Saltar al contenido
Pegar imágenes en el foro, mediante equipos móviles ×
Unos pocos cambios... ×

El Zar de los vinilos en Chile (Excelente nota de la tercera, debes leerla!)


Mr_oD

Recommended Posts

DKNRAQQC3NA4RIICX7O7RIJG6U.JPG

Héctor Santos es el dueño de Punto Musical, la mayor distribuidora de discos en el país y que surte de productos a casi 250 tiendas. En su mayoría, les vende vinilos, aprovechando el explosivo renacer del formato en Chile, sobre todo a partir de la pandemia. Su mercadería -miles y miles de títulos- la guarda en impresionantes bodegas subterráneas que se despliegan por el centro de Santiago, en una suerte de imperio del formato físico que pocos saben que está bajo nuestros pies.

El vinilo es circular. Igual que la vida. O al menos la de Héctor Santos (76). En 1965, el hoy empresario se paseaba con un maletín con 50 discos ofertándolos a oficinas, bancos y ferrocarriles. Casi seis décadas más tarde, nuevamente camina con un vinilo entre sus manos, pero ya no hay maletines ni clientes puerta a puerta: a su alrededor hay al menos 50 mil álbumes repartidos en tres bodegas. “Empecé en el vinilo y mucho tiempo después he vuelto a lo mismo”, advierte.

Santos es el dueño de la distribuidora mayorista Punto Musical, firma que domina el mercado a la hora de surtir a la mayoría de las disquerías del país y cuyos productos se acumulan en impresionantes espacios subterráneos desplegados bajo calle San Antonio, en pleno centro capitalino. Una zona de dos mil metros cuadrados, de trazado laberíntico y embriagador, a casi cinco pisos bajo tierra, y donde entre pasillos que parecen interminables asoman estantes y cajas atiborradas no sólo de vinilos, sino que también de cedés, casetes y devedés, también parte de su negocio.

TVGLZQB46VCHREOCLYBXOMPMNY.JPG

Desde la ajetreada superficie, nadie imaginaría que más abajo se preserva uno de los patrimonios musicales más importantes del país y uno de los depósitos del rubro más grandes de Latinoamérica. Todo está dividido por sello discográfico y por nombres de los artistas, con empleados que limpian y ordenan lo que luego se despacha a los clientes. Llegar hasta ahí, entre corredores estrechos, escaleras empinadas, olor a polvo y rincones en penumbra, simula la aventura arqueológica de un Indiana Jones en busca del acetato perdido.

O más bien ganado: su pequeño imperio bajo nuestros pies ha vivido una reactivación en los últimos años debido precisamente a la segunda vida que los vinilos empezaron a gozar en todo el planeta. Santos, ya en su oficina, a escasos metros de las bóvedas que se presentan como paraíso terrenal para cualquier melómano, exhibe cifras sobre la mesa. Debido a los volúmenes que maneja y al contacto que posee con tiendas de todo tipo, afirma que la venta de vinilos subió un 80% en el país durante 2021.

En su caso, de 88 mil unidades que él vendió a distintos comercios en 2020, los montos se dispararon a 158 mil en la última temporada. “Llevo 55 años más menos en esto y nunca había visto algo de esta magnitud. No damos abasto con todas las peticiones que nos llegan”, reconoce.

DEIISSWWPVDAZDOWZO4QMQSG5Q.jpeg

A nivel local, el gran motivo del renovado boom de los elepés es inequívoco: la pandemia del Covid-19. El encierro y por consecuencia el menor gasto en ítems como vacaciones o conciertos, hizo que muchos se volcaran o acentuaran su gusto por los vinilos como un hobby para tolerar el tedio. El mismo cierre prolongado del comercio precipitó la proliferación de tiendas online que mostraban su catálogo en redes sociales y ofrecían ir a dejarte el álbum hasta la puerta de tu casa: se extinguía la experiencia Alta Fidelidad de encontrarte cara a cara con un vendedor y sumergirte en bateas donde se podía encontrar desde joyas hasta desechos discográficos, pero nacía una vía de compra mucho más concreta y fluida para un circuito en pleno crecimiento.

No todo fue tan malo para los vendedores de discos y para Santos en los agobiantes días de confinamiento. A veces la vida no sólo es circular. También es laberíntica e impredecible, como sus catacumbas santiaguinas.
***

Cuando en 1965 partió vendiendo elepés de forma ambulante, Héctor Santos privilegiaba las grandes orquestas y los músicos vinculados al jazz, como Bert Kaempfert y Fausto Papetti. También tenía en su maleta a chilenos estelares de esa época, como Pedro Messone o más tarde el conjunto Los Bric-a-Brac. El hecho de ofrecer los discos de forma directa y sin que el interesado se moviera de su casa fue un acierto.

Las ganancias le permitieron en 1967 instalar su primera disquería, bautizada precisamente como Punto Musical y situada en Alameda con Estado. Por lo demás, se la compró a Carlos “Pluto” Contreras, histórico defensa de la Universidad de Chile y parte del seleccionado nacional que consiguió el tercer puesto en el Mundial de 1962. A partir de ahí llegó a tener diez locales, incluyendo dos en el aeropuerto de Pudahuel.

El desplome en la venta de formato físico de los últimos años hizo que su cantidad de tiendas se redujera a la mitad, gran parte de ellas hoy sobreviviendo en el circuito de Estado, Huérfanos y San Antonio, entre galerías que por minutos parecen arrancadas de otra era. Ahí no sólo vende vinilos, sino que también están aquellos almacenes bajo tierra donde guarda su copiosa mercadería.

VXHLFXTISJD6HCSRLVQ2ZJDJFQ.JPG

Una actividad en la que partió hace una década, cuando precisamente vio que el vinilo podía ser un soporte atractivo para el medio chileno. “Representa pasión por descubrir música, por sentarte a escuchar un disco completo. Los jóvenes son los que más lo piden”, acota.

Como una de las primeras medidas, compró todo el stock que los sellos multinacionales en el país -Sony, Universal, EMI, Warner- ya no deseaban y que incluso muchas veces estaban dispuestos a botar. “Como soy un chiflado por el tema, no estaba dispuesto a que esa música desapareciera. Los sellos cerraron sus departamentos comerciales y no les interesaba un montón de material que no tenían dónde dejar. Se los compré”.

El siguiente paso fue asociarse con esos mismos sellos de capa caída y empezar a importar discos desde el extranjero. Las disqueras compraban los álbumes, se lo vendían a Santos y él a su vez lo comercializaba entre las tiendas de todo Chile. Hoy abastece a cerca de 250 negocios del país.

El vinilo es circular. Igual que la vida. O al menos la de Héctor Santos (76). En 1965, el hoy empresario se paseaba con un maletín con 50 discos ofertándolos a oficinas, bancos y ferrocarriles. Casi seis décadas más tarde, nuevamente camina con un vinilo entre sus manos, pero ya no hay maletines ni clientes puerta a puerta: a su alrededor hay al menos 50 mil álbumes repartidos en tres bodegas. “Empecé en el vinilo y mucho tiempo después he vuelto a lo mismo”, advierte.

Santos es el dueño de la distribuidora mayorista Punto Musical, firma que domina el mercado a la hora de surtir a la mayoría de las disquerías del país y cuyos productos se acumulan en impresionantes espacios subterráneos desplegados bajo calle San Antonio, en pleno centro capitalino. Una zona de dos mil metros cuadrados, de trazado laberíntico y embriagador, a casi cinco pisos bajo tierra, y donde entre pasillos que parecen interminables asoman estantes y cajas atiborradas no sólo de vinilos, sino que también de cedés, casetes y devedés, también parte de su negocio.
 

Desde la ajetreada superficie, nadie imaginaría que más abajo se preserva uno de los patrimonios musicales más importantes del país y uno de los depósitos del rubro más grandes de Latinoamérica. Todo está dividido por sello discográfico y por nombres de los artistas, con empleados que limpian y ordenan lo que luego se despacha a los clientes. Llegar hasta ahí, entre corredores estrechos, escaleras empinadas, olor a polvo y rincones en penumbra, simula la aventura arqueológica de un Indiana Jones en busca del acetato perdido.

O más bien ganado: su pequeño imperio bajo nuestros pies ha vivido una reactivación en los últimos años debido precisamente a la segunda vida que los vinilos empezaron a gozar en todo el planeta. Santos, ya en su oficina, a escasos metros de las bóvedas que se presentan como paraíso terrenal para cualquier melómano, exhibe cifras sobre la mesa. Debido a los volúmenes que maneja y al contacto que posee con tiendas de todo tipo, afirma que la venta de vinilos subió un 80% en el país durante 2021.

En su caso, de 88 mil unidades que él vendió a distintos comercios en 2020, los montos se dispararon a 158 mil en la última temporada. “Llevo 55 años más menos en esto y nunca había visto algo de esta magnitud. No damos abasto con todas las peticiones que nos llegan”, reconoce.
Las bodegas del empresario bajo el centro de la capital.

A nivel local, el gran motivo del renovado boom de los elepés es inequívoco: la pandemia del Covid-19. El encierro y por consecuencia el menor gasto en ítems como vacaciones o conciertos, hizo que muchos se volcaran o acentuaran su gusto por los vinilos como un hobby para tolerar el tedio. El mismo cierre prolongado del comercio precipitó la proliferación de tiendas online que mostraban su catálogo en redes sociales y ofrecían ir a dejarte el álbum hasta la puerta de tu casa: se extinguía la experiencia Alta Fidelidad de encontrarte cara a cara con un vendedor y sumergirte en bateas donde se podía encontrar desde joyas hasta desechos discográficos, pero nacía una vía de compra mucho más concreta y fluida para un circuito en pleno crecimiento.

No todo fue tan malo para los vendedores de discos y para Santos en los agobiantes días de confinamiento. A veces la vida no sólo es circular. También es laberíntica e impredecible, como sus catacumbas santiaguinas.
***

Cuando en 1965 partió vendiendo elepés de forma ambulante, Héctor Santos privilegiaba las grandes orquestas y los músicos vinculados al jazz, como Bert Kaempfert y Fausto Papetti. También tenía en su maleta a chilenos estelares de esa época, como Pedro Messone o más tarde el conjunto Los Bric-a-Brac. El hecho de ofrecer los discos de forma directa y sin que el interesado se moviera de su casa fue un acierto.

Las ganancias le permitieron en 1967 instalar su primera disquería, bautizada precisamente como Punto Musical y situada en Alameda con Estado. Por lo demás, se la compró a Carlos “Pluto” Contreras, histórico defensa de la Universidad de Chile y parte del seleccionado nacional que consiguió el tercer puesto en el Mundial de 1962. A partir de ahí llegó a tener diez locales, incluyendo dos en el aeropuerto de Pudahuel.

El desplome en la venta de formato físico de los últimos años hizo que su cantidad de tiendas se redujera a la mitad, gran parte de ellas hoy sobreviviendo en el circuito de Estado, Huérfanos y San Antonio, entre galerías que por minutos parecen arrancadas de otra era. Ahí no sólo vende vinilos, sino que también están aquellos almacenes bajo tierra donde guarda su copiosa mercadería.
 

Una actividad en la que partió hace una década, cuando precisamente vio que el vinilo podía ser un soporte atractivo para el medio chileno. “Representa pasión por descubrir música, por sentarte a escuchar un disco completo. Los jóvenes son los que más lo piden”, acota.

Como una de las primeras medidas, compró todo el stock que los sellos multinacionales en el país -Sony, Universal, EMI, Warner- ya no deseaban y que incluso muchas veces estaban dispuestos a botar. “Como soy un chiflado por el tema, no estaba dispuesto a que esa música desapareciera. Los sellos cerraron sus departamentos comerciales y no les interesaba un montón de material que no tenían dónde dejar. Se los compré”.

El siguiente paso fue asociarse con esos mismos sellos de capa caída y empezar a importar discos desde el extranjero. Las disqueras compraban los álbumes, se lo vendían a Santos y él a su vez lo comercializaba entre las tiendas de todo Chile. Hoy abastece a cerca de 250 negocios del país.
 

Confesiones de un coleccionista (y vendedor) de vinilos: “Siempre trato de tener música distinta, pero Dark Side of the Moon no puede faltar en mi catálogo”

Entre sus aciertos está haber importado los vinilos de los grandes clásicos del rock argentino, de Soda Stereo a Charly García, los que por lejos figuran en la actualidad entre los más vendidos de la escena nacional. En sus aposentos también figuran cientos de discos de Pink Floyd, The Beatles, The Rolling Stones o Talking Heads, los que le llegan en barco desde destinos como Inglaterra o Estados Unidos. Caminando en su depósito subterráneo, te topas con colecciones abundantes de David Bowie, Bob Dylan o de las instituciones insoslayables del jazz y la música brasileña.

Pero Santos anhelaba algo más: empezar a vender discos chilenos. De esa manera, también en asociación con casas disqueras, empezaron a fabricar en el extranjero vinilos de Los Jaivas, Los Prisioneros, Tiro de Gracia, Los Tetas y Makiza. En los años recientes, parte importante de la reedición en vinilo de ese material ha tenido su germen en los cuarteles generales de Santos.

A eso se sumó otro hito sustancial: a partir de 2015 se instaló en el país la primera máquina que fabrica vinilos, luego que tales fábricas cerraran a principios de los años 80. Se trata de la firma Selknam, que hace un tiempo ganó un financiamiento de Corfo para simplemente ser intermediario entre músicos locales que querían editar en vinilo y empresas foráneas que ofrecían el servicio. Pero, advirtiendo el interés, una compañía de Estados Unidos les ofreció derechamente venderles una máquina para que pudieran hacer lo mismo en Chile.

Aunque empezaron de forma muy incipiente, hoy han escalado como un actor importante de la industria. Ya cuentan con otras dos máquinas -adquiridas en Bolivia- y trabajan en conjunto con Punto Musical para distribuir sólo elepés de artistas chilenos. En el último tiempo han editado títulos de Manuel García, Joe Vasconcellos, Saiko, Nano Stern, Denise Rosenthal y Cecilia Echenique, pero el más llamativo ha sido una nueva edición de Corazones, de Los Prisioneros, en un vinilo completamente rojo. O sea, Corazones rojos. Salió a fines del año pasado y ha sido un éxito de ventas. Por cada trabajo local, fabrican entre 500 a mil ejemplares.

KXMTR3CRMZBFZJAJE77SEVRBVA.jpeg

Las máquinas de la fábrica Selknam.

Diego Illi, ingeniero de sonido y gerente general de Selknam, cuenta que hace unos años todo el proceso de fabricación de un vinilo nacional -desde la concepción del diseño hasta su llegada a tiendas- podía demorar entre dos a tres meses. Sin embargo, hoy la demanda es mucho más alta y, por los tiempos de espera, puede llegar a tardar entre ocho y diez meses. “Tenemos una avalancha de pedidos, por eso tuvimos que sumar otras dos máquinas. La idea es mantener el estándar y que suene excelente, por eso el trabajo es tan exhaustivo y cada vez le introducimos más mejoras. Estamos respondiendo a las necesidades del mercado, donde la gente está consumiendo muchos artistas chilenos”, asegura.

En efecto, cuando Santos revisa los discos que más le han solicitado las tiendas en 2021, los dos primeros son de Los Prisioneros. A priori, no es descabellado postular que los vinilos del trío son los más vendidos en el país, sumando todos los artistas, por sobre emblemas como The Beatles o Queen.

JHFTCGWUYFCF5IQ6GCJSHXLHTI.jpeg

Pero más allá de nombres en particular, los dueños de locales reafirman en general la tesis de Santos e Illi en torno a un circuito en agitado crecimiento y ebullición, apuntalado por los dos años de crisis sanitaria. El mismo mapa de las disquerías ofrece un ejemplo elocuente: de 27 tiendas tanto físicas como virtuales que funcionaban a mediados de 2020, hoy el número se ha extendido a cerca de 40 sólo en la capital. Están las más reconocibles, como Sonar, Funtracks, Billboard, Respect, Al Toque Records, Kali Yuga Distro, Lugar sin límites, La Caverna, Vinilos por Mayor, Needle o las del persa Bío Bío -todas atendiendo desde un espacio presencial-, hasta otras que se han consagrado en el universo digital, como Vinilos Cult, Vinilo Garage, Vinilos de Alta Gama, S Vinilos, Llegando los Monos y Discos Vinilos Progresivos.

Martín Pávez, de Vinilos por mayor -funcionando tanto en web como en el Barrio Italia- es aún más entusiasta y fija en un 200% el aumento de ventas en su caso durante la pandemia. “La gente tuvo mayor interés en ver novedades vía web. Además, la gente que consume cultura, no podía salir a comprar nada”. Francisco Martínez, de Needle, cifra en un 50% la escalada de la compra de vinilos en su tienda: “Lo que más influyó fue la pandemia. Hizo que todas las cosas de mejorar la experiencia de estar en casa subieran mucho, entonces no fueron sólo los discos, sino también los tornamesas, los parlantes, accesorios”. Carlos Melo, de Respect, lo secunda: “Todo lo que se invertía en tocatas, en el encierro empezó a irse hacia los discos”.

Jaime Atenas es saxofonista del grupo Congreso y posee su tienda Vinilos Cult hace cerca de una década, lo que le da pie para un diagnóstico más amplio: el interés por el acetato ya venía en alza, por motivos románticos y de nostalgia, por lo que el confinamiento sólo vino a materializar la curva ascendente. “Antes nos juntábamos en algunas ferias a compartir y ahora lo vemos como algo que se hizo mucho más amplio y real”, califica.

Pablo Gutiérrez de Vinilo Garage también celebra las buenas cifras a nivel de ventas que se dieron durante los instantes más duros de la pandemia (“había más recursos para invertir en ocio”, complementa), aunque dice que la reapertura que se vive desde hace unos meses ha diversificado muchos más el negocio, por lo que algunas tiendas eventualmente pueden haber empezado a bajar sus volúmenes.

Aún más tajante es Víctor Vega, de Sonar, quien asegura que en los últimos años las ventas se han mantenido y que incluso han bajado un poco, incluso tomando en cuenta el formato online, lo que en el caso de ellos no los ha hecho subir los montos.

Como fuere, el vinilo gira, se mueve, se discute y se disfruta como nunca antes. Héctor Santos lleva casi 60 años mirando esa figura e incluso se atreve a decir que no tiene artistas favoritos: para dedicarse a este rubro, te tiene que gustar todo. Lo que sí, hay algo en él que no merece discusiones: según apunta, la música es el más grande de los hobbies y de las pasiones. Flanqueado por miles de discos que esperan salir a las tiendas, en un reducto bajo tierra que pocos saben que existe, es difícil argumentar en sentido contrario.

 

  • Tri Amp: Bajos: 2x ICEpower 125ASX2 mono 1.000W > Medios: Infineon Audamp24 GaN SINGLE-ENDED +Pre Nutube B1 by Nelson Pass>AMP Agudos: Infineon  IRAUDAMP21 Mosfet
  • Drivers OB Híbrido:  Bajos: DA RSS265hf-4 10" > Medios: SEAS A26RE4 10" > Agudos: Heil AMT ESS Large.
  • Otros: Crossover Activo RANE AC23  XO Digital Dbx Driverack Pa2 > DSP SONARWORKS >  DAC Gustard x16 MQA> > Chromecast Audio > NUC >TT DENON + NAGAOKA MP101+ PJ S 
  • AMP Audifonos: Burson Soloist SL MK2 >  Sennheiser 6xx >Fidelio X2HR
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

  • Mr_oD changed the title to El Zar de los vinilos en Chile (Excelente nota de la tercera, debes leerla!)

Esta bueno el artículo. Interesante la historia de Punto Musical y su dueño.

Por casualidad, alguien sabe cómo sonarán las producciones nacionales de Selknam? Qué tal será la calidad de esos vinilos impresos made in  Chile?

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

 

Esta bueno el artículo. Interesante la historia de Punto Musical y su dueño.

Por casualidad, alguien sabe cómo sonarán las producciones nacionales de Selknam? Qué tal será la calidad de esos vinilos impresos made in  Chile?

Los de los Prisionero suenan ATR, finalmente usan los master originales, ya sean análogos o digitales. Hoy (aclaro que soy tienda de vinilos) me atrevo a recomendar las reediciones.

 

Compra sin drama, Makiza, Los Prisioneros, Los Tres suenan bien.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

 

Los de los Prisionero suenan ATR, finalmente usan los master originales, ya sean análogos o digitales. Hoy (aclaro que soy tienda de vinilos) me atrevo a recomendar las reediciones.

 

Compra sin drama, Makiza, Los Prisioneros, Los Tres suenan bien.

Gracias Patricio por la info!!!! 
PD: Manda listado por ws 😉

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

Lei la nota antes de ver este post, es grato saber que hay un guardian del legado historico musical..... Y si, seria interesante ver que hay y a que precio lo deje ir.

For the Movies: Sony KDL-40HX755 - Sony BDP-S360 + AQ Pearl HDMI + Monster THX i100 - Pioneer DV-383 - Philips HMP5000 - AppleTV + AOC HDMI - Panasonic PV-8450

For the Music: Q Acoustics 2050i + QED Revelation - NAD C326BEE + AQ RCA Jumpers - NAD M5 + Tara Labs RSC Prime M2 - NAD C545BEE + NAD D1050 + AQ G-Snake - Apple iPod Classic 5Gen 80 Gb & Apple iPod Classic 7Gen 160 Gb + NAD IPD-2 + AQ G-Snake - Sony MDS-JB940QS + Monster Optical - NAD C426 + Cambridge Audio 500 Series RCA - Technics RS-BX606 + 2x Monster 200i - Technics SL-1200MK2 + Ortofon 2M Red + Pro-Ject Phono Box S + Ecosse The Best Boy.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

De la nota no me parece que tenga una buena colección no menos tesoros, lo que tiene es una bodega con los discos nuevos para vender que son los típicos que ofrecen las tiendas chilenas, que en general se diferencian en algunos usados e importaciones directas pero el grueso del stock se nota que es de un único proveedor.

No deja de ser atr la historia…solo comentó por un par de post anteriores.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

 

De la nota no me parece que tenga una buena colección no menos tesoros, lo que tiene es una bodega con los discos nuevos para vender que son los típicos que ofrecen las tiendas chilenas, que en general se diferencian en algunos usados e importaciones directas pero el grueso del stock se nota que es de un único proveedor.

No deja de ser atr la historia…solo comentó por un par de post anteriores.

De un parr de fotos desenfocadas llegas a la conclusión que todo el stuck es de un único proveedor …? 

Editado por ClassAmp
Corrección palabra : “desenfocadas”
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

De un parr de fotos desenfocadas llegas a la conclusión que todo el stuck es de un único proveedor …? 

No, que te hace pensar eso? De revisar el stock en las webs de las tiendas, en la mayoría de repite el grueso de la oferta, has el ejercicio…en la cuarentena vitrinie todas las que tenían stock online o mandaban listado

 

De hecho creo hice el comentario acá en su momento, a ver si lo encuentro (puede haber sido en el chat de whassap eso si)

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

 

No, que te hace pensar eso? De revisar el stock en las webs de las tiendas, en la mayoría de repite el grueso de la oferta, has el ejercicio…en la cuarentena vitrinie todas las que tenían stock online o mandaban listado emoji2.png

 

De hecho creo hice el comentario acá en su momento, a ver si lo encuentro (puede haber sido en el chat de whassap eso si)

Hay un dato importante en la nota, el caballero compró todo el stock de las disqueras en el memento que nadie los quería y que estaban catalogados como "basura", quizás que encontró ahí y que debe tener guardados. Yo he ido a sus tiendas, trabajo a 4 cuadras de la casa matriz, y realmente tiene un montón de cosas, principalmente nuevas, eo si, no me dejaron entrar a sus bodegas, jejejeje

  • Upvote 1
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

  • 2 months later...

KXMTR3CRMZBFZJAJE77SEVRBVA.jpeg

hola a todos, por lo que veo en la foto, "Selknam Pressing" que es el nuevo nombre de "Libre Records" (los empresarios que compraron maquinas para instalar la primera fabrica de vinilos chilena despues que cerraran las ultimas a principios de los 80s), compraron equipamiento para "cortar" o "masterizar vinilo" que es basicamente tomar la fuente analoga o digital para cortar el vinilo maestro para hacer los estampadores. Lo que yo sabia, es que en un principio cuando abrieron (2015/2016) solo trabajaban estampando los vinilos mas no haciendo el corte o mastering.

Todo lo anterior lo comento porque tuve en mis manos el vinilo 2021 de los Prisioneros "Corazones" en version rojo traslucido y cerca de la etiqueta se lee "1-1-1 CAPITOL JAX 4C CDP7-42365 JVC 1S" que basicamente es el codigo que viene en el CD USA de 1990. Lo cual deja claro que el vinilo rojo o los que dicen "universal music 2021" en la contraportada, fueron cortados con ese CD americano como fuente y fabricados en Chile en Selknam.

Yo tengo mi propia opinion sobre el sonido del vinilo version 2011 (que se lee claramente HL en el vinilo) y era fabricado en Optimal Europa. Para los entendidos, "HL" son la iniciales del nombre de un ingeniero de sonido que trabaja en corte de vinilos en Europa, no recuerdo el pais, pero es bien cotizado porque hay hasta vinilos de artistas importantes hechos por el.

Entonces, lo que quiero decir que hay diferencias en esos vinilos, ya que las versiones 2021 fueron cortadas y estampadas en Chile. No digo q sean malas, solo digo que hay una diferencia clara.

para mas info, buscar en Discogs

https://www.discogs.com/es/release/21387799-Los-Prisioneros-Corazones

saludos!

PD: ahora encontre el link al perfil de "HL"

https://www.discogs.com/es/artist/4567417-Heino-Leja

 

Editado por ultra-vinilo
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Invitado
Responder en este tema...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

×
×
  • Crear Nuevo...