una raíz árabe en el free jazz que me gustaría tocar en profundidad en los siguientes post). Respecto a Cecil Taylor, posiblemente es el pianista más importante del free jazz. Yo diría que es muy complejo, incluso tanto o más que Ornette Coleman. Tiene un disco que me gusta mucho, que diría es de transición hacia el estilo libre: The World of Cecil Taylor, del año 1960. Se trata de un cuarteto conformado por Taylor (piano), Archie Shepp (saxo), Dennis Charles (batería) y Buell Neidlinger (contrabajo) (Los nombres de la pequeña escena de free jazz se comienzan a repetir). PD: @MartinV56, efectivamente. El disco de de Ornette Coleman, se llama igual que el de Cannonball Adderley, pero se trata de estilos muy distintos. De todas formas, ambas son piezas maestras del jazz.
  5. Tornamesas vs cápsulas

    Tengo mis dudas de si acaso el Mani nivela hacia abajo. Hace unos días probé un Graham Reflex con otro forero en mi sistema comparando con el Mani y el resultado es sorprendente...en ciertos estilos y con ciertas ediciones, GS resulta agradable, mientras en otros se queda bien atrás... Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
  6. Tornamesas vs cápsulas

    En mi experiencia, todo suma. De todos modos, creo que teniendo una torna profesional, las cosas debieran ir bastante bien. Y cuando me refiero a profesional, estoy pensando en una torna con ajuste VTA, masa que le de estabilidad (pesadita), patas ajustables, porta cápsulas removible, plato robusto (vidrio o metal), y en mi caso le sumo motor direct drive (no lo considero un criterio excluyente). Teniendo una torna con estas características o con la mayoría de ellas, para mi los resultados han sido excelentes y además me da muchas opciones de upgrade. Una de ella es justamente la cápsula. VTA y portacapsulas removible permite usar prácticamente la cápsula que se venga en gana. El pre de phono es otro factor fundamental. Si todo va bien y esto no, el resultado será un fiasco. La cadena es importante también, pero pensando exclusivamente en la torna, en mi experiencia con los criterios anteriores las cosas van de maravilla. Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
  7. Free Jazz

    Por supuesto, no hay que disculparse porque no guste el free jazz. Particularmente, Ornette Coleman es una musicalidad difícil. Esto porque cuesta trabajo entenderlo, resistir una escucha. La primera vez que oí el disco "free jazz" no entendí nada. Lo detesté profundamente. Cuando se dice que el free jazz rompe los marcos habituales de la música, habría que entenderlo de manera literal. Sólo imaginar un disco de "improvisación colectiva" con dos quintetos, uno por cada canal, ya da cuenta de los modales poco ortodoxos de Ornette y compañía. Una obra de arte no necesariamente gusta. La mayor parte del tiempo provoca, incita, interpela, interroga, cuestiona. Para mi es otra manera de lenguaje, la de un pensamiento sonoro. Charles Mingus trabajó mucho en esa noción y trató incansablemente de hablar a través del contrabajo. Conocida es la anécdota en donde hace un "experimento" con su psicoanalista. Esto es lo que dice: "Para mí, la música es un lenguaje en su sentido literal. Hace algunos años tenía bastantes dificultades para utilizar el lenguaje hablado. Mi boca traducía mal mis pensamientos. Ahora he mejorado mucho en este aspecto pero mi contrabajo sigue siendo mi modo de expresión favorito. Puedo hablar con la música. No sé si usted se da cuenta de las posibilidades de mi instrumento. Les voy a dar un ejemplo preciso. Hace un tiempo mi psicoanalista, el doctor Finkelstein, realizó un pequeño experimento. Escribió en un trozo de papel la frase “Mingus I think is a genius”, frase voluntariamente incorrecta porque hubiera tenido que escribir: “I think Mingus is a genius”. Y me pidió traducir esta frase con mi contrabajo. Primero toqué aquello que me parecía que se correspondía con esta idea ante un joven saxofonista que acababa de ingresar en mi grupo y quien, tal vez por este motivo, no se enteró de nada. Hice la misma experiencia con Dannie Richmond, el batería que toca conmigo desde varios años. Dannie me pidió tocarlo una segunda vez y me dijo: “No lo comprendo perfectamente pero me parece haber reconocido las palabras “Mingus” y “genius”, algo así como “Mingus is a genius”, pero la frase me parece incorrecta. Hay algo que está invertido”. Ahí está. Si ustedes no me creen, les puedo dar la dirección del doctor Finkelstein y él les confirmará sin ningún problema lo que acabo de contarles" Acá la entrevista completa: https://www.tomajazz.com/web/?p=11032 Por contraste y extensión a Ornette Coleman y el estilo libre de jazz que inaugura, acá un disco raro de Sonny Rollins. Es raro porque es donde se logra apreciar con mayor claridad su affair con el free jazz: "East Broadway Run Down". Es un disco del año 1966, el último antes de retirarse por un tiempo hacia un viaje interior de 6 años. En él participan: Sonny Rollins en el saxo tenor, Freddie Hubbard en la trompeta, Jimmy Garrison en el bajo Elvin Jones en la batería. Para mi es un tremendo disco. Experimental por donde se lo escuche, incluso al interior del estilo mismo de Sonny Rollins. En el primer tema no es tan fácil distinguir que es su saxo el que produce sonidos de bocinas en medio del caos de una ciudad; acostumbrados a su dulzura. El segundo tema (o el segundo lado en el vinilo) es otra cosa. "Blessing in Disguise", la bendición soterrada, es una muy bella composición que diría que sigue perfectamente en la línea del free jazz aun cuando es tremendamente melodiosa. Los invito a escuchar el disco completo junto a una copa de vino: Blessing in Disguise:
  8. Free Jazz

    "Ornette, la sonoridad del acontecimiento...": Hace algunos años, le vendí unos vinilos de jazz a una persona. Nos juntamos en un café. Lo que parecía ser un encuentro absolutamente fortuito y de una tonalidad estrictamente instrumental, se transformó en una experiencia que inscribió un recuerdo digno de ser compartido. Mientras conversábamos, me cuenta que conoció a Ornette Coleman en su primer y único viaje a Chile, en el marco de su presentación en el Teatro Caupolican el año 2009. La convocatoria al concierto, decía así: "Padre de la composición libre o Free Jazz, saxofonista, trompetista, violinista y compositor, Ornette Coleman es ya una leyenda del Jazz. Por primera y tal vez única vez en Chile, Coleman llega al país con su saxo bajo el brazo a presentar un show que ya ha sido ovacionado en todo el mundo. Inspirado en sus orígenes por Charlie Parker, comenzó a tocar el saxo alto a los 14 años, cultivando luego una carrera de éxitos y controversias. Sus innovaciones en el ámbito del free jazz han sido tan revolucionarias que de cierta manera cambiaron la historia del Jazz. El año pasado fue incluido en el paseo de la fama del Jazz, además, a sus 78 años acaba de ganar el prestigioso premio Pulitzer de la música por su trabajo ‘Sound Gramar’, del año 2006" Quien escribió ese texto de presentación, efectivamente duda y sitúa un "y tal vez" porque sabe que Ornette está muy viejo y lo aqueja un Alzhaimer. Y tenía razón, nunca más tendríamos el privilegio de volver a verlo. Luego de la presentación, la noche del 9 de abril, la revista Rockaxis se refirió al concierto con estas palabras: "Por 80 minutos uno de los escasos solistas sobrevivientes a la mejor era del jazz, a sus 78 años y con un mal de Alzheimer a cuestas, se olvidó de ese deterioro una vez que pisó el escenario, se colgó su distintivo y precioso saxo alto Selmer y se tiró a la hoguera musical junto a sus tres sidemen, Tony Falanga (contrabajo), Al Mc Dowell (Bajo eléctrico) y su hijo Denardo Coleman (batería): se presentó prístino el fuego salvaje, profano y provocador del free jazz, ese mismo fuego que provocó en los 60 el deseo de algunos puristas de golpear a Coleman, así como influyó a figuras que a partir de la incorporación de ese lenguaje marcaron definitivamente nuevos rumbos para el jazz: figuras como Sun Ra, Pharoah Sanders y John Coltrane (en su etapa final)" Luego se refiere a la ejecución del violín por Ornette durante su presentación, señalando que "(...) lo usó en un solo tema del set y llamó de inmediato la atención por su personalísimo y antiacadémico enfoque del instrumento, dando con esa imagen una definición y declaración de principios de su arte que ninguna palabra podría definir de forma más certera". La persona con la que tomaba café, mientras me relataba todo esto que reconstruyo de manera discontinua para compartirlo con ustedes, con citas, recortes, palabras, y declaraciones de principios (porque todo eso era Ornette Coleman), me dice que al día siguiente del concierto sucedió algo completamente inesperado. Durante un rato dejaron sólo a Ornette Coleman en el hotel. Cuando lo fueron a buscar, ya no estaba. No lo encontraron por ninguna parte. Pasaban las horas y el saxofonista que se había atrevido, es decir, que había tenido el coraje y la insolencia de crear un nuevo concepto de la música y un arte de la existencia fundada en la libertad y la improvisación, se había enredado en las calles de una confusa y gris ciudad de sudamérica. El Paseo Ahumada, le quedaba relativamente cerca porque se quedaba en el Hotel San Francisco. Ya se hacía tarde y tuvieron que dar aviso a la policía. Mientras caía la noche, alguien alertó que tenía a su lado a un señor negro, vestido muy elegante -aunque de forma un tanto excéntrica- y que hablaba inglés. Claramente, ese persona no sabía quien era, pero advirtió que ese señor se había extraviado. Así fue como lo encontraron. Había salido a pasear, siguiendo la máxima de Walter Benjamin según la cual una ciudad se conoce por los ojos y los pies, y extravió sus pasos, perdiéndose en la multitud, entre las miradas y los sonidos de una ciudad desconocida. El hecho, más allá de lo anecdótico, es interesante porque es muy próximo al estilo del arte de Ornette Coleman. El pasear, el extravío, es una forma de perder-se, de perder la forma, el camino, de salirse de la vía. Extraviarse es pasearse y pasearse es diseminarse (cuando nos paseamos, no podemos distinguir al agente del paciente, al sujeto del objeto de la acción). Cuando escucho a Ornette Coleman, así entiendo su sentido de la improvisación. Una de las pocas veces que Ornette compartió este sentido, su concepto, lo hizo durante una entrevista con el filósofo francés Jacques Derrida. Allí, en medio de una conversación entre amigos, le explicó que la improvisación puede ser entendida en su relación con el acontecimiento (algo que simplemente surge, sin cálculo ni destino seguro). Así, la improvisación se torna única, al tiempo que procede por la "repetición de una trama preescrita". En ese interjuego se produce el paseo y el extravío de la improvisación, que no es otra que la vida misma en su sonora experiencia. https://jazznautas.blogspot.com/2015/07/ornette-coleman-y-jacques-derrida-la.html https://www.newyorker.com/culture/richard-brody/a-thing-the-existence-of-which-jacques-derrida-interviews-ornette-coleman
  9. Expresate, di lo que quieras ¡¡¡¡¡¡

    Chucha! y es cristiano?? pero cómo, no que el cristianismo era el motor para "hacer un mundo mejor"??? es un loquillo....
  10. Expresate, di lo que quieras ¡¡¡¡¡¡

    Por qué me borraron/ocultaron el comentario "Coehlo!?" ?? si ha sido un error, perfecto. Si ha sido deliberado, me parece ridículo...
  11. Expresate, di lo que quieras ¡¡¡¡¡¡

    Cuidado!...es mejor huir, Guido.... Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
  12. Expresate, di lo que quieras ¡¡¡¡¡¡

    Coelho?! 🤦🏻‍♂️ Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
  13. Mcintosh - PMC, rendimiento al alza

    Me sumo a esta pregunta. Yo he probado la disposición en forma de V invertida y actualmente la abrí y la experiencia ha mejorado bastante..: Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk