Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'streamers'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • STEREO
    • Reviews
    • Parlantes
    • Fuentes
    • Sistemas
    • Tuneo y tweaks
    • PC Audio,Software y Music Servers
    • DIY (HUM)
    • Amplificadores
    • Tornamesas y Vinilos
    • Audifonos
  • MUSICA
    • Clásica
    • Otros estilos, Pop / Electrónica / Alternativa
    • Recitales y Conciertos
    • Rock y Metal
    • Jazz y Blues
  • CINE Y TV
    • Parlantes para HT
    • Sistemas (Fotos, Presentaciones)
    • Fuentes
    • HTPC, Juegos y Consolas
    • Imagen
    • Estrenos
    • Películas
    • Series y Programas de TV
  • OTRAS ADICCIONES
    • Audio Car
    • Tecnología y Computación
    • Fotografia , El arte de la caja negra
  • COMUNIDAD
    • Editorial / Avisos Administración
    • Sugerencias, Dudas, y Tutoriales
    • Audiolux
    • Funkymusic Eventos
    • Dan-Ferno Speakers and Acoustics
  • SOCIALES
    • Datos, Cumpleaños, Saludos
    • Reuniones y Eventos
    • Encuestas y Hobbies
    • Maldita Sea
    • Sibaritas (Alcoholes y Manjares)
    • Papelera y Zona Test
    • General
  • COMPRAS Y VENTAS
    • Compras y ventas
  • Club de Cocteles's La manera correcta de servir el vino
  • Avant Garden's Conciertos
  • Avant Garden's Conciertos, tocatas, etc.

Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


AIM


MSN


Website URL


ICQ


Yahoo


Jabber


Skype


Ubicación:


Intereses

Found 1 result

  1. Analizamos cuatro de los mejores servicios de música online Desde hace ya varios años, Internet se ha convertido en la fuente de contenidos de música fundamental para un número creciente de aficionados. La gran novedad es que, de un tiempo a esta parte, esta tendencia se está consolidando también en el ámbito del sonido de alta calidad, High End incluido. Lo corrobora el espectacular auge de la venta de “streamers”, a su vez progresivamente equipados con soluciones técnicas cada vez más elaboradas para atender la también creciente calidad técnica de los contenidos disponibles en una serie de servicios mayoritariamente de pago. Es por ello que hemos evaluado cuatro de los servicios de música online más interesantes del momento en función de ciertos parámetros clave: la oferta de contenidos, las tarifas, la interfaz de navegación y, por supuesto, la calidad técnica. Todo ello sin dejar de lado otros aspectos de gran interés como, en caso de que los haya, los períodos de prueba gratuitos o incluso la posibilidad de suscripción gratuita. Spotify Fue el primero y el tiempo ha demostrado que su propuesta, revolucionaria en su momento, era además visionaria. De hecho, ningún amante de la música que utilice Internet como “fuente” principal de contenidos desconoce la existencia de este servicio que en el momento actual es el líder mundial en el ámbito del “streaming” de música. Fundado en el año 2008 cuenta en la actualidad con unos 60 millones de usuarios, de los cuales unos 20 millones están abonados al servicio Premium. El catálogo: La fuerza de Spotify radica en su impresionante catálogo –hay excepciones, pero a efectos prácticos se puede decir que allí se puede encontrar casi todo pese a la perceptible ausencia de determinados autores y títulos “clásicos”- que a la vez es completamente gratuito a condición de aceptar publicidad. Además, incluso es posible mezclar la propia biblioteca musical del usuario con títulos presentes en Spotify importándolos del servicio, lo que aporta flexibilidad extra. A todo ello hay que añadir la interesante guinda de un número creciente de videocplis. La tarifa de suscripción: La supresión de publicidad de la versión gratuita y una mejora técnica sensible –aunque sin llegar a la considerada “Hi-Res” mínima, es decir la “calidad CD”- es lo que separa a la versión gratuita del servicio de la Premium, que cuesta 9’99 euros al mes. La última novedad es una propuesta de suscripción familiar, de nombre “Premium for Family”, que, por 14’99 euros al mes permite a 6 miembros de una misma familia aprovecharse de una suscripción ilimitada. La interfaz de navegación: A nivel de usuario, este servicio ofrece varias posibilidades. En concreto, el software a instalar en su ordenador, la aplicación para teléfono móvil y tableta y, desde hace poco, una versión web. Al principio, la interfaz puede resultar un poco confusa para ciertos usuarios, pero luego es fácil acostumbrarse a ella. Asimismo, hay que tener en cuenta la vertiente “social”, léase compartir canciones con amigos, de Spotify, que se sirve para ello de la cuenta de Facebook del usuario (lo que por otro lado puede molestar a más de uno). La calidad técnica: Aquí nos vemos en la obligación de “advertir” al usuario de que si posee un sistema o dispositivo (léase un “streamer”, ya sea portátil o de sobremesa) de reproducción musical de muy altas prestaciones las señales de audio suministradas están fuertemente comprimidas, y cuando hablamos de compresión nos estamos refiriendo a compresión con pérdidas (“lossy”). De hecho, con la opción gratuitaestamos hablando de 160 kb/s mientras que en la opción Premium pasamos a 320 kb/s, cifra que puede proporcionar un sonido muy decente en determinadas circunstancias pero, en cualquier caso, decididamente “no High End”. (www.spotify.com) Tidal Quizá por su novedad y por la fuerza con que irrumpió, aunque no por su carácter verdaderamente “Hi-res” en el sentido “audiófilo” del término, este sitio de reciente creación dedicado específicamente al “streaming” de audio de alta calidad merece la máxima atención por varios motivos. El catálogo: Adquirido por Jay-Z, uno de los objetivos fundamentales de Tidal es respetar los derechos de autor de los artistas que han elegido esta plataforma para promocionar su música. En cierto modo, puede decirse que Tidal es una plataforma concebida por y para artistas, lo que la convierte en idónea para los amantes de nuevas tendencias en ámbitos tanto “mainstream” como “indie”. La tarifa de suscripción: La diferencia de este servicio con respecto a sus competidores directos es que en el caso de Tidal es obligatorio suscribirse para tener acceso al servicio, que permite acceder a más de 40 millones de temas musicales y a unos 130.000 vídeos. Dos son las opciones disponibles: 9’99 euros al mes la Premium y 19’99 euros mensuales la HiFi, centrándose las diferencias en la calidad sonora (estándar/comprimida en el primer caso y sin pérdidas más la inclusión de vídeos en alta definición en el segundo). No existe versión gratuita de este servicio, aunque sí una versión de prueba de 30 días para las dos opciones disponibles. La interfaz de navegación: Utiliza una interfaz muy parecida a la de Spotify. De hecho, en cierto modo casi se podría confundir tanto por su relativa sobriedad como por la disposición de los distintos elementos. La organización del sitio (listas de reproducción y recomendaciones genéricas, facilidad de edición de los contenidos que nos interese escuchar, repertorio de géneros musicales, sellos discográficos lo apoyan) y su potencia con dispositivos móviles (con “apps” para iOS y Android) lo convierten en una opción muy interesante para acceder a música de alta calidad en formato digital. La calidad técnica: Desde el primer momento, el principal punto fuerte de este servicio en lo que a calidad técnica se refiere es que trabaja con una velocidad de transferencia binaria de 1.411 kb/s, cifra más que respetable en el caso del “streaming” por cuanto multiplica por 4 los 320 kb/s de, por ejemplo, la versión Premium de Spotify. La calidad máxima ofrecida es 16 bits/44’1 kHz en FLAC (dicho de otro modo, “calidad CD”) con todos los contenidos disponibles, lo que significa que habrá que disponer de un equipo en consonancia para explotarla al cien por cien. (www.tidal.com) qobuz Con sólo acceder a su página web, uno se da cuenta de inmediato que este servicio de origen francés que todavía no está operativo en nuestro país (aunque con página ya en nuestro idioma) es, de los cuatro que hemos seleccionado, el que más valorarán los amantes del audio en alta resolución propiamente dicho. Qobuz es sin ninguna duda el servicio de “streaming” de música para los audiófilos. De este modo, aunque la mayoría de servicios de música online están lejos de ofrecer una calidad sonora óptima, qobuz ha elegido explícitamente marcar la diferencia en este punto concreto. El catálogo: Se dispone de un número de temas musicales muy elevado, del orden de 30 millones, aunque muy especializado. Es por ello que nos atrevemos a recomendar especialmente este servicio a los amantes de la música clásica y el jazz como consecuencia de la impresionante selección de títulos disponibles. A destacar asimismo los contenidos de vídeo relacionados con los artistas, así como las muy cuidadas emisiones confiadas a especialistas. Consciente de que la ausencia de títulos “mainstream” le resta potenciales suscriptores, qobuz ha anunciado la progresiva introducción de contenidos pertenecientes a esta categoría para así tener un perfil menos “melómano” que, no obstante, es precisamente lo que nos gusta a nosotros. A señalar asimismo que los potenciales interesados disponen de 15 días para probar el servicio. La tarifa de suscripción: En lo que respecta a los precios, se ha optado por proponer una oferta muy variada; de hecho, aunque, como decíamos anteriormente, la calidad tiene un precio, la verdad es que tampoco hay que arruinarse para acceder a ella. Tres son las opciones posibles, siendo –lógicamente- el elemento diferenciador claro la calidad técnica de los contenidos disponibles: Premium (calidad estándar, con compresión, por 9’99 euros al mes), Hi-Fi (calidad CD “verdadera”, y por tanto sin compresión, por 19’99 euros mensuales) y, la verdadera “madre del cordero”, Sublime (que, por 219’99 euros anuales permite acceder a contenidos de “streaming” con calidad CD “verdadera” y descargar grabaciones en auténtica alta resolución con cuantificación a 24 bits), que a día de hoy es “lo más de lo más” en calidad de sonido. La interfaz de navegación: Para aprovechar este servicio, se puede bien acceder a la versión web del mismo, bien descargar una aplicación específica para móviles y tabletas (sistemas operativos iOS y Android). Asimismo, vale la pena destacar el hecho de que qobuz está incorporado de serie en productos de marcas que van desde la “mainstream” Samsung a la exclusiva Astell & Kern. Este servicio no contempla ninguna versión gratuita, aunque sí 15 días de prueba para las versiones Premium e Hi-Fi (para acceder a la opción Sublime hay que pagar o sí o sí). La calidad técnica: qobuz tiene uno de sus principales puntos fuertes en las grabaciones en FLAC de 16 bits/44’1 kHz y, sobre todo, en el creciente número –aunque en este caso sólo para descarga- de grabaciones específicamente “Hi-Res” en FLAC a 44’1, 48, 176’4 y 192 kHz con cuantificación a 24 bits ofrecidas por su opción Sublime (que promete para dentro de muy poco “streaming” con cuantificación a 24 bits aunque sin hablar de frecuencias de muestreo), sin duda lo más genuinamente “High End” del momento en servicios de música online. (www.qobuz.com) Apple Music La legendaria marca de la manzana se tomó su tiempo para lanzar un servicio de música online “de amplio espectro”, materializado en el flamante Apple Music, que vio la luz en la segunda mitad del año 2015 y cuenta actualmente con poco más de 10 millones de usuarios. Una cifra importante aunque lejos de lo que sugiere la base instalada de varios centenares de millones de usuarios repartidos por todo el mundo. El catálogo: Lógicamente es muy completo –el de la iTunes Store, para entendernos- y ahora mismo supera los 30 millones de temas musicales, a los que se añaden numerosos contenidos de vídeo (con predominio de videoclips). La tarifa de suscripción: Como cabe suponer en Apple, la única opción contemplada por Apple Music es de pago, con tarifa mensual de 9’99 euros y tarifa familiar –posibilidad de compartir música con otros 5 miembros de la familia, o sea 6 usuarios en total- de 14’99 euros mensuales. Con estos precios se puede disfrutar el catálogo de iTunes al completo en cualquier lugar y cuando nos apetezca. A destacar asimismo que el servicio ofrece 3 meses de prueba. La interfaz de navegación: Al igual que los demás servicios analizados, Apple Music puede gestionarse desde cualquier dispositivo móvil iOS o Android, así como desde un ordenador Mac o PC. La interfaz de la aplicación Música es radicalmente distinta con la puesta al día del iOS 8.4. Estéticamente está muy lograda, quizá peca de tener demasiadas funcionalidades, hasta el punto de que a uno le acaba costando ubicarse entre las listas de reproducción de Apple Music, Connect, Beats 1 y su propia música. La calidad técnica: Limitada hasta ahora a unos lacónicos 256 kb/s, en la actualidad tanto Apple Music como iTunes pueden reproducir archivos en MP3, WAV, AAC y ALAC, aunque no FLAC ni DSD ni nada que esté más allá de 24 bits/48 kHz. Por otro lado, aunque el ALAC es la versión para iTunes del FLAC, la realidad es que la mayoría de sitios para descargas en alta resolución ofrecen únicamente títulos en el formato sin pérdidas FLAC. (www.apple.com) A modo de conclusión Teniendo muy claro que este Blog se completó el pasado 20 de julio, y a tenor de las comparaciones realizadas, es evidente que la opción Sublime que ofrece el sitio francés qobuz es la única verdaderamente “Hi-Res” en el sentido estricto, purista, de la palabra. Recordemos en este sentido que entre 128 kb/s y 320 kb/s la calidad técnica es mediocre (cuando no directamente mala), que a partir de 1.400 kb/s tenemos “calidad CD” y que por encima de 2.300 kb/s estamos ya en la órbita de la Alta Resolución. Pero cada servicio tiene su utilidad, por lo que a final cada usuario decidirá el que más le interesa –en el caso de que desee suscribirse sólo a uno- en función de sus gustos musicales, el modo/espacio de utilización y, por supuesto, su nivel de exigencia técnica, parámetro este último íntimamente asociado al equipo de que disponga. Así las cosas, de Qobuz nos gusta su especialización en clásica y jazz, su calidad sonora y la elegancia de su interfaz de usuario móvil. De Spotify, lo ecléctico de su catálogo, sus videoclips y la posibilidad de crear una cuenta gratuita. De Tidal, su condición de portal excepcional para ponerse a la última en los géneros más novedosos y su calidad técnica. Y, ya para finalizar, de Apple Music nos gusta su catálogo, la reciente “apertura” al ecosistema Android y los tres meses de prueba que ofrece. Fuente: https://www.sarte-audio.com/blog/spotify-vs-qobuz-vs-tidal-vs-apple-music?fbclid=IwAR1EpEH8qmEOLba7w6JaWy1IwRFa1gc-28t84MHzStfsplxhZXrqB6iUjHU