Jump to content

AudioLuthier

Miembros
  • Content Count

    3,957
  • Joined

  • Last visited

Community Reputation

181 Excellent

8 Followers

About AudioLuthier

  • Rank
    Adicto

Recent Profile Visitors

The recent visitors block is disabled and is not being shown to other users.

  1. http://crashoil.blogspot.com/2011/01/revueltas-del-hambre-antesala-del-caos.html
  2. AudioLuthier

    DSP

    para que se le termine de fundir el coco....lastima que el blog no se actualiza desde 2015. http://gainphile.blogspot.com/
  3. AudioLuthier

    DSP

    felicidades pbanados , que bueno que 8 o 9 años después de comentar las bondades del procesado digital de señales de audio alguien prenda. Las 3B ese micrófono UMIK-1. amplificadores multicanal BBB para una experimentacion contenida https://emotiva.com/collections/amps/products/a-700 despues ya convencido del camino recuerde para los tuiter no necesitara mas de 5-10 watts para mid gufer . 40 a 60 watts para el gufer . 150 a 300 o mas dependiendo del gusto por el punchi punchi. no olvide que las redes pasivas de crossover no son necesarias. estos españoles fabricaban un parlante activo de tres vias con un dsp de diseño propio , lastima que esta descontinuado y no alcence a compar un par.... https://wizard-highend.blogspot.com/2012/01/wadax-la-pasion-three-way-self-powered.html No olvide despues incluir un buen servidor de audio como fuente .
  4. Cuanto poder en una imagen. Porque es tan difícil entender lo que dicen los pobres y tan fácil entender lo que dice un rico?
  5. a fuget no le gusto, sera que es parte del establecimiento que no es tonto y se pone nervioso? https://www.theclinic.cl/2019/10/06/desesperado-solemne-autista-y-predecible-alberto-fuguet-pulveriza-la-pelicula-del-joker-con-acida-critica/
  6. Para abordar los niveles de desigualdad «escandalosos, grotescos e inmorales», el senador y precandidato presidencial demócrata Bernie Sanders propuso un nuevo impuesto sobre el patrimonio de los estadounidenses más ricos que, según los economistas, reduciría la fortuna de los milmillonarios a la mitad en 15 años y durante la primera década aumentaría los ingresos fiscales en unos 4,35 billones de dólares. El sitio web de Sanders describe el plan fiscal: 1 % de impuestos sobre la riqueza de 32 a 50 millones de dólares; 2 % entre 50 y 250 millones; 3 % entre 250 y 500 millones; 4 % entre 500 y 1000 millones; 5 % entre 1000 y 2500 millobes; 6 % entre 2500 y 5000 millones; 7 % entre 5000 y 10000 millones; 8 % por encima de 10.000 millones. «En un momento en que millones de personas trabajan dos o tres empleos para alimentar a sus familias, las tres personas más ricas de este país poseen más riqueza que la mitad inferior del pueblo estadounidense», dijo Sanders en un comunicado. «Ya es suficiente. Vamos a enfrentarnos a la clase multimillonaria, reducir sustancialmente la desigualdad de riqueza en Estados Unidos y evitar que nuestra democracia se convierta en una oligarquía corrupta». https://www.elcohetealaluna.com/un-caso-para-micky-vainilla/
  7. me tinca..... YO SERÉ TU ESPEJO Ciertas películas ponen nervioso al establishment, que no es tonto Por lo pronto, Joker no va de supervillano alguno —nada de mastermind, mente maestra: mente rota y gracias—, y se podría decir que ni siquiera de villano: Arthur Fleck es más bien víctima de un sistema deshumanizado que lo torturó desde la cuna, y que cuando le saltó la chaveta por el lado de la violencia procedió a señalarlo con el dedo como si no hubiese tenido nada que ver con su gestación. La actuación de Phoenix también es elocuente a este respecto: cuando trabaja como payaso o incluso en su vida cotidiana, Fleck es más bien gentil, hasta tierno. Mientras continúa así —mientras es sumiso, mientras tolera sin molestar—, el sistema le permite languidecer en la indigencia. En este sentido, la figura de Fleck evoca más bien a Quasimodo, y hasta a Cristo: el cuerpo retorcido que recoge sobre su carne todos los pecados del mundo. Si en vez de quebrarse para el lado de la violencia sublimase por el lado de la religión, viendo a un ángel u oyendo voces que provienen de una zarza, el relato iría en otra dirección pero seguiría contando una historia parecida: la de una criatura que soporta hasta que su mente no da más y recibe el escarnio de una sociedad que no se hace cargo de la parte que jugó en su locura. Por eso me indigna la hipocresía de estos críticos, que actúan como protectores de un sistema de mierda que siega y arruina vidas a destajo en el mundo entero y acusan a la peli de irresponsable por empatizar con un violento. La violencia no la crea personaje alguno, en el peor de los casos el personaje corporiza, tematiza un problema social. (Para eso está la ficción, entre otras cosas: para problematizar, para crear escenarios hipotéticos que nos permitan conjurar un problema social, político, existencial antes de que nos estalle en la cara.) Son comunicadores irresponsables, en tanto acusan por la rotura de la vidriera a la piedra, mas nunca a la mano que la arrojó. Lo cual los convierte en cómplices de un imperio que sólo llegó donde llegó merced a su capacidad de compartimentalizar su mente y separar actos de consecuencias. La producción industrial le permite al obrero deslindar su responsabilidad sobre la fabricación del tornillo que servirá para armar una bomba de hidrógeno. La desconexión respecto de lo que pasa en el mundo le permite al ciudadano soslayar la causalidad que existe entre la política colonial y el atentado terrorista. La ignorancia que torna posible al pobre de derecha le impide ver que la facilidad para comprar armas de guerra en el chino de la vuelta tiene relación directa con las masacres que sufren cada dos por tres. mientras escribo estas líneas, leo que un cine del sur de Huntington Beach, California, que anunciaba el estreno de Joker, cerró después de recibir una amenaza que la policía halló verosímil. Días atrás se difundió que tanto en Nueva York como en Los Ángeles se dispondría de vigilancia especial para las salas, así como la prohibición de una práctica que siempre es tolerada — la de disfrazarse o maquillarse como un personaje de la peli. Me recuerdan esa escena de Apocalypse Now en la que Willard (Martin Sheen) remata a una mujer herida y reflexiona sobre el absurdo de procurar una curita para el pueblo al que cagaste a balazos. Los relatos que priman en las sociedades satisfechas —o en los sectores satisfechos de las sociedades en llamas— apuntan siempre a aislar el síntoma de sus causas. Cuando ocurren un atentado o un crimen, siempre se trata de un fanático religioso o de un loco suelto o de un pibe chorro a quien se pulveriza de inmediato y se sigue adelante, acá no pasó nada. Pero pasó, pasa y pasará, mientras sigamos sin atender las causas profundas de esos hechos que parecen aislados cuando no lo son, porque forman parte de la misma trama. De eso va el Joker, entre otras cosas. De las sociedades que no se hacen cargo de lo que ven en el espejo de esa historia y fingen no ser culpables de lo que ocurre en grado alguno, en su marcha despreocupada hacia el abismo. Si al Joker la perjudican las comparaciones con Taxi Driver y El rey de la comedia (muchos olvidan que Scorsese iba a ser productor de la peli, hasta que la filmación de The Irishman le impidió hacer doblete), se debe ante todo a que hablan de mundos muy diferentes. La corrupción a lo Sodoma y Gomorra que empujaba a Travis Bickle a ponerse apocalíptico la solucionó Rudy Giuliani, convirtiendo Nueva York en un parque temático, una versión idealizada de su propio ser a imagen y semejanza de la postal hollywoodense que el cine creó de ella. Pero la Ciudad Gótica de Joker está al borde del apocalipsis real al que nos empujan los ricos de este tiempo, que acumulan más guita que nunca mientras crean más pobres que nunca y los hacen vivir indignidades que ya no se toleran. Esta tensión no la inventó la peli de Todd Phillips; el escándalo de la situación presente lo envuelve todo, está ahí, aunque pretendamos no verlo. Lo que hace Joker es repetir, todavía con voz calma, la admonición que en Fight Club daba Tyler Durden. Don’t fuck with us. No jodan con nosotros. Si repetiremos la frase una tercera vez es algo que está por verse. Parte de la valentía de Joker es que se atreve a preguntarse quién —si ellos o nosotros— será el que ría último. https://www.elcohetealaluna.com/yo-sere-tu-espejo/
  8. https://www.cronista.com/clase/checklist/A-sus-80-el-maestro-Aldo-Sessa-reivindica-las-fotos-sacadas-con-celular-20190920-0003.html
  9. cuando los pobres y desarrapados se ponen tontos pueden enfrentar al enemigo mejor equipado. por supuesto esta guerra nada tiene que ver con los recursos menguantes , tal como irak, libia , siria y la próxima mas complicada Iran.
  10. https://ctxt.es/es/20190923/Politica/28513/petroleo-golfo-persico-trump-iran-arabia-saudi-estrecho-ormuz.htm
  11. ¿Qué hay en unas pelotas de metal pulido y una bolsa de polvo blancuzco para que sean capaces de aniquilar una gran ciudad? La gente suele tener dos reacciones cuando observa por primera vez las tripas de un arma termonuclear, no necesariamente excluyentes entre sí. La primera es el sobrecogimiento: hasta el más zoquete intuye que no se halla ante una cosa corriente, sino ante un poder inquietante, asombroso y letal. La segunda es la decepción, porque aquello tiene las pintas de una poca chatarrería como la que podrías encontrar en cualquier garaje. Cuencos, tubos y aros de metal pulido. Moldes de una especie de gel amarillento, que recuerdan vagamente a las formas de un balón de fútbol. Otros, de poliestireno (sí, poliestireno común). Y los consabidos cables y circuititos electrónicos. Todo lo cual cabe perfectamente encima de una mesa cualquiera. Entonces, el cachondo de tu guía podría decirte: "no, no, lo que explota es eso de ahí". Y tú mirarías, claro. Ahí, dentro de unos contenedores similares a neveras de camping, verías tres tipos de objetos. El primero, unas esferas metálicas pulidas muy parecidas a bolas de petanca. El segundo, una bolsa de polvo blanco. El tercero, una especie de termo de café pequeño. –¿Eso es todo? –preguntarías, quizás. –Eso es todo –te contestarían. –¿Con eso puedo matar a cinco millones de personas? –Como si jamás hubieran existido. Si eres del tipo valiente o al menos curioso, a lo mejor te daba por acercarte al primero de los objetos. Descubrirías que es sólo lo que parece: pelotas de metal muy pesado, tibio al tacto. Y a lo mejor preguntabas con algún escalofrío en la voz: –¿Esto es...? –Sí. Eso es plutonio. Aunque envuelto en berilio. –¿Y por qué está caliente? –Porque es radioactivo. Pero no te preocupes: ahora está en fase alfa, no pasa nada. A menos que seas del tipo especialmente valiente, lo más normal es que apartes la mano en ese mismo instante, claro. Entonces, puede que el graciosillo que te hace de guía te lance a los brazos la bolsa de polvo blanco. Igual te asustas y esperas un golpe, pero cuando te cae en las manos descubres que no pesa nada. Es sólo un polvo tenue, muy fino, muy blanco, inocente. Ni frío, ni caliente, ni fresco, ni tibio. Neutro. Seco. Tu acompañante levanta en su mano el pequeño termo de café y lo pone ante tus ojos. –¿Y esto qué es? –te atreves a preguntar, aunque con un temblor indefinible desde la coronilla hasta la horcajadura. –Esto es la materia de la que están hechas las estrellas –te contestan. –No j*das. –Lo que oyes. Eso que tienes en las manos es deuteruro de litio. Lo llamamos liddy. Y lo que hay aquí dentro es tritio: un gas. Todo son isótopos del hidrógeno y del litio. Con esto puedes encender una estrella sobre una ciudad. –Ah. Es posible que sientas la tentación de dejarlo todo en su sitio y salir corriendo de allí dando educadamente las gracias pero tan deprisa como te permitan tus piernas. O igual te puede la curiosidad –o el morbo, vamos– y te quedas un poquito más. Sólo un poquito más, ¿eh? Por interés cultural. Científico. ¡Nadie lo duda! Tu guía, que seguramente llevará un uniforme militar o una bata blanca, sonríe. Ya eres de los nuestros, piensa. Pero sólo dice: –¿Te gustaría saber cómo funciona? http://lapizarradeyuri.blogspot.com/2010/05/asi-funciona-un-arma-nuclear.html