Buscar en La Comunidad

Mostrando resultados para etiquetas 'exposure'.

  • Buscar por Etiquetas

    Añade etiquetas separándolas con comas.
  • Buscar por Autor

Encontramos 3 resultados

  1. Reviews Exposure 1010 amp y CD player

    Copio acá extractos de dos reviews, muy certeras, de HiFi Choice y HiFi World, sobre el combo Exposure 1010 amp y CD player. HiFi Choice (5 estrellas - Recommended) Right from the outset this combination commands your attention. Together they seem to deliver a passion for music that just gets your toes tapping. Some hi-fi components can earn the compliment ‘toe-tapping’ in a way that smacks of nice character to us plain-faced individuals. Yet brilliant pace, rhythm and timing should not be seen as a runner’s-up prize. I’d go further and say this is a primary hi-fi virtue that some rivals can miss altogether. This Exposure combination achieves a rare balance between accuracy and soul. The Exposure combo comes across as having brilliant timing and infectious rhythm, especially around the lower registers. Yet this pair also possesses a true lightness of touch, a smooth, informative mid band coupled with an airy treble that suggests the combination is very even-handed in delivering all the music on the disc (con lo resaltado en negrita, el reviewer resume el sonido de los Exposure en general). Listening to John Grant’s Pale Green Ghosts, the complex rhythms of the syncopated electronic keyboards, vocals and claves are handled with assurance. Layers of music have real clarity and depth, creating a mesmerising backdrop for the rich, airy vocals to take one step forward. It’s a confident blend of fizzing treble energy, lush midband detail and potent bass drive. Strong rhythmic bass control is usually the preserve of ‘muscular’ amps and smooth, lifelike vocals generally come from plenty of mid band detail or valves. Given there’s only a claimed 50W on tap and no tubes in sight, where is this magic coming from? If the 1010 CD player is a class act for the money, then the 1010 amp is a bargain. Where the CD finds extra treble and bass detail along with great timing, the amplifier has a real flair for relaying the emotion of music. Great timing is preserved and its wonderful midband helps you get all the pivotal information and intonation around voices and instruments. Bass has weight and attack, yet also warmth and agility. These Exposure components get you focusing on enjoying your music. Forget the sweet spot, this combination wants you up on your feet dancing. But this infectious rhythm and timing doesn’t come at the expense of accuracy. The 1010 series components represent excellent value for money and buyers are clearly getting trickle-down insights from Exposure machines higher up the range. This is a fine example of how the road to hi-fi should start – a clear focus on delivering great sound quality and a passion to get you closer to the music you love. HiFi World (5 "Mundos") Comparing it first to my reference Rotel RA-06, this integrated amplifier dampened the sonics with a heavy blanket of bass as opposed to the Exposure, which lifted the dynamics and the soundstage, elevating it above the speakers. Bass was not as dense or as powerful as the Rotel but the Exposure’s lower frequencies were more precise while the upper mids were awash with new detail. The Exposure is an efficient machine that digs deep into the mix. In this case, it managed to bring a large basket of new sonic elements which were largely invisible via the Rotel. Moving to jazz and the XRCD version of Dexter Gordon’s ‘Doin’ Alright’ where the Exposure showed a lightness of touch that was absent from the Rotel. The double bass had more prominence on the Rotel but the Exposure provided greater tonal balance with a tremendously detailed upper midrange that gave character and emotion to the piano but also a more reedy nature to the sax. Treble work, via the cymbals was light, feathered, with a shimmer that provided a frisson to the entire track The Exposure corrected the slightly unbalanced nature of the Rotel, by pushing O’Day’s vocal forward, into the lap of the listener. Providing a much more open and natural soundstage, the Exposure expanded the boundaries of detail, giving the backing brass greater pizzazz Flipping over to Kraftwerk’s ‘Radioactivity’, despite the Rotel having the edge on the Exposure in bass terms, the Exposure exhibited a cleaner, punchier set of lower frequencies. Also, the Exposure’s midrange-generated percussive synth effects had a greater bounce, providing more life and energy, while the synth-based choral backing exhibited more atmosphere and presence Moving boxes and plugging in the Exposure CD player, what was eyebrow raising when listening to Dexter Gordon, was just how close it was, in sonic terms, to my reference CD player. The soundstage was just as broad and expansive while the upper mids allows Gordon’s sax to soar. OK, the Exposure didn’t have the Icon’s richness and maturity of tone and there wasn’t quite the same degree of excavation of detail. That said, for the price, the performance of the Exposure was quite remarkable. The piano managed to convey much of this instrument’s complexity while the treble offered a lightness of touch. Upper mids, in general terms, were informative and ‘undigital’ in their presentation. There was none of the expected coldness or hardness of this price range for which the company should be congratulated Within their limits, the CD player and amp prioritise the most important aspects of musical production, committing resources where they are needed most: the retrieval of detail while offering a toe-tappingly enjoyable performance. [...]. These are lean and mean products that provide the ultimate in value for money. Mediciones: EXPOSURE 1010 CD PLAYER Frequency response shows a smooth output right up to 21.2kHz our analysis shows, with no peaking or excessive roll off, so the 1010 CD player will have an even tonal balance. Distortion levels were very low throughout the player’s dynamic range, the critical -60dB figure being a low 0.17%. However, there is some noise in the convertor circuitry and this degraded the EIAJ Dynamic Range value to 96dB, where 98dB or so is common. Noise measurement with a notched out -60dB tone to avoid muting was high at -96dB. However, this is still well below audibility and as the convertor was very linear the 1010 should have an easy sound, free of obvious CD type distortion. Analogue output level was a normal 2V. The Exposure 1010 CD player turned in a neat measured performance and has no major weaknesses. NK The Exposure 1010 amplifier produced 55 Watts into an 8 Ohm load, rising to 90 Watts into 4 Ohms. As most loudspeakers hover around 6 Ohms these days, and use 4 Ohm bass units, the 1010 will in use give close to the 90 Watt level of output, not bad for a budget amplifier. Damping factor was a healthy 48 so the amplifier will exert good control over loudspeaker bass cones. Frequency response of Exposure amplifiers always was limited, like that of Naims, and this contributes to an easy top end. The 1010 reached just 18kHz (-1dB) at half volume, and just a little more at full volume – 23kHz. In conjunction with low levels of high frequency crossover distortion at 10kHz the 1010 will likely sound smooth, even a little mild. Only at high power did high frequency distortion rise to around 0.2%, mainly crossover with extended harmonics our analysis shows. However, this is a good result, especially as budget amplifiers go. Input sensitivity was low at 470mV so low gain/output phono stages will not match so well. Silver disc players will be fine though. The 1010 is neatly engineered with no weaknesses. It produces plenty of power and will have a smooth sound, measurement suggests. NK
  2. Impresiones sobre tres integrados de Allegro: 5si, 2010, A39

    Disclaimer: publico esto en la sección Allegro, no en la sección de reviews, pues se trata de marcas de Allegro; por lo tanto, no es un test grupal imparcial con marcas de varias tiendas. Tómenlo como publirreportaje, o como guía para foreros de provincia que tal vez estén pensando en alguno de estos modelos pero no tienen posibilidad de audicionarlos, o como review, o como puro jugo, o como quieran. La semana pasada, un cliente vino a probar a la tienda Arcam A39 y Exposure 2010 S2D (al que me referiré en lo sucesivo como 2010 a secas). Conecté el A39 a los PMC IB2 SE, como para “matar dos pájaros de un tiro”, y aprovechar de mostrarle al cliente, que venía de provincia, estos impresionantes parlantes. Obviamente, eran parlantes sobredimensionados para ambos amplificadores. Pero, por otro lado, como parlantes ultra transparentes, también podían mostrar muy bien las diferencias entre ambos. Para hacer el cuento corto, cuando pasamos del A39 al Exposure 2010, tanto el cliente como yo quedamos pasmados; la música se abrió y surgió más “de todo”: más dinámica, más presencia, etc. La verdad, quedé muy cachudo, porque no podía creer que el A39 estuviera tan por debajo del 2010, siendo de precios similares (de hecho, el A39 es más caro). Me quedé con la bala pasada, y hasta llegué a pensar que el Exposure 1010 podría gustarme más que el A39 (lo cual sería bueno para Exposure, pero muy malo para Arcam). Para salir de la duda, aprovechando que el sábado 30 de diciembre no se aparecieron ni los zombies por la tienda, conecté el 1010 a las PMC Twenty.23 (pues las mueve bien y hay buen match, dentro de límites razonables, considerando que es un amp relativamente económico). Coloqué “Olé” de Coltrane. Sonó bien: grave definido, ricos medios, agudos suaves, buen ritmo, buena separación de líneas. Cambié al A39, y el cambio fue enorme. Soundstage muchísimo más amplio, mayor dinámica, mayor peso, mayor presencia, mayor detalle, mayor violencia cuando fue necesario…en fin, mayor todo! Fue un alivio, verdaderamente. Antes había comparado el 1010 con el 2010, con un cliente que se decidió por el 2010 finalmente, y la diferencia también había sido notoria, en escala, peso, holografía, etc. Así que el siguiente paso era comparar NAIM 5si, Arcam A39 y el “new kid on the block”, Expo 2010. Todos de alrededor de 1 millón. El sistema usado fue un servidor NAIM UnitiServe (ripeos de CD) con DAC NAIM DAC-V1 y parlantes PMC Twenty.23. La música: Coltrane: Olé The Cure: Jumpin’ someone else’s train J.S. Bach: Oratorio de Navidad, coro introductorio de la primera cantata, versión René Jacobs -Harmonia Mundi Rachmaninov: 1er Concierto para piano, 1er movimiento, versión Ashkenazi – DECCA Coltrane: para gran sorpresa mía, el que más me gustó fue el A39. Creí que, dado que es una pieza muy rítmica, ganaría el 5si o el Expo. Pero no. Con los tres me gustó y me emocionó mucho el track, y los tres me hicieron mover mucho la cabeza. Pero el A39 fue el que me entregó un poco más de energía, detalle y tamaño (sobre todo recuerdo el cuerpo y presencia de los contrabajos), seguido de cerca por los otros dos. El 5si también entregó un grave contundente, en el que ambos contrabajos exhibieron sus líneas bien delineadas, con fuerza y aspereza en el pasaje “col legno”; pero el 5si se concentró más en el medio y grave, mientras que el Expo y el A39 restituyeron más aire en bronces y platillos; y, concretamente, el A39 lo hizo con una mayor sensación de facilidad, con más “espalda”; gracias a sus 120 watts, era posible subir más el volumen con menos compresión dinámica (este es un track que me gusta escuchar fuerte, sobre todo a medida que se pone más bestial); además, el A39 sonó más amplio y abierto, y lo sentí más neutro en balance que el 5si. Ganó por poco, pero para mi gusto, ganó. El 2010 fue superior en holografía, que es una de sus mejores cualidades (les gana a los otros por lejos en este aspecto, sobre todo al 5si), pero este track para mi es más visceral, por lo tanto este atributo más “audiófilo” pasó a segundo plano en la escucha. The Cure: Esta vez ganó por poco el 5si, seguido de cerca (de muy cerca, una cabeza atrás) por el 2010. A39 en un alejado tercer lugar. Pasa que este track tiene un ritmo constante, rápido, con un bombo parejo y presente. Acá el “loquito de los bajos” que es el 5si se lució. Simplemente, hace mover más la cabeza. El “tum-tum” constante del bombo lo reproduce de una manera que atrae la atención a él. La voz de Smith sonó muy directa, muy armada y bien plantada en la sala, muy real, casi íntima. Por supuesto, el 2010 la separa más del fondo negro (el 5si no tiene fondo negro), pero de algún modo la voz en el 2010 no sonó (a mi juicio) tan inmediata como en el 5si. Sonó igual de definida, con igual riqueza de matices, con una similar corrección tonal, pero no sonó igual de inmediata (como si te cantara al oído). Por otro lado, el 2010, en el terreno del contrabajo y bombo, anduvo excelente también. En el contrabajo, tal vez más afinado que el 5si incluso. El bombo, más violento y adictivo en el 5si; en el 2010, quizás más preciso, pero con menos fuerza. Mientras escuchaba, se me ocurrió lo siguiente: el 5si interpretaba a unos Cure más punkies, más peligrosos, más desordenados; el 2010 los hacía sonar como si estuviesen vestidos muy pulcramente y fuesen más perfeccionistas. Y además, como si, mientras tocasen, el baterista y el bajista se mirasen, como diciendo “puta que somos capos por la cresta!”. No sé, el 2010 hacía sonar todo como demasiado pulido y elegante. Les subía el pelo a los Cure. Pero, como me sucedió con el track de Coltrane, le di la victoria al 5si porque fue el que provocó más emoción, un estado más eufórico. Tal vez otro hubiese preferido la visión más “posh” del 2010. Con respecto al A39, no lo menciono, porque la verdad creo que no destacó en nada. Bach: acá me quedo con el 2010. Creo que en este track (con una orquesta historicista más o menos grande, con variados instrumentos, más un coro), se lució la capacidad del 2010 de separar líneas versus un fondo negro. Es decir, la capacidad de generar un cuadro sonoro en el que vas diferenciando, separados unos de otros por bastante aire entre medio, todos los instrumentos y voces. El golpe de timbales inicial fue sin duda mucho más preciso en el 2010. Fue igual de dinámico en los tres amplificadores, con el 5si inflándolo un poco, pero en el 2010 y A39 la separación entre el golpe en el paño y la resonancia posterior fue más acusada. La restitución del coro en capas claramente diferenciadas fue superior en el 2010; lo siguió más atrás el A39. El ritmo, excelente en el 2010 y 5si (más involucrador, creo, en el 2010), y un poco menos en el A39. El A39, sin embargo, está a medio camino, en cuanto a holografía, entre el 2010 y 5si. Sonó más abierto que el 5si, con voces más aireadas y presentes. Eso sí, aunque el 5si es más bidimensional, también a la larga me sedujo por la inmediatez de las voces. Puede que no te pinte una escena tan maravillosa como el 2010, o tan abierta como en el A39, pero esa inmediatez, unida a una calidez especial en el timbre, de todos modos logró seducirme. Pero, sin duda, para mí aquí ganó el 2010, seguido más atrás por el A39. El A39 logró sonar como siempre muy amplio, con mucho aire en cuerdas y vientos, y una restitución de armónicos agudos particularmente delicada y detallada. En este sentido, mucho más rico que el Expo. Sin embargo, el Expo logró sonar más ordenado y enfocado, con una imagen stereo más precisa (tal vez justamente porque el A39 suena muy amplio, como si dispersara más el sonido). Y, lo más importante, se diferenció del A39 por un mayor ímpetu rítmico, que con esta música exultante es algo que influye mucho en el goce que sientes. Rachmaninov: acá empecé con el 5si, y noté de inmediato que, tras la breve introducción orquestal, que sonó dinámica e imponente con el NAIM, el piano, extrañamente, se fue para atrás (o se fue a otro lado…la verdad, no sé dónde se fue). Es decir, sonó bastante difuso y lejano, aunque con tono exquisito. Puse luego el 2010, y el piano apareció en gloria y majestad, posicionado de manera precisa, y marcando cada tecla. La dinámica orquestal resultó igual de buena que en el NAIM. Por supuesto, la holografía fue superior en el 2010. El excelente manejo de la microdinámica, unido al sentido del ritmo innato del 2010, resultó en una restitución muy emocionante de este movimiento. Creo que logró sacar mucha información de la grabación, pero sin ser analítico; por el contrario, lo hizo transmitiendo mucha emoción. Se sentía muy bien la interpretación de Asknenazy. En el A39, como siempre, había mucho soundstage, timbre agradable, y correcto balance tonal. Sonó muy rico también, con esa sensación de facilidad y amplitud que ya estoy cachando que es una gracia de este amp. Muy rico también. Creo que quedó en segundo lugar. Ahora bien, hay una cierta tristeza que el 5si comunicó tal vez mejor que el resto. Tal vez por ser el más oscuro, y el que presenta las cosas de manera más directa e íntima? No lo sé. Como sea, tanto desde el punto de vista audiófilo como desde el punto de vista de la emoción que logró, creo que el vencedor fue el 2010. Bueno, lo más probable es que si hubiese tenido tiempo para probar más música, hubiese seguido ganando uno u otro alternativamente. Es decir, a este nivel de precios (no son super high-end, pero tampoco es que sean productos baratos) ya te encuentras con un desempeño excelente, y cada uno de los integrados que ofrece el mercado tiene su mérito. Lo importante es probar cada uno y ver cuál se ajusta más a tus gustos. Para tratar de resumir un poco: 5si: bidimensional en escena, poniendo todo adelante y muy plantado en la sala. Por lo mismo, muy inmediato y presente. La diferencia con el 2010, por ejemplo, es la diferencia que hay entre un parlante fullrange sin crossover, que planta el sonido ahí mismo, y uno multidriver que genera un espacio sonoro propio, donde va posicionando los distintos instrumentos contrastados contra un fondo negro. Grave contundente y rápido; más violento que los otros dos, más áspero (en todo el espectro). Más limitado en aire arriba, más concentrado en medios y graves. Timbre muy cálido y agradable. 2010: muy tridimensional, holográfico. Agudos detallados y suaves, medios dulces, casi líquidos (parecido a un Clase A tipo Sugden). Grave afinado y preciso, no tan violento como el NAIM. En general, como la suavidad es lo contrario de la aspereza, en pasajes en que se necesite violencia, sonará más educado que el NAIM. Pero lo bueno es que mezcla la suavidad en medios y agudos con ritmo y fuerza en el grave. A39: a medio camino entre los dos de arriba en cuanto a la escena sonora. No es tan holográfico como el 2010, pero sí ofrece más planos que el 5si. En cuanto al ritmo, no es tan entretenido como los dos arriba; pero, por otro lado, su capacidad macrodinámica es excelente. Se mantiene compuesto al subir el volumen y se siente que entrega más dBs con gran facilidad. Además, suena más amplio que los otros dos, con mucho aire por todos lados, y siempre con un timbre y suavidad exquisitos. El grave, si bien no es tan saltón como en 5si y 2010, sí tiene peso y fuerza cuando es necesario. Además, no sé por qué, pero cada vez que lo ponía me venía a la mente la palabra “neutro”. Y lo otro, es que a ratos me daba la sensación de ser más “silencioso”, con noise floor más bajo. Bueno, eso es todo por hoy. Perdón por el ladrillo! Saludos!
  3. Próximamente, en Allegro HiFi: Exposure

    Así es: pronto en Allegro HiFi, esta tradicional marca británica, cuyo sonido combina suavidad y liquidez en medios y agudos, con fuerza y ritmo en el grave. En esta primera importación traeremos los siguientes modelos: Amp 1010 black y titanio CD Player 1010 black y titanio Amp 2010 S2-D Black Amp XM5 black Amp 3010 S2-D black Ésta era una marca que hacía rato queríamos traer, pues siempre recordé con cariño el amp 2010 que tuve hace más de 10 años. Recuerdo que en esa época, entre los jugosos audiófilos, cada vez que nos juntábamos a hacer pruebas de amps, el Exposure 2010 era el favorito. http://www.exposurehifi.com/