Jump to content

Spotify vs qobuz vs Tidal vs Apple Music


Recommended Posts

Analizamos cuatro de los mejores servicios de música online

Desde hace ya varios años, Internet se ha convertido en la fuente de contenidos de música fundamental para un número creciente de aficionados. La gran novedad es que, de un tiempo a esta parte, esta tendencia se está consolidando también en el ámbito del sonido de alta calidad, High End incluido. Lo corrobora el espectacular auge de la venta de “streamers”, a su vez progresivamente equipados con soluciones técnicas cada vez más elaboradas para atender la también creciente calidad técnica de los contenidos disponibles en una serie de servicios mayoritariamente de pago. Es por ello que hemos evaluado cuatro de los servicios de música online más interesantes del momento en función de ciertos parámetros clave: la oferta de contenidos, las tarifas, la interfaz de navegación y, por supuesto, la calidad técnica. Todo ello sin dejar de lado otros aspectos de gran interés como, en caso de que los haya, los períodos de prueba gratuitos o incluso la posibilidad de suscripción gratuita.

 

Spotify 

Fue el primero y el tiempo ha demostrado que su propuesta, revolucionaria en su momento, era además visionaria. De hecho, ningún amante de la música que utilice Internet como “fuente” principal de contenidos desconoce la existencia de este servicio que en el momento actual es el líder mundial en el ámbito del “streaming” de música. Fundado en el año 2008 cuenta en la actualidad con unos 60 millones de usuarios, de los cuales unos 20 millones están abonados al servicio Premium.

spotify_transparente_logo.png

El catálogo: La fuerza de Spotify radica en su impresionante catálogo –hay excepciones, pero a efectos prácticos se puede decir que allí se puede encontrar casi todo pese a la perceptible ausencia de determinados autores y títulos “clásicos”- que a la vez es completamente gratuito a condición de aceptar publicidad. Además, incluso es posible mezclar la propia biblioteca musical del usuario con títulos presentes en Spotify importándolos del servicio, lo que aporta flexibilidad extra. A todo ello hay que añadir la interesante guinda de un número creciente de videocplis.
La tarifa de suscripción: La supresión de publicidad de la versión gratuita y una mejora técnica sensible –aunque sin llegar a la considerada “Hi-Res” mínima, es decir la “calidad CD”- es lo que separa a la versión gratuita del servicio de la Premium, que cuesta 9’99 euros al mes. La última novedad es una propuesta de suscripción familiar, de nombre “Premium for Family”, que, por 14’99 euros al mes permite a 6 miembros de una misma familia aprovecharse de una suscripción ilimitada.
La interfaz de navegación: A nivel de usuario, este servicio ofrece varias posibilidades. En concreto, el software a instalar en su ordenador, la aplicación para teléfono móvil y tableta y, desde hace poco, una versión web. Al principio, la interfaz puede resultar un poco confusa para ciertos usuarios, pero luego es fácil acostumbrarse a ella. Asimismo, hay que tener en cuenta la vertiente “social”, léase compartir canciones con amigos, de Spotify, que se sirve para ello de la cuenta de Facebook del usuario (lo que por otro lado puede molestar a más de uno).
La calidad técnica: Aquí nos vemos en la obligación de “advertir” al usuario de que si posee un sistema o dispositivo (léase un “streamer”, ya sea portátil o de sobremesa) de reproducción musical de muy altas prestaciones las señales de audio suministradas están fuertemente comprimidas, y cuando hablamos de compresión nos estamos refiriendo a compresión con pérdidas (“lossy”). De hecho, con la opción gratuitaestamos hablando de 160 kb/s mientras que en la opción Premium pasamos a 320 kb/s, cifra que puede proporcionar un sonido muy decente en determinadas circunstancias pero, en cualquier caso, decididamente “no High End”. (www.spotify.com)

 

 

Tidal 

Quizá por su novedad y por la fuerza con que irrumpió, aunque no por su carácter verdaderamente “Hi-res” en el sentido “audiófilo” del término, este sitio de reciente creación dedicado específicamente al “streaming” de audio de alta calidad merece la máxima atención por varios motivos.
El catálogo: Adquirido por Jay-Z, uno de los objetivos fundamentales de Tidal es respetar los derechos de autor de los artistas que han elegido esta plataforma para promocionar su música. En cierto modo, puede decirse que Tidal es una plataforma concebida por y para artistas, lo que la convierte en idónea para los amantes de nuevas tendencias en ámbitos tanto “mainstream” como “indie”.

tidal.jpg

La tarifa de suscripción: La diferencia de este servicio con respecto a sus competidores directos es que en el caso de Tidal es obligatorio suscribirse para tener acceso al servicio, que permite acceder a más de 40 millones de temas musicales y a unos 130.000 vídeos. Dos son las opciones disponibles: 9’99 euros al mes la Premium y 19’99 euros mensuales la HiFi, centrándose las diferencias en la calidad sonora (estándar/comprimida en el primer caso y sin pérdidas más la inclusión de vídeos en alta definición en el segundo). No existe versión gratuita de este servicio, aunque sí una versión de prueba de 30 días para las dos opciones disponibles.
La interfaz de navegación: Utiliza una interfaz muy parecida a la de Spotify. De hecho, en cierto modo casi se podría confundir tanto por su relativa sobriedad como por la disposición de los distintos elementos. La organización del sitio (listas de reproducción y recomendaciones genéricas, facilidad de edición de los contenidos que nos interese escuchar, repertorio de géneros musicales, sellos discográficos lo apoyan) y su potencia con dispositivos móviles (con “apps” para iOS y Android) lo convierten en una opción muy interesante para acceder a música de alta calidad en formato digital.
La calidad técnica: Desde el primer momento, el principal punto fuerte de este servicio en lo que a calidad técnica se refiere es que trabaja con una velocidad de transferencia binaria de 1.411 kb/s, cifra más que respetable en el caso del “streaming” por cuanto multiplica por 4 los 320 kb/s de, por ejemplo, la versión Premium de Spotify. La calidad máxima ofrecida es 16 bits/44’1 kHz en FLAC (dicho de otro modo, “calidad CD”) con todos los contenidos disponibles, lo que significa que habrá que disponer de un equipo en consonancia para explotarla al cien por cien. (www.tidal.com)

 

 

qobuz

Con sólo acceder a su página web, uno se da cuenta de inmediato que este servicio de origen francés que todavía no está operativo en nuestro país (aunque con página ya en nuestro idioma) es, de los cuatro que hemos seleccionado, el que más valorarán los amantes del audio en alta resolución propiamente dicho. Qobuz es sin ninguna duda el servicio de “streaming” de música para los audiófilos. De este modo, aunque la mayoría de servicios de música online están lejos de ofrecer una calidad sonora óptima, qobuz ha elegido explícitamente marcar la diferencia en este punto concreto.

logo-2015-qobuz-full.png

El catálogo: Se dispone de un número de temas musicales muy elevado, del orden de 30 millones, aunque muy especializado. Es por ello que nos atrevemos a recomendar especialmente este servicio a los amantes de la música clásica y el jazz como consecuencia de la impresionante selección de títulos disponibles. A destacar asimismo los contenidos de vídeo relacionados con los artistas, así como las muy cuidadas emisiones confiadas a especialistas. Consciente de que la ausencia de títulos “mainstream” le resta potenciales suscriptores, qobuz ha anunciado la progresiva introducción de contenidos pertenecientes a esta categoría para así tener un perfil menos “melómano” que, no obstante, es precisamente lo que nos gusta a nosotros. A señalar asimismo que los potenciales interesados disponen de 15 días para probar el servicio.

La tarifa de suscripción: En lo que respecta a los precios, se ha optado por proponer una oferta muy variada; de hecho, aunque, como decíamos anteriormente, la calidad tiene un precio, la verdad es que tampoco hay que arruinarse para acceder a ella. Tres son las opciones posibles, siendo –lógicamente- el elemento diferenciador claro la calidad técnica de los contenidos disponibles: Premium (calidad estándar, con compresión, por 9’99 euros al mes), Hi-Fi (calidad CD “verdadera”, y por tanto sin compresión, por 19’99 euros mensuales) y, la verdadera “madre del cordero”, Sublime (que, por 219’99 euros anuales permite acceder a contenidos de “streaming” con calidad CD “verdadera” y descargar grabaciones en auténtica alta resolución con cuantificación a 24 bits), que a día de hoy es “lo más de lo más” en calidad de sonido.
La interfaz de navegación: Para aprovechar este servicio, se puede bien acceder a la versión web del mismo, bien descargar una aplicación específica para móviles y tabletas (sistemas operativos iOS y Android). Asimismo, vale la pena destacar el hecho de que qobuz está incorporado de serie en productos de marcas que van desde la “mainstream” Samsung a la exclusiva Astell & Kern. Este servicio no contempla ninguna versión gratuita, aunque sí 15 días de prueba para las versiones Premium e Hi-Fi (para acceder a la opción Sublime hay que pagar o sí o sí).
La calidad técnica: qobuz tiene uno de sus principales puntos fuertes en las grabaciones en FLAC de 16 bits/44’1 kHz y, sobre todo, en el creciente número –aunque en este caso sólo para descarga- de grabaciones específicamente “Hi-Res” en FLAC a 44’1, 48, 176’4 y 192 kHz con cuantificación a 24 bits ofrecidas por su opción Sublime (que promete para dentro de muy poco “streaming” con cuantificación a 24 bits aunque sin hablar de frecuencias de muestreo), sin duda lo más genuinamente “High End” del momento en servicios de música online. (www.qobuz.com)

 

 

Apple Music

La legendaria marca de la manzana se tomó su tiempo para lanzar un servicio de música online “de amplio espectro”, materializado en el flamante Apple Music, que vio la luz en la segunda mitad del año 2015 y cuenta actualmente con poco más de 10 millones de usuarios. Una cifra importante aunque lejos de lo que sugiere la base instalada de varios centenares de millones de usuarios repartidos por todo el mundo. 

apple_music_logo.png

El catálogo: Lógicamente es muy completo –el de la iTunes Store, para entendernos- y ahora mismo supera los 30 millones de temas musicales, a los que se añaden numerosos contenidos de vídeo (con predominio de videoclips).
La tarifa de suscripción: Como cabe suponer en Apple, la única opción contemplada por Apple Music es de pago, con tarifa mensual de 9’99 euros y tarifa familiar –posibilidad de compartir música con otros 5 miembros de la familia, o sea 6 usuarios en total- de 14’99 euros mensuales. Con estos precios se puede disfrutar el catálogo de iTunes al completo en cualquier lugar y cuando nos apetezca. A destacar asimismo que el servicio ofrece 3 meses de prueba.
La interfaz de navegación: Al igual que los demás servicios analizados, Apple Music puede gestionarse desde cualquier dispositivo móvil iOS o Android, así como desde un ordenador Mac o PC. La interfaz de la aplicación Música es radicalmente distinta con la puesta al día del iOS 8.4. Estéticamente está muy lograda, quizá peca de tener demasiadas funcionalidades, hasta el punto de que a uno le acaba costando ubicarse entre las listas de reproducción de Apple Music, Connect, Beats 1 y su propia música.
La calidad técnica: Limitada hasta ahora a unos lacónicos 256 kb/s, en la actualidad tanto Apple Music como iTunes pueden reproducir archivos en MP3, WAV, AAC y ALAC, aunque no FLAC ni DSD ni nada que esté más allá de 24 bits/48 kHz. Por otro lado, aunque el ALAC es la versión para iTunes del FLAC, la realidad es que la mayoría de sitios para descargas en alta resolución ofrecen únicamente títulos en el formato sin pérdidas FLAC.   (www.apple.com)

 

A modo de conclusión

Teniendo muy claro que este Blog se completó el pasado 20 de julio, y a tenor de las comparaciones realizadas, es evidente que la opción Sublime que ofrece el sitio francés qobuz es la única verdaderamente “Hi-Res” en el sentido estricto, purista, de la palabra. Recordemos en este sentido que entre 128 kb/s y 320 kb/s la calidad técnica es mediocre (cuando no directamente mala), que a partir de 1.400 kb/s tenemos “calidad CD” y que por encima de 2.300 kb/s estamos ya en la órbita de la Alta Resolución.
Pero cada servicio tiene su utilidad, por lo que a final cada usuario decidirá el que más le interesa –en el caso de que desee suscribirse sólo a uno- en función de sus gustos musicales, el modo/espacio de utilización y, por supuesto, su nivel de exigencia técnica, parámetro este último íntimamente asociado al equipo de que disponga. Así las cosas, de Qobuz nos gusta su especialización en clásica y jazz, su calidad sonora y la elegancia de su interfaz de usuario móvil. De Spotify, lo ecléctico de su catálogo, sus videoclips y la posibilidad de crear una cuenta gratuita. De Tidal, su condición de portal excepcional para ponerse a la última en los géneros más novedosos y su calidad técnica. Y, ya para finalizar, de Apple Music nos gusta su catálogo, la reciente “apertura” al ecosistema Android y los tres meses de prueba que ofrece.

 

Fuente: https://www.sarte-audio.com/blog/spotify-vs-qobuz-vs-tidal-vs-apple-music?fbclid=IwAR1EpEH8qmEOLba7w6JaWy1IwRFa1gc-28t84MHzStfsplxhZXrqB6iUjHU

Link to post
Share on other sites

Interesante... muchas gracias por compartir. Aclarar eso sí que el artículo es del 2016...Me llamó la atención del principio por lo caro de las tarifas de Tidal,soy suscriptor...Actualmente por la cuenta HiFi pago como $7.000 mes...

Seguramente habría que revisar la oferta técnica de bits y Hertz que con el paso de aproximadamente 3 años debe haber mejorado...

Saludos.

Trekky

Link to post
Share on other sites

Yo estuve bastante tiempo con Spotify y la verdad estaba bastante contento hasta que descubrí que al parecer había sido hackeado, me encontraba en mi cuenta con música extraña, playlists de medio oriente y cosas raras, lo más cuático fue cuando una mano negra empezó a interrumpir mágicamente  mientras escuchaba mi música con canciones que en mi vida había escuchado... resumen en alguna parte del mundo alguien se estaba metiendo en mi cuenta. Cuento corto chao spotify y hola Tidal, del cual ahora gozo de 30 días de prueba.

Qué puedo decir de Tidal (cuenta premium, no HIFI), en general se nota bastante la diferencia en catálogo, mucho más copioso en Spotify, y algunos problemas de fluidez en la aplicación, agregando el hecho de que el widget no me funcionó en mi modelo de teléfono, el resto muy similar.

Creo que también faltó mencionar a Deezer, que he escuchado que es el servicio que la lleva al menos en las Uropas...

Link to post
Share on other sites

Hola...revisé mi cuenta Tidal...$6198 / mes por la cuenta HiFi. Respecto de Qobuz, no tiene a Chile aún como mercado...habrá que esperar un rato...Aunque he visto por ahí algunos subterfugios para tener igual cuenta en Chilito...

Saludos,

Trekky

Link to post
Share on other sites
hace 8 minutos, trekky dijo:

Hola...revisé mi cuenta Tidal...$6198 / mes por la cuenta HiFi. Respecto de Qobuz, no tiene a Chile aún como mercado...habrá que esperar un rato...Aunque he visto por ahí algunos subterfugios para tener igual cuenta en Chilito...

Saludos,

Trekky

 

Link to post
Share on other sites

Gracias Fernando! muy buen resumen.

Yo ocupo desde el día que lo lanzaron el Music, y antes el servicio de iTunes Match (aún lo pago, US$25 al año, de puro dejado; te distribuye tus discos a través de la nube entre todos tus equipos).  Pero... me tiene realmente emputecido que la Apple AÚN no ofrezca una opción calidad CD, que para Apple es simplemente cosa de cambiar una variable en su administrador de bases de datos, ya que internamente sus servidores SI almacenan toda la música en Flac o Alac (y pagar los derechos a los músicos, claro está). Además, la interface y el buscador es miserable... si no tipeas exactamente el nombre del artista, no encuentra nada; inconsistente entre Mac y iOS (incluso para el mismo artista, muestra contenido distinto), es completamente tonta... (si el mismo músico tiene discos como solista, en trio o cuarteto, los lista los tres en forma separada...), la navegación es una pesadilla; en música clásica es virtualmente inusable, ... etc.

Lo positivo: La calidad de sonido es notoriamente mejor que Spotify; a pesar de ser 256, el formato de Apple es mejor que un mp3 de peso equivalente. El catálogo es muy extenso: de las cosas que escucho (jazz "raro", música que Apple califica de  "ambient-electrónico" , que de música de fondo no tiene nada: requiere absoluta concentración para apreciarla, etc), el catálogo debe ser el más completo de todos estos servicios. La integración entre tus equipos es muy buena (si algo en Music merece tal calificativo...)

Me prometí que si en los próximos tres meses Apple no lanza una opción hi res (ahora que separaron iTunes en servicios separados para músic, video, etc), me cambio a Tidal, aunque me cueste más caro. No lo he hecho solo porque Music es muy barato: $4900  al mes por la cuenta familiar. El problema es que todos acá lo usamos harto, mis hijos, sra y yo... pero la oreja manda, no?

Faltó en la lista el iDagio , servicio streaming en flac dedicado a música clásica. Excelente, de todos estos, es el mejor como buscador y contenido. La interface un poco cruda, pero muy barato: $3500 al mes. También estoy suscrito a este.

Link to post
Share on other sites
hace 5 horas, pbanados dijo:

Gracias Fernando! muy buen resumen.

Yo ocupo desde el día que lo lanzaron el Music, y antes el servicio de iTunes Match (aún lo pago, US$25 al año, de puro dejado; te distribuye tus discos a través de la nube entre todos tus equipos).  Pero... me tiene realmente emputecido que la Apple AÚN no ofrezca una opción calidad CD, que para Apple es simplemente cosa de cambiar una variable en su administrador de bases de datos, ya que internamente sus servidores SI almacenan toda la música en Flac o Alac (y pagar los derechos a los músicos, claro está). Además, la interface y el buscador es miserable... si no tipeas exactamente el nombre del artista, no encuentra nada; inconsistente entre Mac y iOS (incluso para el mismo artista, muestra contenido distinto), es completamente tonta... (si el mismo músico tiene discos como solista, en trio o cuarteto, los lista los tres en forma separada...), la navegación es una pesadilla; en música clásica es virtualmente inusable, ... etc.

Lo positivo: La calidad de sonido es notoriamente mejor que Spotify; a pesar de ser 256, el formato de Apple es mejor que un mp3 de peso equivalente. El catálogo es muy extenso: de las cosas que escucho (jazz "raro", música que Apple califica de  "ambient-electrónico" , que de música de fondo no tiene nada: requiere absoluta concentración para apreciarla, etc), el catálogo debe ser el más completo de todos estos servicios. La integración entre tus equipos es muy buena (si algo en Music merece tal calificativo...)

Me prometí que si en los próximos tres meses Apple no lanza una opción hi res (ahora que separaron iTunes en servicios separados para músic, video, etc), me cambio a Tidal, aunque me cueste más caro. No lo he hecho solo porque Music es muy barato: $4900  al mes por la cuenta familiar. El problema es que todos acá lo usamos harto, mis hijos, sra y yo... pero la oreja manda, no?

Faltó en la lista el iDagio , servicio streaming en flac dedicado a música clásica. Excelente, de todos estos, es el mejor como buscador y contenido. La interface un poco cruda, pero muy barato: $3500 al mes. También estoy suscrito a este.

Spotify usa Vorbis que también anda bastante mejor que mp3 al mismo bitrate, por ahí reviews lo dejan arriba o abajo del de apple no hay consenso. Para mi el tema con spotify es que parece viniera ecualizado y no me gusta, del apple no he escuchado el servicio pero si son las mismas masterizaciones que tiene Itunes no me tinca para nada, generalmente "masterizado para itunes" = loudness war, será distinto el servicio de streaming?

Link to post
Share on other sites
52 minutes ago, pello87 said:

Que d deezer? Dice que por 5.990 tiene versión hifi superior a 320 kbps.

Yo tengo Deezer y es bastante buena. Calidad CD (Flac 16bits 44.1 kHz) en cuenta Hifi por los 5.990. Tiene un apartado que se llama flow con listas que se crean según tus preferencias de escucha y andan bastante bien a menos que otra persona con "gustos diferentes" use tu cuenta y después te arroje cualquier basura en esas listas.  Aun así es la cuenta que menos ocupo, ya que uso preferentemente Tidal y la del pueblo Spotify que no la puedo cerrar porque  todos en la casa la usan. Un amigo me prestó su cta de Qobuz para probarlo y la calidad es buenísima y sin mqa. Lo malo es que ya devolví la cta y quede caliente con qobuz también. :(

No se para que tanta cuenta si al final escucho vinilos o archivos propios. En fin en algo hay que entretenerse.

Link to post
Share on other sites
hace 13 horas, Patagonia dijo:

Spotify usa Vorbis que también anda bastante mejor que mp3 al mismo bitrate, por ahí reviews lo dejan arriba o abajo del de apple no hay consenso. Para mi el tema con spotify es que parece viniera ecualizado y no me gusta, del apple no he escuchado el servicio pero si son las mismas masterizaciones que tiene Itunes no me tinca para nada, generalmente "masterizado para itunes" = loudness war, será distinto el servicio de streaming?

A estas alturas lo último que haría sería defender a Apple y a Apple music en particular, pero no veo ninguna relación entre el loudness war y el masterizado de iTunes. La explicación en sus white papers de sus algoritmos de análisis que usan para optimizar la masterización es precisamente lo opuesto al loudness war. Hay mucha literatura respecto de qué es este remasterizado (por ej, los algoritmos priorizan lo que tiene mejor rango dinámico), así como del proceso de optimización de Apple de lo que almacena y streamea, en que lo almacenado en la bases de datos es la mejor versión grabada de un tema, aplicando esos algoritmos (el que después, chipeando moneditas, lo degraden al transmitirlo a aac 256 es harina de otro costal). Si hay algo que diferencia el streaming de spotify vs apple, es la mucha mayor filigrana y microdetalles audibles en el streaming de Apple. Por cierto, mucho más evidente que las diferencias entre un dac bueno y uno la raja, por el cual tantos nos pajeamos.

También he leído varios artículos comparando el vorbis al aac, y consistentemente encuentran mejor el segundo. Algoritmos más o menos, el asunto con Spotify es como tú dices  lo pichicateado que está lo que transmite: o sea, su versión del “loudness War”. Si lo hacen, es porque saben los gustos de la gente en todo caso: entre transparencia y precisión vs bajos voluminosos y golpeantes (varios db más fuertes que en la realidad), sonido “redondo”, “...musical...”, 9 de cada 10 personas escogerán lo segundo. Sin ir más lejos, es cosa de ver qué parlantes encuentran buenos o malos la mayoría.

En cualquier caso, lo que emputece de Apple es que estén siempre buscando cómo ordeñar más a sus usuarios, en vez de ofrecer calidad sin compromisos, como era el espíritu de lo Steve Jobs creó. Y que lo hagan con la música es aún más deprimente, ya que es precisamente lo que salvó a esa empresa de la quiebra, con el ipod.

Link to post
Share on other sites
On 27-07-2019 at 9:38, FernandoMac dijo:

Analizamos cuatro de los mejores servicios de música online

Desde hace ya varios años, Internet se ha convertido en la fuente de contenidos de música fundamental para un número creciente de aficionados. La gran novedad es que, de un tiempo a esta parte, esta tendencia se está consolidando también en el ámbito del sonido de alta calidad, High End incluido. Lo corrobora el espectacular auge de la venta de “streamers”, a su vez progresivamente equipados con soluciones técnicas cada vez más elaboradas para atender la también creciente calidad técnica de los contenidos disponibles en una serie de servicios mayoritariamente de pago. Es por ello que hemos evaluado cuatro de los servicios de música online más interesantes del momento en función de ciertos parámetros clave: la oferta de contenidos, las tarifas, la interfaz de navegación y, por supuesto, la calidad técnica. Todo ello sin dejar de lado otros aspectos de gran interés como, en caso de que los haya, los períodos de prueba gratuitos o incluso la posibilidad de suscripción gratuita.

 

Spotify 

Fue el primero y el tiempo ha demostrado que su propuesta, revolucionaria en su momento, era además visionaria. De hecho, ningún amante de la música que utilice Internet como “fuente” principal de contenidos desconoce la existencia de este servicio que en el momento actual es el líder mundial en el ámbito del “streaming” de música. Fundado en el año 2008 cuenta en la actualidad con unos 60 millones de usuarios, de los cuales unos 20 millones están abonados al servicio Premium.

spotify_transparente_logo.png

El catálogo: La fuerza de Spotify radica en su impresionante catálogo –hay excepciones, pero a efectos prácticos se puede decir que allí se puede encontrar casi todo pese a la perceptible ausencia de determinados autores y títulos “clásicos”- que a la vez es completamente gratuito a condición de aceptar publicidad. Además, incluso es posible mezclar la propia biblioteca musical del usuario con títulos presentes en Spotify importándolos del servicio, lo que aporta flexibilidad extra. A todo ello hay que añadir la interesante guinda de un número creciente de videocplis.
La tarifa de suscripción: La supresión de publicidad de la versión gratuita y una mejora técnica sensible –aunque sin llegar a la considerada “Hi-Res” mínima, es decir la “calidad CD”- es lo que separa a la versión gratuita del servicio de la Premium, que cuesta 9’99 euros al mes. La última novedad es una propuesta de suscripción familiar, de nombre “Premium for Family”, que, por 14’99 euros al mes permite a 6 miembros de una misma familia aprovecharse de una suscripción ilimitada.
La interfaz de navegación: A nivel de usuario, este servicio ofrece varias posibilidades. En concreto, el software a instalar en su ordenador, la aplicación para teléfono móvil y tableta y, desde hace poco, una versión web. Al principio, la interfaz puede resultar un poco confusa para ciertos usuarios, pero luego es fácil acostumbrarse a ella. Asimismo, hay que tener en cuenta la vertiente “social”, léase compartir canciones con amigos, de Spotify, que se sirve para ello de la cuenta de Facebook del usuario (lo que por otro lado puede molestar a más de uno).
La calidad técnica: Aquí nos vemos en la obligación de “advertir” al usuario de que si posee un sistema o dispositivo (léase un “streamer”, ya sea portátil o de sobremesa) de reproducción musical de muy altas prestaciones las señales de audio suministradas están fuertemente comprimidas, y cuando hablamos de compresión nos estamos refiriendo a compresión con pérdidas (“lossy”). De hecho, con la opción gratuitaestamos hablando de 160 kb/s mientras que en la opción Premium pasamos a 320 kb/s, cifra que puede proporcionar un sonido muy decente en determinadas circunstancias pero, en cualquier caso, decididamente “no High End”. (www.spotify.com)

 

 

Tidal 

Quizá por su novedad y por la fuerza con que irrumpió, aunque no por su carácter verdaderamente “Hi-res” en el sentido “audiófilo” del término, este sitio de reciente creación dedicado específicamente al “streaming” de audio de alta calidad merece la máxima atención por varios motivos.
El catálogo: Adquirido por Jay-Z, uno de los objetivos fundamentales de Tidal es respetar los derechos de autor de los artistas que han elegido esta plataforma para promocionar su música. En cierto modo, puede decirse que Tidal es una plataforma concebida por y para artistas, lo que la convierte en idónea para los amantes de nuevas tendencias en ámbitos tanto “mainstream” como “indie”.

tidal.jpg

La tarifa de suscripción: La diferencia de este servicio con respecto a sus competidores directos es que en el caso de Tidal es obligatorio suscribirse para tener acceso al servicio, que permite acceder a más de 40 millones de temas musicales y a unos 130.000 vídeos. Dos son las opciones disponibles: 9’99 euros al mes la Premium y 19’99 euros mensuales la HiFi, centrándose las diferencias en la calidad sonora (estándar/comprimida en el primer caso y sin pérdidas más la inclusión de vídeos en alta definición en el segundo). No existe versión gratuita de este servicio, aunque sí una versión de prueba de 30 días para las dos opciones disponibles.
La interfaz de navegación: Utiliza una interfaz muy parecida a la de Spotify. De hecho, en cierto modo casi se podría confundir tanto por su relativa sobriedad como por la disposición de los distintos elementos. La organización del sitio (listas de reproducción y recomendaciones genéricas, facilidad de edición de los contenidos que nos interese escuchar, repertorio de géneros musicales, sellos discográficos lo apoyan) y su potencia con dispositivos móviles (con “apps” para iOS y Android) lo convierten en una opción muy interesante para acceder a música de alta calidad en formato digital.
La calidad técnica: Desde el primer momento, el principal punto fuerte de este servicio en lo que a calidad técnica se refiere es que trabaja con una velocidad de transferencia binaria de 1.411 kb/s, cifra más que respetable en el caso del “streaming” por cuanto multiplica por 4 los 320 kb/s de, por ejemplo, la versión Premium de Spotify. La calidad máxima ofrecida es 16 bits/44’1 kHz en FLAC (dicho de otro modo, “calidad CD”) con todos los contenidos disponibles, lo que significa que habrá que disponer de un equipo en consonancia para explotarla al cien por cien. (www.tidal.com)

 

 

qobuz

Con sólo acceder a su página web, uno se da cuenta de inmediato que este servicio de origen francés que todavía no está operativo en nuestro país (aunque con página ya en nuestro idioma) es, de los cuatro que hemos seleccionado, el que más valorarán los amantes del audio en alta resolución propiamente dicho. Qobuz es sin ninguna duda el servicio de “streaming” de música para los audiófilos. De este modo, aunque la mayoría de servicios de música online están lejos de ofrecer una calidad sonora óptima, qobuz ha elegido explícitamente marcar la diferencia en este punto concreto.

logo-2015-qobuz-full.png

El catálogo: Se dispone de un número de temas musicales muy elevado, del orden de 30 millones, aunque muy especializado. Es por ello que nos atrevemos a recomendar especialmente este servicio a los amantes de la música clásica y el jazz como consecuencia de la impresionante selección de títulos disponibles. A destacar asimismo los contenidos de vídeo relacionados con los artistas, así como las muy cuidadas emisiones confiadas a especialistas. Consciente de que la ausencia de títulos “mainstream” le resta potenciales suscriptores, qobuz ha anunciado la progresiva introducción de contenidos pertenecientes a esta categoría para así tener un perfil menos “melómano” que, no obstante, es precisamente lo que nos gusta a nosotros. A señalar asimismo que los potenciales interesados disponen de 15 días para probar el servicio.

La tarifa de suscripción: En lo que respecta a los precios, se ha optado por proponer una oferta muy variada; de hecho, aunque, como decíamos anteriormente, la calidad tiene un precio, la verdad es que tampoco hay que arruinarse para acceder a ella. Tres son las opciones posibles, siendo –lógicamente- el elemento diferenciador claro la calidad técnica de los contenidos disponibles: Premium (calidad estándar, con compresión, por 9’99 euros al mes), Hi-Fi (calidad CD “verdadera”, y por tanto sin compresión, por 19’99 euros mensuales) y, la verdadera “madre del cordero”, Sublime (que, por 219’99 euros anuales permite acceder a contenidos de “streaming” con calidad CD “verdadera” y descargar grabaciones en auténtica alta resolución con cuantificación a 24 bits), que a día de hoy es “lo más de lo más” en calidad de sonido.
La interfaz de navegación: Para aprovechar este servicio, se puede bien acceder a la versión web del mismo, bien descargar una aplicación específica para móviles y tabletas (sistemas operativos iOS y Android). Asimismo, vale la pena destacar el hecho de que qobuz está incorporado de serie en productos de marcas que van desde la “mainstream” Samsung a la exclusiva Astell & Kern. Este servicio no contempla ninguna versión gratuita, aunque sí 15 días de prueba para las versiones Premium e Hi-Fi (para acceder a la opción Sublime hay que pagar o sí o sí).
La calidad técnica: qobuz tiene uno de sus principales puntos fuertes en las grabaciones en FLAC de 16 bits/44’1 kHz y, sobre todo, en el creciente número –aunque en este caso sólo para descarga- de grabaciones específicamente “Hi-Res” en FLAC a 44’1, 48, 176’4 y 192 kHz con cuantificación a 24 bits ofrecidas por su opción Sublime (que promete para dentro de muy poco “streaming” con cuantificación a 24 bits aunque sin hablar de frecuencias de muestreo), sin duda lo más genuinamente “High End” del momento en servicios de música online. (www.qobuz.com)

 

 

Apple Music

La legendaria marca de la manzana se tomó su tiempo para lanzar un servicio de música online “de amplio espectro”, materializado en el flamante Apple Music, que vio la luz en la segunda mitad del año 2015 y cuenta actualmente con poco más de 10 millones de usuarios. Una cifra importante aunque lejos de lo que sugiere la base instalada de varios centenares de millones de usuarios repartidos por todo el mundo. 

apple_music_logo.png

El catálogo: Lógicamente es muy completo –el de la iTunes Store, para entendernos- y ahora mismo supera los 30 millones de temas musicales, a los que se añaden numerosos contenidos de vídeo (con predominio de videoclips).
La tarifa de suscripción: Como cabe suponer en Apple, la única opción contemplada por Apple Music es de pago, con tarifa mensual de 9’99 euros y tarifa familiar –posibilidad de compartir música con otros 5 miembros de la familia, o sea 6 usuarios en total- de 14’99 euros mensuales. Con estos precios se puede disfrutar el catálogo de iTunes al completo en cualquier lugar y cuando nos apetezca. A destacar asimismo que el servicio ofrece 3 meses de prueba.
La interfaz de navegación: Al igual que los demás servicios analizados, Apple Music puede gestionarse desde cualquier dispositivo móvil iOS o Android, así como desde un ordenador Mac o PC. La interfaz de la aplicación Música es radicalmente distinta con la puesta al día del iOS 8.4. Estéticamente está muy lograda, quizá peca de tener demasiadas funcionalidades, hasta el punto de que a uno le acaba costando ubicarse entre las listas de reproducción de Apple Music, Connect, Beats 1 y su propia música.
La calidad técnica: Limitada hasta ahora a unos lacónicos 256 kb/s, en la actualidad tanto Apple Music como iTunes pueden reproducir archivos en MP3, WAV, AAC y ALAC, aunque no FLAC ni DSD ni nada que esté más allá de 24 bits/48 kHz. Por otro lado, aunque el ALAC es la versión para iTunes del FLAC, la realidad es que la mayoría de sitios para descargas en alta resolución ofrecen únicamente títulos en el formato sin pérdidas FLAC.   (www.apple.com)

 

A modo de conclusión

Teniendo muy claro que este Blog se completó el pasado 20 de julio, y a tenor de las comparaciones realizadas, es evidente que la opción Sublime que ofrece el sitio francés qobuz es la única verdaderamente “Hi-Res” en el sentido estricto, purista, de la palabra. Recordemos en este sentido que entre 128 kb/s y 320 kb/s la calidad técnica es mediocre (cuando no directamente mala), que a partir de 1.400 kb/s tenemos “calidad CD” y que por encima de 2.300 kb/s estamos ya en la órbita de la Alta Resolución.
Pero cada servicio tiene su utilidad, por lo que a final cada usuario decidirá el que más le interesa –en el caso de que desee suscribirse sólo a uno- en función de sus gustos musicales, el modo/espacio de utilización y, por supuesto, su nivel de exigencia técnica, parámetro este último íntimamente asociado al equipo de que disponga. Así las cosas, de Qobuz nos gusta su especialización en clásica y jazz, su calidad sonora y la elegancia de su interfaz de usuario móvil. De Spotify, lo ecléctico de su catálogo, sus videoclips y la posibilidad de crear una cuenta gratuita. De Tidal, su condición de portal excepcional para ponerse a la última en los géneros más novedosos y su calidad técnica. Y, ya para finalizar, de Apple Music nos gusta su catálogo, la reciente “apertura” al ecosistema Android y los tres meses de prueba que ofrece.

 

Fuente: https://www.sarte-audio.com/blog/spotify-vs-qobuz-vs-tidal-vs-apple-music?fbclid=IwAR1EpEH8qmEOLba7w6JaWy1IwRFa1gc-28t84MHzStfsplxhZXrqB6iUjHU

Muchas gracias, sirve bastante para aclarar algunas cosas sobre este mundo del Hi-Fi para elegir la mejor opción. Para mi lo mejor ha sido Tidal por su calidad, pero una pequeña corrección es que la mensualidad más cara de Tidal (Streaming y descargas en calidad Hi-Fi) cuesta unos 10 dólares, cerca de unos 6200 pesos chilenos, ya no cuesta los 20 euros que se indica en este post, mientras que el plan familiar (máximo 5 personas) cuesta cerca de 14 dólares, por lo que sería la opción más conveniente si te consigues más personas. Quizás la página de donde sacaste la información ya está obsoleta porque esa información tiene 3 años de antigüedad, así que los precios bajaron en estos 3 años.

Captura.PNG

fd.PNG

Edited by Krig3r
Link to post
Share on other sites
hace 15 minutos, alexrodrigo.muni dijo:

Compraré una sublime (20 Lucas el año) 😃😃

Tengo solo studio... Quiero comparar de igual a igual..... Por ahora me corre más rápido que tidal 

A mi lamentablemente me corre mucho más lento la sublime de Qubuz que la hifi de Tidal, los 24-192 hi res se quedan pegadas.

Link to post
Share on other sites
hace 56 minutos, pello87 dijo:

Pk tidal es mejor que deezer?

Deezer usa una compresión de archivos tipo mp3 para transmitir y descargar su música, que es a unos 320 kb/s, pero también tiene transmisión en alta definición en archivos comprimidos tipo FLAC a 1411 kb/s (los archivos FLAC también se les llama métodos de no compresión de audio porque prácticamente el archivo no está comprimido, no se pierde casi nada de información), mientras que Tidal en su versión estándar (5 dólares mensuales) usa una compresión de tipo AAC a 320 kb/s , la cual es de mayor definición que mp3 porque no se pierde tanta calidad del archivo de música, es mas apegado a como fue grabado por así decirlo, en cambio si usas Tidal en su versión Hi-Fi (10 dólares mensuales), el sistema de compresión de archivos es de tipo FLAC, que es de aún más alta definición con unos 1411 kb/s. Entonces en comparación Tidal sería mejor porque en la versión estándar de ambos, los diferencia el archivo de compresión, en este caso sería mp3<AAC<FLAC.

Como algo aparte, Spotify usa archivos comprimidos como ogg a 320 kb/s en su calidad más alta, que es similar a la calidad de un CD, por lo tanto AAC y FLAC son de más alta calidad que el ogg de Spotify, esto no quiere decir que Spotify tenga una mala calidad de audio, de hecho es bastante buena, es solo que los otros son de más calidad.

Link to post
Share on other sites
hace 5 horas, pbanados dijo:

A estas alturas lo último que haría sería defender a Apple y a Apple music en particular, pero no veo ninguna relación entre el loudness war y el masterizado de iTunes. La explicación en sus white papers de sus algoritmos de análisis que usan para optimizar la masterización es precisamente lo opuesto al loudness war. Hay mucha literatura respecto de qué es este remasterizado (por ej, los algoritmos priorizan lo que tiene mejor rango dinámico), así como del proceso de optimización de Apple de lo que almacena y streamea, en que lo almacenado en la bases de datos es la mejor versión grabada de un tema, aplicando esos algoritmos (el que después, chipeando moneditas, lo degraden al transmitirlo a aac 256 es harina de otro costal). Si hay algo que diferencia el streaming de spotify vs apple, es la mucha mayor filigrana y microdetalles audibles en el streaming de Apple. Por cierto, mucho más evidente que las diferencias entre un dac bueno y uno la raja, por el cual tantos nos pajeamos.

También he leído varios artículos comparando el vorbis al aac, y consistentemente encuentran mejor el segundo. Algoritmos más o menos, el asunto con Spotify es como tú dices  lo pichicateado que está lo que transmite: o sea, su versión del “loudness War”. Si lo hacen, es porque saben los gustos de la gente en todo caso: entre transparencia y precisión vs bajos voluminosos y golpeantes (varios db más fuertes que en la realidad), sonido “redondo”, “...musical...”, 9 de cada 10 personas escogerán lo segundo. Sin ir más lejos, es cosa de ver qué parlantes encuentran buenos o malos la mayoría.

En cualquier caso, lo que emputece de Apple es que estén siempre buscando cómo ordeñar más a sus usuarios, en vez de ofrecer calidad sin compromisos, como era el espíritu de lo Steve Jobs creó. Y que lo hagan con la música es aún más deprimente, ya que es precisamente lo que salvó a esa empresa de la quiebra, con el ipod.

el problema es que acá estamos el 0,00001% de los que queremos escuchar mejor, vende más meterle eq...

De Itunes no estoy de acuerdo, no hace mucho sentido para Itunes realzar el rango dinámico si su fuerte y el por qué nació fue para escuchar música en forma móvil, con audífonos en la calle o en el auto que son situaciones en que lamentablemente el loudness war si tiene utilidad...ediciones con mucho rango dinámico se pierden en situaciones así.

A la rápida 2 ejemplos, mira donde queda el "mastered for itunes" en el ranking de rango dinámico.

http://dr.loudness-war.info/album/list/dr?artist=ac%2Fdc&album=back+in+black

http://dr.loudness-war.info/album/list/dr?album=and+justice

...el estandar de Back in Black tiene 50% más de rango dinámico que la versión de itunes! (bueno, al menos en el número no se si representa 50% más en esa escala)

 

Saludos

 

 

 

Edited by Patagonia
Link to post
Share on other sites
On 27-07-2019 at 9:38, FernandoMac dijo:

A modo de conclusión

Teniendo muy claro que este Blog se completó el pasado 20 de julio, y a tenor de las comparaciones realizadas, es evidente que la opción Sublime que ofrece el sitio francés qobuz es la única verdaderamente “Hi-Res” en el sentido estricto, purista, de la palabra. Recordemos en este sentido que entre 128 kb/s y 320 kb/s la calidad técnica es mediocre (cuando no directamente mala), que a partir de 1.400 kb/s tenemos “calidad CD” y que por encima de 2.300 kb/s estamos ya en la órbita de la Alta Resolución.
Pero cada servicio tiene su utilidad, por lo que a final cada usuario decidirá el que más le interesa –en el caso de que desee suscribirse sólo a uno- en función de sus gustos musicales, el modo/espacio de utilización y, por supuesto, su nivel de exigencia técnica, parámetro este último íntimamente asociado al equipo de que disponga. Así las cosas, de Qobuz nos gusta su especialización en clásica y jazz, su calidad sonora y la elegancia de su interfaz de usuario móvil. De Spotify, lo ecléctico de su catálogo, sus videoclips y la posibilidad de crear una cuenta gratuita. De Tidal, su condición de portal excepcional para ponerse a la última en los géneros más novedosos y su calidad técnica. Y, ya para finalizar, de Apple Music nos gusta su catálogo, la reciente “apertura” al ecosistema Android y los tres meses de prueba que ofrece.

 

Fuente: https://www.sarte-audio.com/blog/spotify-vs-qobuz-vs-tidal-vs-apple-music?fbclid=IwAR1EpEH8qmEOLba7w6JaWy1IwRFa1gc-28t84MHzStfsplxhZXrqB6iUjHU

Hice la del flojo y me fui directo a leer las conclusiones y, me parece, que son bastante poco objetivas al afirmar cosas como que entre 128 y 320Kbps la calidad es bastante mediocre, cuando está bastante demostrado que diferenciar un mp3 a 320 kbps de un CD es prácticamente imposible para la mayoría de las personas y más aún sobre calidades superiores.

Link to post
Share on other sites

Es difícil dar un juicio que sea aplicable a todos los oídos. Todos escuchamos distinto y damos preponderancia a muchos factores que no necesariamente son equivalentes. Tengo la impresión que la mayoría del foro está en la media de 38 años hacia arriba lo que demuestra que nuestros oídos tienen el deterioro inevitable del tiempo.  Esto, sin mencionar que los factores culturales y socioeconómicos también influyen en cómo escuchamos actualmente.

No me culpen por esto último que podría ser considerado como un prejuicio, algunos estudios lo establecen en cuanto a la formación de nuestros oídos y cómo los hemos utilizado en el tiempo.

Está bastante claro que si se tuvo una formación adecuada (que me disculpen los amantes del trash metal y sus sabores), sin estridencias ni volúmenes absurdos en nuestra adolescencia hasta la adultez mayor, menor será el daño con el tiempo.  Por eso que en muchas pruebas más de alguno dirá “...suena igual...”

Dicho eso, dar una conclusión definitiva respecto a cuál servicio de streaming tiene el mejor sonido es extremadamente inoficioso por todos los factores que cada uno busca...y tiene.

El que tiene equipos de referencia seguramente tendrá soportes físicos que lo obligarán a decir que suena mucho mejor al utilizarlos, otros buscarán la comodidad de la inmediatez y robustez del catálogo, ahí, definitivamente irán por el streaming. En estricto rigor los únicos servicios actuales que entregan “desde” calidad 16/44.100khz son Tidal y Qobuz. Esto no obsta que uno tenga opinión respecto de ellos. Hay discos que suenan distinto en uno y otro servicio y, sin lugar a dudas, son dos plataformas de calidad cualquiera que sea. 

Los sellos discográficos son los que entregan los archivos a las plataformas y estos últimos, en concomitancia con los primeros, deciden cual publicar.  Es como cuando buscamos un disco de un release en específico,  esos que deseamos sabemos que suenan mejor pero, también cuestan más. Muchas veces, bastante más. Lo mismo en el streaming. 

Disfruten cualquiera que cumpla sus requerimientos. 

Edited by Fcojav
  • Like 1
Link to post
Share on other sites
hace 13 horas, Fcojav dijo:

Es difícil dar un juicio que sea aplicable a todos los oídos. Todos escuchamos distinto y damos preponderancia a muchos factores que no necesariamente son equivalentes. Tengo la impresión que la mayoría del foro está en la media de 38 años hacia arriba lo que demuestra que nuestros oídos tienen el deterioro inevitable del tiempo.  Esto, sin mencionar que los factores culturales y socioeconómicos también influyen en cómo escuchamos actualmente.

No me culpen por esto último que podría ser considerado como un prejuicio, algunos estudios lo establecen en cuanto a la formación de nuestros oídos y cómo los hemos utilizado en el tiempo.

Está bastante claro que si se tuvo una formación adecuada (que me disculpen los amantes del trash metal y sus sabores), sin estridencias ni volúmenes absurdos en nuestra adolescencia hasta la adultez mayor, menor será el daño con el tiempo.  Por eso que en muchas pruebas más de alguno dirá “...suena igual...”

Dicho eso, dar una conclusión definitiva respecto a cuál servicio de streaming tiene el mejor sonido es extremadamente inoficioso por todos los factores que cada uno busca...y tiene.

El que tiene equipos de referencia seguramente tendrá soportes físicos que lo obligarán a decir que suena mucho mejor al utilizarlos, otros buscarán la comodidad de la inmediatez y robustez del catálogo, ahí, definitivamente irán por el streaming. En estricto rigor los únicos servicios actuales que entregan “desde” calidad 16/44.100khz son Tidal y Qobuz. Esto no obsta que uno tenga opinión respecto de ellos. Hay discos que suenan distinto en uno y otro servicio y, sin lugar a dudas, son dos plataformas de calidad cualquiera que sea. 

Los sellos discográficos son los que entregan los archivos a las plataformas y estos últimos, en concomitancia con los primeros, deciden cual publicar.  Es como cuando buscamos un disco de un release en específico,  esos que deseamos sabemos que suenan mejor pero, también cuestan más. Muchas veces, bastante más. Lo mismo en el streaming. 

Disfruten cualquiera que cumpla sus requerimientos. 

Estoy muy de acuerdo con casi todo lo que mencionas. Hay muchos factores subjetivos que se evaluan al momento de elegir un servicio de streaming, que van desde la calidad, catalogo, interfaz de usuario, etc. Pero también es importante mencionar que para archivos digitales que tienen como origen un mismo master, la calidad del sonido es la misma.

Link to post
Share on other sites

Eso no es resorte de la plataforma streaming en particular. Son los sellos los que en definitiva determinan qué versión se publica. Hasta el momento, qobuz es el único -en muy determinadas circuncisiones- que pone a disposición distintas versiones de un álbum. El resto, los van retirando en pos del temido “remastered”. Ahora bien, no quiere decir que qobuz no tenga en su mayoría versiones remaster. Honestamente, piensan que los directivos van a acceder a publicar sus mejores master?  Quizás en el futuro ....

Link to post
Share on other sites

Esto es lo bueno de un foro. Cada uno tiene su opinión. 🤣

Los invito a hacer una búsqueda simple. Ahí están las “determinadas circunstancias”

las circuncisiones las dejamos para otra discusión 

  • Like 1
Link to post
Share on other sites
hace 4 minutos, lag dijo:

O lo harà como aficionado ? 😂

por lo del ritual antiguo con chupadita incluida?? :o (que nadie se ofenda, es un tema cultural ‘metzitzah b’peh’ :lol:)|

Edited by Mr_oD
Link to post
Share on other sites
hace 30 minutos, Mr_oD dijo:

por lo del ritual antiguo con chupadita incluida?? :o (que nadie se ofenda, es un tema cultural ‘metzitzah b’peh’ :lol:)|

Ahh Mr Od sae 😄

Link to post
Share on other sites
hace 1 hora, lag dijo:

Ahh Mr Od sae 😄

 jajajaj pero 🤫nunca digas todo lo que saes... :lol: como decía Sumo..."mejor no hablar de ciertas cosas..." 😅

Edited by Mr_oD
Link to post
Share on other sites
hace 7 minutos, pacifyer dijo:

Mr Odvich. 

 

Todos acá procedemos de la diáspora, menos el forero Pichulman, obviamente! (ese juega de local) 😀

Edited by Mr_oD
Link to post
Share on other sites

un factor importante, para mi, es cuanto le pagan al artista en estas plataformas, después de darle unas vueltas termine eligiendo Tidal, tiene un servicio bueno y buena calidad de transmisión. Buscando info, el que paga mas es Napster, las ironías de la vida, el que inicio todo esto y la piratería nivel dios termina siendo el que paga mas a los artistas

http://diskover.co/cuanto-pagan-los-servicios-de-streaming-de-musica

https://lamusique.mx/2018/12/23/cuanto_paga_spotify_youtube_apple_a_los_artistas/

 

Link to post
Share on other sites
  • 2 weeks later...

También uso TIDAL, principalmente por que es la aplicación por defecto de los DAP Astell & Kern. Por lo menos en estos DAP encuentro que se escucha la R. También usé Spotify vía PC/DAC externo un par de años pero me hackearon. Algo pasó que ahora ni siquiera me aceptan mis tarjetas.. Igual TIDAL se pega sus cabezasos, la interfaz de usuario media fomeque, buen catálogo, pero cuando empiezo a bucear por si encuentro algo entrete.. aparece casi puro trap pa' tirar al WC :wc:.... es lo que hay por el momento.

Link to post
Share on other sites

Terminé yéndome a TIDAL también. Buen servicio, no es caro y el poder guardar offline en celular y el dap AK con buena calidad ha sido la raja. El catálogo está casi igual que spotify, después de sacarme la paja de hacer de nuevo las listas y buscar los álbumes ha sido un agrado. 

Link to post
Share on other sites

Probé Deezer y Aha en el auto, pero no me convencieron, me gastaban muchos datos... aunque sí me gustaron las radios. Igual, las interfases las encontré muy distractivas, no buenas para el auto. 

Link to post
Share on other sites

hola yo tengo tidal hi-fi..descargué la aplicación para smart tv...saqué el sonido por el cable óptico de la tele para el dac magic...pero no me suena la música..solo suena por los altavoces de la tv...estoy un poco decepcionado, tengo que escucharlo solo por el pc.....es mejor spotify en ese sentido se escucha en cualquier lado...

Link to post
Share on other sites

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

×
×
  • Create New...