Search the Community

Showing results for tags 'schiit'.

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Found 7 results

  1. Upgrade de tornamesa

    Estimados, me presento primero, mi nombre es Carlos y soy de Viña del Mar, estoy pensando hace un upgrade de tornamesa y quiero ver que recomiendan. Actualmente tengo una Audiotechnica ATLP120 con una ortofon red, el resto de la cadena esta compuesta por un preamplificador Schiit mani, un receiver Marantz 2216B y unos parlantes Diatone DS-34BMKII de inicios de los 70s. Mi idea es tratar de buscar una tornamesa nueva y para eso el presupuesto sería de unos 500 mil, qué recomiendan? Ir a lo vintage o buscar algo nuevo en rega o pro ject? Saludos y gracias a todos.
  2. Vendo equipos

    Estimados foreros, buenas tardes, pongo a la venta los siguientes artículos, espero sean de vuestro agrado: Equipo HI-Fi que consiste en :Amplificador t-amp Muse sa-50 2 x 80w adaptador de corriente tda7498 eq bass agudo sil (muy poco uso) Schiit Loki DSD DAC Todo funcionando perfectamente, se entrega probado y conforme, solo necesitas un PC, instalar un driver de sonido (te doy el cd con el driver) y listo, a disfrutar tu biblioteca en cualquier formato con un sonido fantástico.- $ 50.000 Cada uno Receiver Denon Modelo Avr-x500 $ $ 150.000 Amplificador Onkyo A-5 VL y Rep.cd Onkyo Cs-5VL $ 300.000 el par / separados $ 180.000 cada uno Dudas al fono +56-9-86785523
  3. Hola a todos. Como ven soy nuevo por acá, aprendiendo de a poco. Llegué buscando ayuda con mis dudas. Les cuento con un poco de contexto Actualmente tengo unos HD6XX de Massdrop, los que tuve que esperar por meses gracias a los amigos de don carter, conectados a la salida de audífonos de la soundblaster z. La tarjeta se los puede sin problemas pero siento que algo falta. Desconozco los términos técnicos para describirlo, pero es como si le faltara cuerpo y detalle (o quizás claridad?) al sonido. Vengo de unos CAL y, obviando las diferencias, no recuerdo haber sentido eso. El volumen esta más que bien (perdón por lo poco técnico y ademas subjetivo pero soy mas q nab). Pensaba que quizás podría ser que me falta un amplificador, aunque según las especificaciones, y el volumen que obtengo, la sbz debería podérselas sin dramas (specs aquí, quizás exageradas?) Estuve investigando y por el presupuesto que manejo (hasta unas 100k), lo que mas recomiendan es el el magni 3 de schiit. Dándole un poco mas de vueltas al asunto quizás el problema no es tener un amp, si no que el dac de la sbz no es tan bueno, esto último lo desconozco. O quizas estoy acostumbrado a una firma mas cálida.... Entonces las dudas 1.- Beneficiará a la calidad del sonido el adquirir un amp? 2.- Si es así, en Chile venden productos Schiit en alguna parte? Ya que no quiero comprar directo en la página porque ese envío lo tomará Correos de Chile y ahí tendré que esperar muuuuchos meses para tener el amp y mas encima con aduanazo. O existen alternativas iguales o mejores dentro del mercado nacional o en Amazon por el presupuesto? 3.- O sería mejor adquirir una dupla dac + amp, algo así como el modi 2 uber + magni 3? Si es así, supongo lo recomendable sería salida digital de la sbz -> modi 2u -> magni 3 -> hd6xx o ocupar la amp de la sbz como preamp? 4.- O me dejo de wear y quemo un poco mas los audifonos? El presupuesto sería unos 200 dolarucos para dac +amp. Eso amigos, cualquier ayuda con mis dudas es muy apreciada. Ah y disculpas si no iba aca
  4. Reviú DAC Schiit Yggdrasil

    Por ahí leí, no me acuerdo donde, que "El equivalente en resolución de un vinilo es 12 bits, mientras que en un CD es 16 bits" No se me ocurre como lo llevan a bits, pero pa mí es evidente que el nivel de ruido en formato analógico es mucho mayor que en formato digital y por eso estaba tan convencido que digital sonaba mejor que analógico. En esa misma línea de razonamiento con una fe ciega, 24 bits debiera ser mejor que 16, y luego 32, y así, hasta que no quede más espacio en todos los discos duros hechos y por hacer. Pero nunca escuché una diferencia entre 24 bits y 16 bits en una misma grabación..., algo me estaba fallando en las orejas. Uta que le di vuelta al asunto, hasta que por ahí leí de algunos sabios que los bits de resolución no se deben considerar solos, que hay que completar el dato con la frecuencia de muestreo, o sea los kHZ. Entonces métale escuchar música de alta resolución con alta tasa de muestreo para encontrar la bendita diferencia que todos oyen, menos yo, pero que significa una mejora fundamental, esencial e imperdible en nuestra experiencia de escucha. O sea, había una fiesta re buena y entretenida, y pa mí, maní. Entonces, empecé a buscar más allá de mis posibilidades monetarias con todo eso que escuchaba de que sólo en los círculos más exclusivos del audio se podía apreciar el verdadero audio, y que debía domar una oreja tan mal educada como la mía, en una de esas por lo menos la oreja sería mi trofeo de buena educación. Pero no había caso, no importaba el nivel de HD del archivo ni la cantidad de lucas que le metieran al dac o a la cadena completa de los sistemas que oía, la música de fuente digital seguía sonando a grabación y los sistemas, cual más, cual menos, a reproducción electrónica. Pero resulta que dió la casualidad que pude escuchar un sistema con una muy buen atorna, así que puede escuchar vinilos nuevamente, y ahí mismo me convencí que la relación señal a ruido está muy sobrevalorada y parece que sirve más para preservar la música que para escucharla. Algunos kamikaze que conocí, marditos talibanes del audio que detestaban escuchar en digital, dedicaban sus mejores horas de escucha al vinilo. Los muy insulsos me invitaban sin saber que yo iría a recolectar experiencia y argumentos para criticarlos por retrógados, elitistas y más encima sordos. Había algunos de esos un tanto más razonables que escuchaban al menos en CD, pero que no toleraban siquiera la mención de archivos digitales ni nada que estuviera ajeno a un transporte; sin mecánica jamás entraría el audio a sus sistemas. Pero no encontré nada que criticar, al contrario, me sentía cada vez más w'on de haberme perdido tan buen sonido. O sea, la solución a todos mis problemas era ser millonario...Una vez más, prece que no estaba entendiendo ni una w'a. Así que me fui al desierto, ya que no paraba de darme contra la pared y dicen que en el desierto no hay muros. Si la música en formato digital es técnica y tecnológicamente mejor que el formato analógico, entonces por qué re#%&@ los buenos sistemas analógicos que oía me parecían más naturales, agradables, rápidos, dinámicos y detallados que los mejores sistemas digitales que oía. En vez de educar la oreja parece que me la estaba echando a perder, serán cosas de la edad, me empecé a convencer. O sea, antes de descubrir siquiera el buen audio, había perdido la capacidad de disfrutarlo. Mala cosa me pareció. Y como pollo en corral ajeno, la empecé a pasar muy mal intendando darle sentido a la alta resolución en archivos, reproductores y hasta en parlantes, en la búsqueda del nirvana hi-res. Y cada sistema que escuché, cuál más resolutivo que el otro, resulta que se volvía menos analítico y menos estridente de oír cuando le metía un vinilo, y sólo así dejaba de escuchar la grabación y volvía a escuchar la música. Pero la historia cambió un poco, cuando escuché el primer dac multibit. Lo busqué a propósito, porque se les calificaba como especies únicas entre el mundo digital y el analógico, donde el concepto de suavidad perdía sentido por que ya no sonaban "digitales" y apareció, de yapa, como dicen por ahí, el sonido con posicionamiento preciso y bien 3d, que es lo que me había acostumbrado a oír en los sistemas analógicos que me habían gustado. Y es así que, después de escuchar el gungnir nultibit, y luego el modi multibit, llegó a mis manos el yggdrasil. Este no tiene por apellido multibit porque nació con ese concepto, ya que no existe una versión yggdrasil sigma-delta, o sea, que no sea multibit; desde su origen fue el dac que su diseñador Mike Moffat, quiso hacer, en sus palabras, el mejor dac que podría fabricar con los recursos que tenía, y 99,9% del dac que podría haber fabricado si hubiera tenido recursos ilimitados. Este viejito Moffat fue uno de los inventores del concepto del dac stand-alone, o sea, separado de un CD Player, y eso fue durante la prehistoria del audio digital "consumer"; También uno de los primeros en hacer público que la decodificación digital estaba mostrando la hilacha. Muy amigo del mainstream del audio digital no fue. Pero parece que fue porfiado y logró difundir el concepto del DAC como un componente más de un sistema de audio (no estuvo solo, en esa época Wadia también estaba en la misma pará). Y se dedicó a buscar el nirvana con sus desarrollos en Theta Digital. Lo paradójico fue que, a pesar de su alto precio, sus dacs tuvieron cierto éxito comercial. En todo caso, sospecho que en esa época no había mucho interés por parte del público por tener un DAC que sonara a vinilo, era un momento de la historia donde el audio digital representaba la revolución y solución a todos los problemas, conocidos y por conocer, de la vida misma. Es muy probable que se le prestara atención a sus dacs, precisamente porque eran caros y vistosos, o sea, a pesar de sus locuras matemático semióticas, el precio de sus dacs los recataba de ser ignorados. Podríamos aventurar que quizás tuvieron algún éxito a causa de su alto precio, con eso de que si es caro, debe ser weno, y el que sonaran distinto parece haber sido un plus, una yapa. En Computer Audiophile hicieron un review donde el propio Moffat explica las particularidades de este diseño: La norma en filtros usados en dacs ha sido el de la aproximación de Parks-McClellan (algoritmo de aproximaciones sucesivas). Incluso en dacs que usan su propio filtro han hecho uso de esta muy probada aproximación, cuya particularidad es la de aproximar las muestras originales y estar optimizado en frecuencia (la decodificación con precisión en tiempo por allá por el año 1972 no era relevante para el mundo del audio, de hecho dudo que siquiera se pensaba que este filtro se iba a usar en audio). Pero, por otra parte, el algoritmo de Moffat no recodifica los datos de entrada (por eso, entre otras razones, no implementa sigma delta en los multibit) y no aproxima la solución, aplica un algoritmo cerrado, es decir resuelve la ecuación de transferencia completa, sin agregar un código de error y además de optimizar en frecuencia lo hace en el dominio matemático del tiempo, algo que no se había desarrollado antes en un algoritmo de filtrado. Para eso, dice que contrató algunos matemáticos capos pa que resolvieran la ecuación de manera distinta a la tradición de los 70s y de manera distinta a las optimizaciones que sólo se daban en frecuencia, o sea, en los kHz. Qué tanto de eso eso se escucha al decodificar, ni idea, lo cierto es que esta la primera familia de dacs que escucho que resuelven la imagen estéreo con precisión, y la gracia es que no necesita más bits ni mayor frecuencia de muestreo en el archivo fuente para extraer esa información, en teoría, un 16/44 se resuelve igual de preciso que un 24/192, en otras palabras, no necesita archivos de alta resolución para decodificar correctamente en tiempo y en frecuencia. Por lo mismo, no incopora decodificación DSD. https://www.computeraudiophile.com/ca/reviews/schiit-audio-yggdrasil-multibit-dac-review/ Allí entendí y tras leer lo que hacen otros fabricantes, que el aumento de resolución y frecuencia en digital nacen como ayuda para que los dacs que usan algoritmos de aproximaciones sean más precisos en su aproximación matemática a una señal de audio continua (que es como se supone que es el audio cuando no está digitalizado. o sea cuando lo podemos escuchar). Allí mismo entendí también por que en algunos dacs los 24/192 se sienten y en otros no. Y también por qué no es necesario llegar a 24/192 si el dac es capaz de decodificar con resolución matemática completa. Para un dac que aplique un filtro digital calculado mediante aproximaciones, tendría que aproximar infinitamente, tendría que tener resolución infinita para que el algoritmo convencional entregara la resolución que logra un algoritmo de forma cerrada, que es el núcleo de la tecnología multibit. O sea, este dac Yggdrasil, el primer multibit de Schiit, le puso una ingeniosa y difícil barrera de ingenio a sus competidores, que en su mayoría pueden copiar y replicarse sus dacs entre sí, y de hecho lo hacen, repitiendo muchas veces la misma tecnología, con distinto chassis o con funciones agregadas que tienden a ser más caras que el propio dac; sin embargo este Yggdrasil aún no es clonable, al igual que los demás multibit de la marca. Pues así es como llegamos al Yggdrasil, que dicen que ha sido el último upgrade logrado sobre el venerado Theta V. Barato no es, 2200 USD por un dac es harta plata, el mayor consuelo para quien disponga de este dac podría ser el de no estar pasándole su boca al fabricante para la respectiva inserción digital, o un ojo, a mayor abundamiento. La relación precio o costo de este bicho no se asemeja a la que acostumbramos ver en dacs tope de línea de alta tecnología. El costo en chips de este dac es de 400 USD y según dice el fabricante, le incorporó los mejores componentes analógicos que encontró en el mercado, además de aplicar todo el circuito de filtrado fuera del chip, para lo que desarrolló un procesador de alta velocidad, que va incluido en el dac, y elaboró su propio software con su algoritmo de conversión y filtrado, y es algo que se nota al oírlo, porque entrega un sonido muy distinto a todos los otros dacs que he oído, y valga decir que su sonido me parece más similar al que sale de una torna que al que producen otros dacs, con la ventaja sobre el vinilo de no tener ningún ruido de superficie ni clics ni nada, sin perder la naturalidad de timbre y holografía etc. etc del vinilo. Esto revela que hay algo que se contabiliza de manera extraña en aquellos dacs que sólo replican tecnología convencional, y es particularmente llamativo en dacs que cuesten más de 2000 USD sin gastarse más de 20 USD en chips conversores convencionales ni incoporar procesadores para filtros externos, que en su núcleo incorporan chips de audio convencionales (típicamente de 5 USD c/chip), usando el filtro del propio chip, por lo que sólo pueden presentar diferencias sutiles sobre la decodificación que se logra en los dacs que podemos encontrar en un computador (vaya descubrimiento y con razón que hay tanta controversia al respecto). Pero esas diferencias sutiles pueden y a veces son valoradas por sus usuarios, pienso que esencialmente los las prestaciones adicionales, tipo de conexión, streaming, etc., pero no necesariamente por su capacidad de decodificar el audio digital con calidad superior. Volviendo al Yggdrasil, el que gentilmente me prestó el forero @rrohland, tras la primera audición me sentí más w'on que nunca, pensé que toda esa tecnología incorporada sólo era valiosa en dacs más modestos, como los otros multibit que ya había escuchado y en ese dac super hiper tope de línea estaba siendo dañada por algo en el equipo, o a lo mejor el que yo escuchaba estaba fallado. Me armé de paciencia y lo dejé encendido todo el tiempo, como es recomendado y como ya había comprobado en los otros multibit que había escuchado, sin embargo no me había tomado tanto tiempo que me pareciera que sonaban bien, así que lo escuché por algunos días más antes de devolverlo a Rodrigo con una sonrisa de agradecimiento por su gentileza. Pero al tercer día parece que resucitó y ya no lo quería devolver, recién ahí empecé a notar de lo que era capaz este dac. Y lo que oí, y que me parece interesante destacar es: el sonido de voces es super neutro, sin sibilancia y muy complejo, y si consideramos además, que con este dac, en la mayoría de las grabaciones, es posible distinguir la ubicación de cada cantante, convierte la escucha de esas grabaciones en una experiencia bastante entretenida. Los agudos se presentan con abundante detalle y con una diversidad de niveles de potencia que se asemejan mucho al del sonido "real". El rango medio es resuelto también de manera que complementaria a la calidad de los agudos, con harta densidad y resolución, entregando un sonido con mucho "peso", con presión acústica y con naturalidad, facilitando la ilusión de realidad al escuchar. Los bajos son un cuento aparte y creo que aquí ya no es tema de la conversión digital-analógica, si no que de la calidad del circuito de amplificación a la salida del conversor, que viene incoporado en la misma tarjeta PCB del dac. Estos bajos son muy ajustados, con transientes claramente delineados y de una velocidad que no había tenido el gusto de disfrutar ni en otros dacs ni en tornamesas. Esto puede ser visto como una desventaja si se usa en un sistema con bajos muy controlados y de transientes rápidos, donde los bajos de más baja frecuencia parecieran no escucharse, a pesar de que se perciben claramente, es un efecto bien interesante. Para algunos este bajo puede ser muy apetecible y para otros, odiable. Pa que hablar del escenario, el Yggdrasil es multibit, así que no hay nada que destacar, suena holográfico y muy preciso en localización, proyectando las dimensiones de la sala de la grabación (o la editada para similar una sala), tal como los demás multibit de la marca. Que si el dac es suave de agudos, bueno, no sé cómo se puede describir eso, los que han escuchado vinilos tienen bien claro que el concepto de suavidad en los agudos no tiene mucho sentido, que eso es algo que se asocia más con el audio digital, y probablemente se refiera a la estridencia que ocurre en la conversión y que le da ese carácter "digital" a los dacs convencionales, independiente de lo limpios y detallados que suenen (o al menos esto es lo que he escuchado desde que descubrí como suenan los vinilos en un buen sistema). Pues bien, en este dac eso tampoco parece tener sentido porque la sensación de sonido "digital" es prácticamente nula, esa característica no la he oído en ningún otro dac tampoco, salvo, claro los hermanos menores del Yggdrasil que incorporan el mismo algoritmo de filtro digital que este dac. Comparando el Yggdrasil con otros dacs de tecnología "state of the art", me pareció más detallado y neutro que el Gungnir MB, pero a su vez, el Modi MB se siente tan neutro como el Ygg, aunque es mucho menos detallado, sin perder naturalidad. La rapidez del Ygg es mayor que la de los otros 2, pero aún así dista de lo que logran dacs como los que hace Chord, o lo que se logra en un buen sistema analógico. El nivel de detalle del Yggdrasil es algo que no había escuchado en ningún otro dac o tornamesa, salvo con un par de cápsulas muy, muy especiales, o lo que una vez escuché en el Chord Dave. Con la particularidad de que el Yggdrasil entrega todo ese detalle en grabaciones 16/44 comunes y silvestres. La naturalidad de timbre y de transientes del Yggdrasil sólo la he oído en sistemas analógicos, nunca en un dac. Si bien la aparición de este dac parece haber sentado un precedente en la comunidad audiófila por su tremendo valor en cuanto a innovación tecnológica y calidad de reproducción, destaco una característica que me parece igualmente valiosa, haberlo hecho a precio "razonable" (en comparación con el costo y la cantidad de know-how que involucró en su desarrollo) y haber evitado agregarle pluses que le hicieran aumentar el precio sin que eso se reflejara en la calidad del sonido que presenta (no tiene: display, sensor de control remoto, chassis separados, app customizable, preamp, salida de audífonos, modos de operación, etc.). De incorporar alguno de esos pluses el precio sería aún mayor y no pasaría de ser visto como una pieza más en el universo hi-end más y quizás sería apreciado más por su precio que por su valor. Y probablemente yo no estaría haciendo este reviú. En realidad no es tan así, porque de escucharlo uno se da cuenta de inmediato que no suena como dac, pero de ser muy caro habría seguido inclinándome por el audio analógico. En todo caso, el mérito de la tecnología no se lo lleva este dac, si no aquel donde aplicaron esta misma tecnología, esta que es única y propietaria y que demandó varios años de desarrollo sobre técnicas de conversión no convencionales y de alta complejidad matemática, con desarrollo de software y hardware dedicado, apartados del mainstream de los chips conversores convencionales y de los algoritmos convencionales, para incluirlo en un bicho de muy bajo costo y que curiosamente ha sido muchas veces despreciado por su bajo costo, sin considerar el tremendo valor tecnológico que concentra (cierto, creo que su precio y su aspecto muchas veces condicionan al que lo escucha y hay que hacer un esfuerzo de abstracción para darse cuenta que su calidad no tiene nnada que ver con su precio, como estamos tan re mal acostumbrados). Ese, el modi multibit merece su reviú especial por separado, aún lo tengo que terminar, o más bien, empezar. Adjunto algunos videítos con lo que escuché este dac en mi sistema y agradezco la gentileza que tuvo Carlos de permitirme escucharlo en su "sistemita" a tubos con parlantes Gorilla Audio y el aporte de @ChristianSur con su grabación con parlantes Tannoy en un sistema SS muy depurado.Mis opiniones no necesariamente son compartidas por Rodrigo, Carlos y Christian. ya podrán darla si participan en este hilo, favor no los culpen a ellos de mis disgresiones. Ellos gentilmente accedieron a compartir sus audios y estoy muy agradecido por ello. Y en particular le agradezco a Rodrigo quien amablemente me ha permitido escuchar este dac.
  5. [Ayuda] Optimizar mi sistema

    Estimad@s foreros, Recurro a ustedes para que me orienten a afinar / optimizar mi sistema, el cual consiste en: Parlantes: KEF Q300 Amplificador: Atoll IN50 DAC: Schiit Modi 2 Multibit Tornamesa: Rega Planar 1 de fábrica (Cápsula MM Rega Carbon) Preamp de phono: Muffsy Phono Preamp (DIY) Cables: Inakustik Fuente digital: Raspberry Pi con Volumio y disco duro con FLAC Pedestales DIY de acero Nota: hablaré desde mis percepciones. No he encontrado un “diccionario” para transmitir las sensaciones / percepciones acústicas, así como en los vinos. No estoy del todo conforme con el sistema “digital” (DAC + Fuente). El sonido lo describiría así: bajos controlados, sin desbordarse (lo cual es de mi agrado), frecuencias medias presentes y frecuencias altas claras y definidas. La música suena muy clara, con muy buena definición y tridimensionalidad (se sienten los instrumentos espacialmente separados). El problema está en que luego de un rato de escucha, siento que el sonido me cansa/aburre, especialmente en el rock. Ejemplo, el hit hat se escucha clarito, pero después de un rato siento que estoy escuchando puro hit hat pese a que hay otros instrumentos sonando. Lo mismos las guitarras, por ejemplo la acústica, ese roce entre uñeta o dedos con las cuerdas, de verdad se siente claras, pero llega a ser muy persistente. Las eléctricas, también se escuchan claras, demasiado, pero al rato de escucha me da la sensación que la música va perdiendo sentido y comienza a dolerme la cabeza. No me pasa lo mismo con la tornamesa. Si bien no tiene la definición del DAC, el sonido no me cansa y el resultado final es por así decirlo más natural u honesto. Siento que es mucho más musical, suena más a música. De hecho le pedí ayuda a mi polola. La verdad es que ella escucha mucha música, pero no cacha mucho de sistema y esas cosas. Ella tuvo una percepción parecida a la mía. Comparando los mismos discos en FLAC y Vinilo, me dijo: “siento que en el vinilo escucho más la canción y no instrumentos separados (como en el DAC) (…) siento que en el vinilo se escucha con mayor claridad lo que el músico propone”. También reconoce que el DAC es mucho más claro y definido, pero no por ello más agradable. Al respecto, quiero ser bien claro. No tengo una preferencia a priori por uno u otro sistema (digital vs análogo). De hecho siempre he pensado en que mi fuente principal sea la digital. Lo de los vinilos me es accesorio. Lo tengo porque tiene su cosa entrete tener el formato físico, pero tengo bien pocos y ni he pensado en hacerlo crecer. Finalmente, lo primero es tender a pensar que la culpa es del DAC, pero no quiero quedarme sólo con eso. El DAC de hecho es muy bueno y acá en el foro muchos lo tienen o lo conocen y pueden dar fe de ello. Entonces me pregunto ¿Será un tema de match? ¿Serán los parlantes? ¿Será el amplificador? Le pido por favor me ayuden, comentando o entregando sus recomendaciones hacia donde debiera ir para avanzar en un sistema que me deje un poco más satisfecho. Sé que lo lógico es probar, pero siempre es bueno leer lo que ustedes opinan, da más orden en la búsqueda. Muchas gracias!
  6. Reviú DAC Schiit Modi Multibit

    Aprovechando que tengo momentáneamente en mi poder el chico*, que llegó de vuelta esta semana y que el próximo usuario que lo va a escuchar en su sistema no ha dado señales de vida, aprovecharé de darle una audición crítica y escribir un reviú. Espero poder contar con los aportes de quienes ya han podido disfrutar o padecer el chico* en su casa. De anticipo, con lo poco que pude escucharlos en mi sistema y en varios otros: depende mucho del sistema donde se le escuche. Decir esto no es mucho aporte en realidad, pero vale mencionar que a medida que el sistema es más resolutivo en frecuencia, timbre e imagen y de mejor dinámica, mejor se comporta ese DAC. Creo que eso muestra que tiene un buen potencial de no ser cuello de botella por un buen rato, a medida que uno va mejorando su sistema. * chico = Dac modi multibit (mimby), el más chico de los multibit de marca Schiit
  7. Background Como todos quienes han leído mis post saben, tengo orejas de palo y me cuesta mucho oír diferencias entre DACs. Eso cambió un poco, sólo un poco, cuando me hice de un buen preamplificador, pero la gracia de ese pre fue que me permitió apreciar las particularidades de la reproducción analógica al mantener los ecos de la grabación inalterados (o eso creo), al nivel que la localización de sonidos en las grabaciones se empezó a volver adictiva y que a pesar de estar sentado en mi sala, se me empezó a volver espontáneo el hacerme una imagen mental del tamaño de la sala donde fue hecha la grabación. A pesar del pre, con mis orejas de palo, no lograba descubrir grandes diferencias entre DACs, unos tenían más o menos escenario que otros, unos más limpios que otros, más o menos detalle, unos más dinámicos que otros o con más o menos bajos o más o menos agudos, algunos con escenario más amplio y profundo, pero todos con diferencias más bien sutiles y sin características que me permitieran identificarlos como "únicos" ni menos que me sonaran tan agradables como lo que he conseguido escuchar con reproducciones analógicas. Esto no significa que si alguna vez yo creo notar diferencias evidentes entre DACs, para otros esas diferencias serán mucho más evidentes aún debido a que tengo orejas de palo, si no solamente que lo que me llama la atención en el sonido de los DACs es más bien específico y para el resto de sus cualidades me he ido dando cuenta que soy más bien sordo. Bueno, en general soy más bien sordo y si las diferencias no son evidentes, las sutilezas o no las oigo o no necesariamente me convencen. De más está decir que este reviú no es más que mi opinión y los invito a postear las suyas, sin ánimo de polemizar y sin ofender, en particular cuando algunos creemos escuchar cosas y otros creemos que no se pueden escuchar (eso sonó a personadidades múltiples, pero me ha tocado estar en los dos lados de la creencia y de la incredulidad y sospecho que seguirá ocurriendo). Como este reviú me quedó largo, las conclusiones están al final, después de las comparaciones, y les puse subtítulo para no cansar. El DAC La principal razón por la que opté por conseguir un nuevo DAC fue por el interés (necesidad urgente y vital) que tenía de mejorar la fuente digital de mi sistema y quería escuchar por mi mismo en qué iba el desarrollo de tecnologías comerciales de DACs. Como no tenía posibilidad de probarlo previamente y las alternativas disponibles son escasas y muy caras aún, me tiré a la piscina no más y compré online el Schiit Gungnir Multibit (o Gumby como le dicen para diferenciarlo del antiguo Gungnir sin tecnología multibit), con despacho a mi casa vía casilla de correos. Uno de los objetivos era lograr que la reproducción digital en mi sistema tuviera el tipo de timbre sonoro y el escenario acústico que he conseguido escuchar con la reproduccion analógica (vinilo), pero con la limpieza y precisión del audio digital. Y aún si resulta mejor que todo eso, no creo que me vaya a molestar por no encontrar la que buscaba. El checklist que tenía en mente para decidirme por un DAC incluyó varios requisitos en la reproducción, ya sea porque los había podido escuchar en otros sistemas o porque imaginaba que teóricamente podrían dar mejor resultado. Por supuesto, tampoco me iba a resistir a descubrir algo que sonara inesperado y me agradara en un nuevo DAC, uno no siempre sabe qué es lo que hace que le guste el sonido que escucha, si es que alguna vez lo sabe. Entonces, mi checklist de requisitos para mi nuevo DAC era: - Sonido muy detallado, o sea, alta resolución en todo el espectro de frecuencias - Suavidad en los agudos (frecuencias muy altas) sin sacrificar detalle - Bajos precisos, ordenados, extendidos y bien portados en los subbajos - Escenario acústico amplio y con profundidad - Precisión en la localización de los sonidos, no solo en el plano de los parlantes si no que en todo el escenario - Rapidez, que le saque el jugo a la dinámica de los parlantes y permita seguir la reproducción lo más instantáneamente posible - Sin halo digital* (más adelante explico lo que yo entiendo por halo digital) - Timbre "analógico", lo más que se pueda (en semejanza al sonido de la música en una sala de concierto, por ejemplo). Luego de instalarlo, tras el break-in de rigor**, y probarlo por varias semanas en mi sistema, esto fue lo que escuché (o creí escuchar) con relación a mi checklist: - Sonido detallado: casi ok, porque en la zona más alta de frecuencias, en los agudos muy agudos (más agudo que los platillos de una batería), se vuelve "borroso" y pierde power, pierde resolución, dando una sensación de "suavidad" artificial - Suavidad en agudos: Ok - Bajos precisos, ordenados y extendidos: Ok - Bien portado en los subbajos: Casi ok (los atenúa un poco demasiado pa mi gusto) - Timbre "analógico": Casi ok, más de lo que esperaba de todos modos - Dinámica o rapidez: No ok - Escenario acústico amplio y con profundidad: Ok - Precisión en la localización de los sonidos: Ok - Sin halo digital: Casi ok Lo que obtuve sin esperarlo: - Un sonido de platillos, cuerdas y bronces contundente. En particular me encontré con un sonido de platillos que no esperaba escuchar en grabaciones digitales o digitalizadas, con riqueza armónica, timbre cristalino, con sus distintos niveles de volumen sonando simultáneamente sin estorbarse y con una presión de aire muy similar al sonido en vivo. Grabaciones que daba por perdidas por no gratas de oír se volvieron adictivas por el puro sonido del platillo y el de las cuerdas, potente, complejo, detallado y sedoso. - Un bajo muy compacto, seco, muy cercano al sonido en vivo, sin reverberación alguna. Ideal para parlantes con línea de transmisión ;) - Musicalidad: ni se me ocurre como describir esto que es puramente subjetivo y ambiguo. Las grabaciones parecen menos grabaciones y parecen más música interpretada por personas con un montón de errores de grabación e interpretación. Este DAC no reproduce DSD nativo, lo cual no me complica mayormente porque casi todos mis archivos son PCM y los pocos que tengo en DSD nunca me han hecho zapatear de gusto, así que la conversión la estoy haciendo en el PC. Más adelante pienso agregar un puente Ethernet-Coaxial o USB-USB (cuendo encuentre una mejor implementación USB stand alone que la que trae el Gumby) y con eso podría volver a reproducir DSD nativo, la que en como 2 archivos resultó mejor que la versión PCM pa mis orejas de palo. Para llegar a dar por ok los puntos del checklist, aproveché la invitación de algunos amigos, donde tuve la suerte de probar con sistemas muy distintos del mío, y verificar. Por supuesto, no en todos los sistemas que probé conseguí el mismo resultado, en algunos de ellos este DAC se sentía suave pero en modo aburrido y con pobre dinámica o con los agudos sin peso alguno, en otros no se lograba conseguir ni localización ni profundidad de audio, el DAC parecía no "comunicar" toda la información de la grabación al sistema. Comparaciones También pude hacer comparaciones con otros DACs, y en esto les pido nuevamente que me concedan que es sólo mi opinión. No tenemos por qué escuchar todos igual, ni tener el mismo gusto ni valorar el audio por las mismas razones, las que con el tiempo también pueden cambiar. Mencionaré los DACs que más me llamaron la atención de entre los que comparé, algunos de los cuales son bien conocidos acá en el foro: Chord Dave: Cumple y supera el checklist que le exigí al Gumby, es más, el detalle y la rapidez son notablemente mejores en el Dave. El bajo que entrega el Dave es más potente, al nivel que en algunos momentos el sistema perdía el control de los bajos porque la acústica de la sala no acompañaba mucho. El único plus del Gumby estaba en el timbre (no en la resolución) de los agudos, que se sentían con más cuerpo y alma. El timbre de ambos DACs era bastante "analógico", el sonido se sentía bien crudo (no procesado), pero bastante más limpio en el Dave por su mayor resolución, que no emborronaba los agudos de más alta frecuencia (de los que alcanzo a escuchar no más con mis orejas de palo, con filtro de alta frecuencia). Ambos DACs generaban un escenario holográfico de tamaño similar, con una localización muy precisa de los sonidos. Ambos muy musicales y con un nivel similar de ausencia de "halo" digital. Los probé en casa de un buen amigo, con su sistema. Por supuesto mi amigo, después de escuchar el Dave, no le dió ni la hora al Gumby. Yo habría hecho lo mismo si tuviera la disponibilidad de plata que él tiene para mejorar el sistema Chord Hugo: En mi sistema el Hugo sonaba como siempre lo ha hecho desde que lo logré configurar bien, es decir limpio en todo el espectro de frecuencia, muy resolutivo, con un halo digital muy leve, excelente dinámica y con un escenario amplio y con profundidad. Entre todas estas características, el Hugo mostró una dinámica y una resolución bien superiores a la del Gumby, sin embargo el Hugo no lograba localizar los sonidos con precisión ni los separaba claramente unos de otros en el escenario acústico proyectado entre y hacia atrás de los parlantes como lo hace el Gumby. El Gumby me pareció algo más musical, probablemente por el menor nivel de halo digital y el timbre (el Hugo se siente un poco más agresivo o sintético en comparación). El timbre de los agudos del Gumby, en particular, era muy distinto a los agudos del Hugo. Mi amigo, feliz poseedor del Hugo, por cierto prefirió el sonido de su DAC, justamente por su mayor resolución y rapidez, además de estar muy feliz porque por fin se lo iba a devolver después de haberlo tenido yo tanto tiempo en préstamo. Chord QBD: En mi sistema se comportó de manera muy similar al Hugo, salvo que se perdía la profundidad que el Hugo mostraba, que aunque difusa, ya sugería un escenario tras los parlantes. En el QBD es sonido era muy amplio entre y hacia los lados de los parlantes, pero plano como una película proyectada en un telón. La dinámica del QBD es similar, si no idéntica, a la del Dave, muy adictiva, y superior a la del Hugo. El timbre del QBD, me pareció más similar al Hugo que al Dave (el timbre del Dave da más sensación de "analógico", se siente menos "grabado y procesado"). Aún siendo tan resolutivo el QBD, los sonidos no se volvían agresivos al reproducir pasajes muy complejos y llenos de sonidos distintos, los que salían de los parlantes con limpieza, sin emborronarse y sin pérdida de información. La forma en que el Gumby resolvía esto no era con resolución si no que entregando los sonidos separados en el espacio en la sala, de modo que por el solo hecho de venir de distintos puntos no se escuchaban enredados. Mi amigo que se consiguió el QBD, por cierto prefirió el sonido del QBD por su dinámica y su rango medio contundente y posicionado bien adelante en el escenario, en el plano entre los parlantes. BMC DAC1 Pre: Este fue el único que no probamos por USB, usamos un transporte externo y conectamos por coaxial, porque el cable que llevé no sirvió, todo sonaba muy despacio y difuso con mi DAC en su sistema, en mi casa ese cable andaba bien, pero acá hicimos algo mal y no anduvo, se suponía que la conexión coaxial es re simple. No usamos USB porque a mi amigo no le gusta para nada como suena cuando el audio pasa por USB. Cambiamos por un coaxial medio especial que él tenía a la mano (su sistema está lleno de cables bien especiales) y por fin funcionó con un transporte bluray (no nos quedó otra porque con su transporte BMC BDCD 1.1 la transmisión se cortaba a cada rato y no se podía escuchar). El BMC DAC1 me es familiar, lo escuché varias en su sistema y reconozco su sonido suave, detallado, preciso y muy dinámico, muy parecido a lo que recuerdo del dCS Debussy. Pero al escuchar el Gumby ambos nos miramos con asombro porque el escenario creció, se extendió hacia atrás de la pared tras los parlantes y los sonidos empezaron a venir de fuentes muy precisamente localizadas en el escenario, con un timbre que nos recordaba mucho a la tornamesa de mi amigo con su cápsula Audioquest (o sea Lyra). La precisión de la localización con el Gumby, sin embargo, era mejor que esa cápsula, curiosamente. El timbre que me gusta en el sonido de los platillos con el Gumby aquí no llamó la atención para nada, sus parlantes tienen un agudo hiper detallado e hiper suave a los que el Gumby no pudo hacer sonar de otra manera que no fuera demasiado suave, y se echaba de menos el mayor detalle que esos parlantes pueden dar. Mi amigo prefirió la presentación "analógica" del Gumby, con menor halo digital que el BMC, pero la suavidad y detalle del BMC. En comparación el BMC daba una sensación de grabación, en cambio el Gumby hacía sonar el sistema un poco más en vivo, un poco más "musical". La diferencia era bien notoria con música clásica donde el tamaño de la sala de la grabación se parecía superponer a la sala en la que estábamos, la sensación era bastante extraña, pero exquisita. Le complicó lo de la mala comunicación con su transporte, probablemente apuntará al modelo tope de línea de Schiit que dice ser más resolutivo y dinámico que el Gumby, y con mejores interfaces digitales. Creo que de algún modo le preocupó que el DAC fuera menos caro que sus cables. Comparado con mi sistema analógico, donde he tenido las cápsulas Rega Exact, la Soundsmith Zephyr y la Zyx Omega Pr G, el Gumby me parece que queda entre la Soundsmith y la Zyx. El DAC no me parece muy comparable a la Zyx que a pesar de ser una simple cápsula, es más dinámica, precisa y detallada que el Gumby (y que cualquier DAC que haya escuchado, me atrevo a decir). En escenario y precisión de localización son prácticamente iguales. En timbre, bueno, la Zyx no presenta el sonido con halo digital (quien lo hubiera pensado) y me parece que suena (mucho) más natural que el Gumby. En la riqueza armónica de cuerdas y bronces y bajo y voz y casi todo, el Gumby está aún lejos de la Zyx, en el sonido de los platillos sí son muy escalofriantemente similares, algo es algo. Hice algunas grabaciones con un Tascam DR05 de la reproducción de un mismo tema reproducido con el DAC y con la torna, sonando en mi sistema, y resulta relativamente fácil describir las diferencias de timbre (que por supuesto pueden darse producto de que son distintas ediciones de una misma grabación), que es lo único que pienso que puede mostrarse en una grabación de una grabación reproducida en un computador, con audífonos. Cuando averigüe cómo compartirlas las subiré. Estas grabaciones con el DR05 las escuché a su vez en mi sistema y se produce un efecto bien curioso, donde no solo quedó registrado el timbre y la acústica de la sala donde estaba escuchando música, así que me gustaría compartirlo más adelante cuando tenga claro que no cometí un error garrafal en cómo hice la grabación. Conclusiones En resumen, por el momento quedé gratamente sorprendido y satisfecho con mi nueva fuente digital, y con la certeza que disfrutaré harto mientras espero el próximo cambio de DAC, en no mucho tiempo más, porque de seguro seguirán bajando de precio, o dicho de otro modo, al mismo precio que me costó este podré conseguir una versión con mejores interfaces digitales, mayor resolución y con la dinámica con la que el Gumby quedó en deuda. Por lo pronto voy a probar el Modi multibit que incopora la misma tecnología digital del Gumby en un DAC de entrada y es razonablemente barato, seguramente se ahorrarn las lucas en la parte de amplificación y usan chips con menos bits; para ver si logro hacerme una idea de qué tanto pesan el procesamiento digital y el procesamiento analógico en un DAC. * halo digital: Es con lo que identifico a ese sonido punzante como ring o sonsonete que emborrona algunos sonidos con ecos que no tienen mucha relación con lo que está sonando, haciéndolos parecer difusos en sus límites de frecuencia e incluso confundiéndolos con los límites de otros sonidos, pudiendo ser cansador por su agresividad o lo que parece ser un "exceso" de detalle. **el DAC es R2R por lo que, según el fabricante, debe llegar a la estabilidad térmica para que la conversión mediante arreglo de resistencias tenga la precisión correcta del diseño, porque un valor de resistencia fuera del rango puede cambiar un dato y el DAC empieza a aproximar el sonido esperado, mediante corrección de errores y en ese caso la reproducción se parece más a una aproximación pre-establecida de cómo deben sonar ciertos patrones, que a lo que está en la grabación.