Jump to content
Voh Poh

Artículo: Reflexiones sobre el audio, el WAF y el FamilyAF

Recommended Posts

Encontré este entretenido artículo editorial en la Stereophile de Septiembre 2018, escrito por Robert Schryer (No lo conozco pero hay que saer citarlo), un par enfermo canadiense, cultural y físicamente lejano pero prueba de que el tema es universal en nuestro submundo: La relación entre nosotros, el audio y la familia. No lo encontré online, así que aquí va el original en inglés y más abajo según Google Translate:

 

“You love your audio more than you love me!”

 

The blowout happened as I climbed the stairs from the basement, where I’d just spent two hours listening to music on my hi-fi. Standing rigidly in the archway, a wet sheen of hurt trembling in her eyes, my wife shouted: “You love your audio more than you love me!”

 

It erupted with such raw emotional force that I knew exactly what she meant, and that she was right: I spent more quality time with my audio than I did with her—or, for that matter, with either of my two homebound teenagers. It was nothing personal; my listening room is my private safe place, conceived and realized in my own image. It’s where I regularly go to escape everything—my routine away from my routine. It may not seem like much to the untrained outsider, but my listening room is about as close to an earthly paradise as I’ve got. It just so happens that it’s a Paradise whose optimized vantage point is a sweet spot reserved for one: me.

This didn’t mean that I love my audio more than I love my wife and kids. It did mean that, in absolute terms, I felt more in my natural element around it than around them—a fact of life I decided not to use in my own defense during my wife’s blowout. 

Yet, as depressing and debilitating as were the days following that episode—forget my being able to listen to my hi-fi without guilt for a week—it did start me down a path of self-reflection: Was I too much into audio? Was my relationship with audio impinging on my other relationships—on my marriage? More to the point: Was I an addict?

I checked the Internet for the telltale signs of addiction, and recognized a few:

I was sneaky. Behind my wife’s back, I smuggled newly bought audio goods into my house, or had them delivered to my office address. It’s why I liked ordering gear in small packages: easier to fit into the back of my pants, or bolt down the stairs undetected into my listening room.

I was paranoid. If anyone, including someone I’d risk my life for, came within three inches of my stereo, I would, like a mama bird protecting her nest, let loose a barrage of menacing shrieks, arms flapping wildly until the stunned trespasser had fully exited the Forbidden Zone. I would examine the dust on my speaker cabinets for signs of human passage, such as a fingerprint.

I spent money on audio gear that should have been spent on necessities. Audio can be an expensive pursuit. This was why, at the turn of most seasons, and with brazen  insistence, I would reject my kids’ pleas for new clothes with the most implausible excuses. A recent one: Like a sociopath, I unblinkingly assured them that The Pee-wee Herman look of too-short shirtsleeves and pant legs is in.

“It’s retro-cool!” It’s not cool, retro or otherwise. Telling my kids such things is wrong. It’s something an addict might do.

Which was why, following the blowout, I sought the expert advice of Dr. Alyson, the bandana’d, straight-shooting bartender who works the afternoon shift at one of my favorite Montreal pubs. While Dr. Alyson isn’t a real doctor, such is the quality of the wisdom she serves up with drinks that, among regulars, she’s earned the designation Honorary  Shrink. After I’d apprised her of my situation, Dr. Alyson said, as she stuck lime wedges on the rims of two shots of tequila, “You’re not addicted to your audio. You just need to invite  your loved ones into your world more.” I took a swig of my beer. “They’re lost causes,” I told her. “Is that so?” she asked.

I raised one finger “One minute. That’s how long they can listen to my system before they start yapping over the music,” I said. “They don’t care about my hi-fi.” 

She chuckled hoarsely. “This isn’t about your hi-fi. It’s about creating family moments around your hi-fi. To do so, you have to follow three rules.”

She slid the tequila shots toward a giggling couple at the far end of the bar. “The first rule: You do not talk about the sound. Second rule: You let your family decide what music to play. Third rule: You let them do and say whatever they want while they’re there. If any of it is meant to take root and flourish, it will.”

I followed the Three Rules of Dr. Alyson and things did flourish, both inside and outside my listening room. I washed LPs with my daughter. I took my son to record shops on Record Store Day. I danced with my wife to 1990s pop recordings, as we used to do when we paid more attention to each other. Amid all this, I find I’m acting less like an addict. I’ve also become more sharing.

Which was another point Dr. Alyson made that fateful afternoon: My main audio rig may be sheltered in a private safe place in the basement, but music itself is too universal and powerful to be restrained—it’s meant to be shared. To that, I’ll add only that music is best shared when the quality of reproduced sound is high. After all, what better way to show how much we care for someone than by sharing with that person those things we love? 􀁑

"

 

 

Edited by Voh Poh
  • Upvote 1

Share this post


Link to post
Share on other sites

Coincido plenamente que existen varios casos como el personaje y su descripción en esta narrativa..!!!

1. Le estoy guardando este componente a un amigo

2.Lo recibí en prestamo para probarlo en mi cadena

3.Lo compre regalado.nadie lo queria

4.- No toquen nada porque se descalibra

5. Uds no saben de alta fidelidad

6.Nadie comprende que me alivia el estres

7,Ese tipo de música no va con mi equipo..etc.etc..etc

:com-96:

Share this post


Link to post
Share on other sites

“Amas tu audio más que a mí!”

El reventón sucedió cuando subí las escaleras desde el sótano, donde acababa de pasar dos horas escuchando música en mi equipo de alta fidelidad. De pie rígidamente en el arco, con un brillo húmedo de dolor temblando en sus ojos, mi mujer gritó: "Amas tu audio más que a mí”

Estalló con una fuerza emocional tan cruda que yo sabía exactamente lo que quería decir, y que tenía razón: Gastaba más tiempo de calidad con mi audio que con ella, o con cualquiera de mis dos adolescentes confinados en casa. Eso no es nada personal; Mi sala de escucha es mi refugio privado, concebido y realizado a mi propia imagen. Es donde regularmente voy a escapar de todo: Mi rutina lejos de mi rutina. Puede no parecer mucho para el extraño no entrenado, pero mi sala de escucha es casi tan cercana a un paraíso terrenal a lo que puedo llegar. Da la casualidad de que es un paraíso cuyo punto de vista optimizado es un sweet spot reservado para uno solo: Yo

Esto no significa que ame mi audio más de lo que amo a mi mujer e hijos.

Significa que, en términos absolutos, me siento más en mi elemento natural a su alrededor que alrededor de ellos, un hecho de vida que decidí no usar en mi propia defensa durante el estallido de mi mujer.

Sin embargo, tan deprimente y debilitante como lo fueron los días siguientes a ese episodio, -olvídate de poder escuchar mi sistema alta fidelidad sin culpabilidad durante una semana- sí me inició en un camino de autorreflexión: ¿Estaba demasiado interesado en el audio? ¿Estaba mi relación con audio afectando mis otras relaciones? ¿Mi matrimonio? Más al grano: ¿Era yo un adicto?

Revisé Internet para ver los signos reveladores de la adicción, y reconocí algunos:

Era escurridizo. A espaldas de mi mujer, he contrabandeado productos de audio recientemente comprados en mi casa o los he recibido en la dirección de mi oficina. Es por eso que me ha gustado comprar equipos en pequeños paquetes: Más fáciles de caber en la parte posterior de mis pantalones, o pasar volando a mi sala de escucha por las escaleras sin ser detectado.

Era paranoico. Si alguien, incluso alguien por el cual arriesgaría mi propia vida, estaba a tres pulgadas de mi estéreo, soltaría, como una mamá pájaro protegiendo su nido, un aluvión de chillidos amenazantes, brazos aleteando frenéticamente hasta que el aturdido intruso había salido por completo de la Zona Prohibida.

Examinaba el polvo de mis altavoces para ver si hay señales de paso, como una huella digital.

Gasté dinero en equipo de audio que debería haber sido gastado en necesidades. El audio puede ser una búsqueda costosa. Por eso, en el cambio de la mayoría de las temporadas, y con descarada insistencia, rechazaba los ruegos de mis hijos por ropa nueva con las excusas más inverosímiles. Una reciente: como un sociópata, sin pestañear les aseguré que el look del Chavo Del Ocho con mangas de camisa demasiado cortas y pantalones cortos. "¡Es retro-cool!"

No es cool, retro o no. Está mal decirles esas cosas a mis hijos. Es algo que un adicto podría hacer.

Por eso, después del estallido, busqué el consejo experto de la Dra. Alyson, la barman sin pelos en la lengua  que trabaja el turno de la tarde en uno de mis pubs favoritos de Montreal. Si bien la Dra. Alyson no es un verdadero médico, tal es la calidad de la sabiduría que ella sirve con bebidas que, entre los clientes habituales, se ha ganado la designación honorífica de Loquera.

Después de haberle informado acerca de mi situación, la Dra. Alyson dijo, mientras ponía cuñas de lima en los bordes de dos tragos de tequila,

"No eres adicto a tu audio. Solo necesitas invitar más a tus seres queridos a tu mundo".

Tomé un trago de mi cerveza. "Son causas perdidas", le dije. "¿Es eso así?", Preguntó ella. Levanté un dedo "Un minuto. Eso es cuanto tiempo pueden escuchar mi sistema  antes de que comiencen a ladrar sobre la música, " le dije. "No les importa mi sistema alta fidelidad ".

Ella se rió entre dientes con voz ronca. "Esto no se trata de tu sistema de alta fidelidad, sino de crear momentos familiares alrededor de tu equipo de alta fidelidad. Para hacerlo, tienes que seguir tres reglas ".

Deslizó los tragos de tequila hacia una pareja que se reía tontamente en al otro lado de la barra. "La primera regla: No hables del sonido. Segunda regla: permite que tu familia decida qué música tocar. Tercera regla: Déjalos hacer y decir lo que quieran mientras estén allí. Si algo de eso está destinado a echar raíces y florecer, lo hará ".

 

Seguí las Tres Reglas de la Dr. Alyson y las cosas florecieron, tanto dentro como fuera de mi sala de escucha.

Lavé LPs con mi hija. Llevé a mi hijo a recorrer disquerías en Record Store Day. Bailé con mi esposa música pop de los 90s, como solíamos hacer cuando nos prestábamos más atención el uno al otro. En medio de todo esto, me parece que estoy actuando menos como un adicto. También me he vuelto más compartidor.

Lo cual fue otro punto que el Dr. Alyson hizo esa fatídica: Mi plataforma de audio principal puede estar protegida de forma privada en un lugar seguro en el sótano, pero la música en sí es demasiado universal y poderosa para ser restringida, está destinada a ser compartida. A eso, agregaré solo que la música se comparte mejor cuando la calidad del sonido reproducido es alta.

Después de todo, ¿Qué mejor manera de mostrar cuánto nos preocupamos por alguien que al compartir con esa persona esas cosas que amamos? 􀁑

 

Edited by Voh Poh
  • Upvote 3

Share this post


Link to post
Share on other sites

Bien bueno el artículo. Es un gran tema. En mi caso he tenido que hacer hartas concesiones, a pesar de no tener una sala de audio dedicada. Si tenemos una sala en donde, entre otras cosas, está el sistema 7.1, que es de menor calidad que el estéreo, y que lo usamos todos en la casa (incluyendo a mis 2 hijos adolescentes ). En el sistema estéreo (mis joyas Naim y PMC...) que tenemos en el living me pasa que habitualmente no puedo escuchar lo que quiero. Primero, porque algunas cosas no me las aguantan mucho rato, y segundo, porque muchas veces mi hijos me ganan y colocan su música, en los pocos momentos que uno tiene libre. Llegamos a un punto que entre todos hicimos una playlist "Democrática" (de hecho se llama así...) que tiene cierta cantidad de canciones que cada uno libremente elige, y que la ponemos cuando estamos todos. Ha sido bueno. Mi hijo mayor hace rato que está full metido en la música y el audio HIFI, pero esta lista, y haber cargado al servidor discos de, por ejemplo, Ariana Grande (no es la peor, pero es la que recuerdo ahora!!) ha hecho que mi hija se acerque más al audio y que compartamos algunas cosas en común (ella tiene 15 años y conseguir eso se agradece).

Mi señora no toca el equipo, pero "sugiere" qué música poner. En la práctica cuando estamos los 2 o con los niños, uno tiene que hacer concesiones y dejar lo que uno quisieras escuchar para otro momento. Esta semana, por ejemplo, me llegaron unos discos de Rock Progresivo Italiano de los años 70 y me duraron 5 minutos puestos (uno de Le Orme). En su reemplazo pusimos Miles Davis, lo que no está nada de mal.

Al final todos entienden que para mi es un tema importante, que todos debemos cuidar los equipos (especialmente cuando los niños están con sus amigos) y que hay que tratarlos con cariño, y la música pasa a ser un tema esencial en la convivencia del hogar. Cuando vamos a una casa los niños siempre comentan sino hay un equipo de música o si tienen sólo un parlante inalámbrico. Pasó a ser un tema importante para todos.

Yo le digo a mi señora, medio en broma y medio en serio, que no importa de qué lado político salen los niños, ni los temas religiosos, ni qué equipo de fútbol, si les gusta la buena música, escuchada de buena forma, quiere decir que hicimos bien el trabajo como padres!!

 

  • Upvote 1

Share this post


Link to post
Share on other sites

Buen tema, y que a todos nos llega de muy cerca.

En mi caso soy un bendecido, pues mi pareja acepta sin reparos todos los cambios que he realizado durante estos años, y en estilos de musica somos muy parecidos. Una sola vez tuvimos conflicto y fue cuando tenia un amplificador con control remoto. Estaba sentado junto a ella y revisando el compu, cuando siento que el volumen de la musica cae estrepitosamente, doy vuelta la cabeza y alcanzo a ver su mano dejando el control en el sofa. Arme la media casa de puta!, y santo remedio, nunca mas tomo nada relacionado con mi sistema.

Mi hija tiene 9 años asi que sabe ya cuales son las areas que mejor ni acercarse, y siempre ha respetado y mirado con cierto grado de admiracion esas maquinas que solo papa maneja.

Trato de dosificar el tiempo de la manera mas sabia posible, dedicando partes equitativas al relajo familiar y al disfrute le la musica que mas me gusta. Mi pareja me apaña siempre, y en mas de alguna ocasion mi hija se sienta a mi lado y pregunta " papi que estas escuchando? ", para luego buscar en Spotify y agregar a sus favoritos. En esto ella tambien es bien transversal, le gusta la musica clasica, pop, electronica, etc.

Nuestros sistemas son parte integrante de la Vida, nuestras esposas y Familia. Saber compartir el tiempo en justa medida es la mejor formula para compatibilizar y evitar malos ratos y disgustos.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Buenisimo tema!!!

Claro que aparte de uno tener ciertos reparos con la gente "cerca" de los equipos, para todos creo que hay un componente no menor de tiempo, esfuerzo y lucas asociado a nuestros equipos, lo que muchas veces tiende a justificar el actuar de uno.

Yo tambien soy uno de los suertudos que mi pareja disfruta mucho de la música conmigo (de hecho sabe MUCHO mas que yo y tiene discos rarísimos por haber trabajado en la fallecida Feria del Disco), por lo que cuida los equipos como si fueran suyos y se preocupa ene cuando vienen visitas. 

Creo que todo va en el equilibrio entre todas las cosas. He aprendido ene que ciertos momentos que uno creía que "solos" se disfrutan mejor, al involucrar a tus seres queridos se mejoran exponencialmente.

 

 

Saludos!

Share this post


Link to post
Share on other sites

Es complejo llegar a equilibrar las cosas en la vida.

Cerca de 20 años de standby en el área del audio para poder ceder ante la realidad de la vida en pareja y familiar.

Hoy ya todo es diferente; los hijos no están y por cierto disfrutan de sus propios sistemas, mi esposa dura no más de 15 minutos (1 vez por año) en el Refugio, de modo que mi vida no puede ser mejor.

Ánimo foreros, siempre hay luz al final del túnel!

P.D. Buen aporte Voh Poh

  • Upvote 1

Share this post


Link to post
Share on other sites

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.