Saltar al contenido
Pegar imágenes en el foro, mediante equipos móviles ×
Unos pocos cambios... ×

Expresate, di lo que quieras ¡¡¡¡¡¡


samadhi

Recommended Posts

hace 4 horas, deinofero dijo:

sipo, típico de un sector entre medio radical o bien radical, así que informarse requiere cierta capacidad de filtrar lo que se acepta como verídico

también figuran fotos y un video creo que unos tipos en camioneta iniciando fuego, pero si bien las imágenes son ciertas, corresponden a otro momento y lugar

Más allá de las conspiraciones, de no creer!!

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

1 hour ago, rondrigot dijo:

Más allá de las conspiraciones, de no creer!!

 

si, pero no conozco bien las circunstancias.. supongo que ya se va a ir esclareciendo. de todos modos, es logico que tienes que estar actualizado dado el escenario.

creo que no había sentido tanto calor, comprobado tanto calor antes.. combinado con viento,, fatal; temperaturas sobre 30g, humedad menos de 30%, vientos de mas de 30kh

supongo que hay que acostumbrarse a fenómenos mas extremos. lo que va a exigir capacidades de respuesta extraordinarias.

"Los que más han amado al ser humano le han hecho siempre el máximo daño. Han exigido de él lo imposible, como todos los amantes."

F. Nietzsche

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

eso si, la desinformación, especialmente en estas circunstancias la encuentro muy baja, como que se supera a si misma en la mierda.

"Los que más han amado al ser humano le han hecho siempre el máximo daño. Han exigido de él lo imposible, como todos los amantes."

F. Nietzsche

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

Tiempo atrás publique acá un articulo sobre la desinformación, asumo que nadie lo leyó.

 

Cartel

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

hace 2 horas, funkyto dijo:

Tiempo atrás publique acá un articulo sobre la desinformación, asumo que nadie lo leyó.

Yo creí que estabas desinformando.... 🤣

Editado por rondrigot
  • Haha 1
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

Jajaja

Desinformación

Normalmente es una de las argucias de la agnotología y suele estar presente en los medios de comunicación,5 pero estos no son los únicos medios por los cuales se puede manifestar una desinformación. Puede darse en países, sectas religiosas, gobiernos que no acatan medios de oposición o extranjeros (dictaduras o tiranías), naciones en guerra que ocultan información, etc. La desinformación tiene formas muy variadas de manifestarse en el panorama mediático, hecho que obliga a la sociedad a estar alerta en todo momento para evitar la propagación de este fenómeno.

Historia[editar]

220px-Ion_Mihai_Pacepa_1975cr.jpg
El ex alto funcionario de la policía secreta rumana Ion Mihai Pacepa expuso la historia de la desinformación en su libro Disinformation.

Su origen data de 1923, momento en que la desinformación fue utilizada como arma táctica, cuando Józef Unszlicht, vicepresidente del GPU, solicitó la creación de “una oficina especial de desinformación para realizar operaciones de inteligencia activas”, como petición personal. Esta organización fue precursora en la Unión Soviética6 en nombrar este término para sus tácticas de inteligencia. A raíz de este momento, se utilizó la desinformación como una táctica que se ejecutaría en la guerra política soviética. Aparece por primera vez en el diccionario de la lengua rusa de S. Ojegov en 1949, descrita como “la acción de inducir a error mediante el uso de informaciones falsas”. Este término se populariza en 1980, cuando un agente de la Dirección de Surveillance du Territoire (DST) amplía la difusión a las técnicas del Comité para la Seguridad del Estado, en el juicio contra el comentarista Pierre Charles Pathé.

Según el Oxford Dictionaries, la palabra inglesa disinformation, traducida del ruso desinformatsiya,7 comenzó a usarse en la década de 1950.8 Durante el período más activo de la Guerra Fría, la táctica fue utilizada por múltiples agencias de inteligencia, además de la KGB, como el Servicio Secreto de Inteligencia británico y la CIA estadounidense.9

Procedimientos[editar]

La desinformación está basada en distintos procedimientos retóricos tales como la presuposición, la mentira, el uso de bulos y falacias, la sobreinformación, la generalización y el oscurantismo.

Por parte de la publicidad pública de un régimen político, generalmente organizada por un spin doctor por medio de los mecanismos de la ingeniería social, o de la publicidad privada o por medio de engaños o bulos (en inglés, hoaxes), filtraciones interesadas o rumores,10 "sondeos", estadísticas alteradas o estudios científicos presuntamente imparciales, pero pagados por las empresas o corporaciones económicas interesadas, uso de "globos sonda" o afirmaciones no autorizadas para inspeccionar los argumentos adversos que pueda suscitar una medida y anticipar respuestas y uso de medios no independientes o financiados en parte por quien divulga la noticia o con periodistas sin contrato fijo y, por tanto, sin opinión autorizada, o por apropiación o manipulación o creación de supuestos movimientos populares (astroturfing). Un tipo particular de desinformación es la contrainformación estatal.

La desinformación se realiza a través de diversos procedimientos retóricos como demonización, astroturfing, oscurecimiento, esoterismo, presuposición, uso de falacias, mentira, omisión, sobreinformación, descontextualización, negativismo, generalización, especificación, analogía, metáfora, eufemismo, desorganización del contenido, uso del adjetivo disuasivo, etc.

Investigaciones académicas demuestran que la desinformación se convierte en creencias personales cuando la audiencia internaliza la desinformación de manera antagónica2. Es decir, los conflictos de identidad sirven como vehículo para circular desinformación cuando la audiencia toma parte en los llamados debates o guerras culturales2. En la medida que se entreteje con proyectos de identidad de grupo, la desinformación se solidifica como creencia personal.

A continuación se explican algunos de los procedimientos propios de la desinformación:

Demonización[editar]

La demonización o satanización es la técnica retórica e ideológica de desinformación o alteración de hechos y descripciones (próxima a la inversa sacralización, o al victimismo) que consiste en presentar a entidades políticas, étnicas, culturales o religiosas, etc., como malas y nocivas. Es una forma de posicionarse positivamente respecto a esas entidades (llamar demonio al otro "diviniza" y hace tan indiscutible como un Dios a quien lo hace) para justificarse, por omisión, un trato político, militar o social mejor, o atribuir maldad a lo que sencillamente es distinto.

La demonización o satanización consiste pues en relacionar la opinión contraria con el mal, de forma que la propia opinión quede ennoblecida o glorificada. Hablar del opuesto como de un demonio nos convierte a nosotros en ángeles. Si convertimos a nuestro oponente en villano, nosotros seremos el héroe. Se trata ante todo de convencer con sentimientos y no con razones a la gente, habitualmente una mayoría, que se convence más con sentimientos que con razones. Habitualmente se emplea en defensa de intereses económicos o políticos.

Adjetivos disuasivos[editar]

Algunas palabras y expresiones no admiten réplica ni razonamiento lógico: son los llamados adjetivos disuasivos, contundentes y negativistas. Para ello se utiliza la polaridad, un concepto lingüístico y semántico por el cual las palabras negativas atraen por concordancia otras palabras negativas en el sintagma de negación.

Es una característica muy propia del lenguaje utilizado por algunos políticos, definida como el uso de calificativos que pretenden el descrédito del oponente, pero que terminan siendo una logomaquia, esto es, la abundancia de palabras vacuas que dejan escapar las ideas.

Ejemplo de esta técnica de desinformación son los adjetivos: incuestionable, inquebrantable, inasequible, insoslayable, indeclinable y consustancial. Su maximalismo sirve para remachar cualquier discurso y crear una atmósfera irrespirable de monología. Además, según Noam Chomsky, muchas de estas palabras suelen atraer otros elementos en cadena formando lexías pleonásticas: adhesión inquebrantable, inasequible al desaliento (incorrecto, ya que inasequible significa inalcanzable, inconseguible),11 deber insoslayable, turbios manejos, legítimas aspiraciones, absolutamente imprescindible o lexías redundantes como totalmente lleno o absolutamente indiscutible, inaceptable o inadmisible.

Misticismo[editar]

La mística (del verbo griego myein, «encerrar», de donde mystikós, «cerrado, arcano o misterioso») designa un tipo de experiencia muy difícil de alcanzar en que se llega al grado máximo de unión del alma a lo Sagrado durante la existencia terrenal. Se da en las religiones monoteístas (zoroastrismo, judaísmo, cristianismo, islam), así como en algunas politeístas (hinduismo) y en religiones no teístas (budismo), donde se identifica con un grado máximo de perfección y conocimiento.

El esoterismo es la tendencia al enigma y al oscurantismo en la expresión sibilina, ambigua, enredada y cercana a razones que no atan ni desatan o bernardinas, así que cualquier interpretación es plausible y por tanto errada. Se suprime cualquier conclusión lógica y se deja el poder de interpretación en manos de quien está y las posiciones en que estaban sin iniciar ningún camino y negando toda posible evolución o pensamiento.

Es habitual entre los políticos hablar de las reglas del juego, pero nadie dice cuáles son; también se habla del marco institucional si bien nadie ha descrito ese marco; tampoco existe quien lleve el árbol genealógico de las llamadas familias políticas. Es frecuente el alargamiento de las construcciones verbales en forma de perífrasis verbales paralizantes y fatigosas construcciones pasivas analíticas. Se usa además la hipérbole, la dilogía o disemia, la eufonía, el pleonasmo, la perífrasis y el énfasis (dar a entender más de lo que se dice) recurriendo a hiperónimos.

Las palabras del político abusan del léxico abstracto, toman segundos acentos enfáticos al principio o en los prefijos y se alargan mediante procedimientos inútiles de derivación: ejercitar por ejercer, complementar por completar, señalizar por señalar, metodología por método, problemática por problema. Son característicos los verbos ‘ampliados’ viciosamente con el sufijo –izar, como judicializar por encausar, criminalizar por incriminar, concretizar por concretar, sectorializar, potencializar, institucionalizar, funcionalizar, instrumentalizar, racionalizar, desdramatizar, ideologizar, sobredesideologizar, objetivizar. Algunos llaman a este frenesí por alargar las palabras sesquipedalismo.

Otros artificios de retórica desinformativa[editar]

  • Adulación: Uso de interpelaciones agradables, en ocasiones inmoderadamente, con la intención de convencer al receptor: "Usted es muy inteligente, debería estar de acuerdo con lo que le digo".
  • Apelación a la autoridad: citar a personajes importantes para sostener una idea, un argumento o una línea de conducta y ningunear otras opiniones.
  • Apelación al miedo: un público que tiene miedo está en situación de receptividad pasiva y admite más fácilmente cualquier tipo de indoctrinación o la idea que se le quiere inculcar; se recurre a sentimientos instalados en la psicología del ciudadano por prejuicios escolares y de educación, pero no a razones ni a pruebas.
  • Chivo expiatorio: lanzando anatemas de demonización sobre un individuo o un grupo de individuos, acusado de ser responsable de un problema real o supuesto, el propagandista puede evitar hablar de los verdaderos responsables y profundizar en el problema mismo.
  • Demanda de desaprobación o poner palabras en la boca de uno: relacionada con lo anterior, consiste en sugerir o presentar que una idea o acción es adoptada por un grupo adverso sin estudiarla verdaderamente. Sostener que en un grupo sostiene una opinión y que los individuos indeseables, subversivos, reprobables y despreciables la sostienen también. Eso predispone a los demás a cambiar de opinión.
  • Efecto acumulativo: intenta persuadir al auditorio de adoptar una idea insinuando que un movimiento de masa irresistible está ya comprometido en el sostenimiento de una idea, aunque es falso. Se da por sentada una idea mediante la falacia de la petición de principio. Esto es así porque todo el mundo prefiere estar siempre en el bando de los vencedores. Esta táctica permite preparar al público para encajar la propaganda. Es preferible juntar a la gente en grupos para eliminar oposiciones individuales y ejercer mayor coerción, principio de mercadotecnia o marketing que ejercen los vendedores.
  • Eslóganes: frases breves, fáciles de memorizar y reconocer, capaces de dejar huella en todos los espíritus, bien de forma positiva, bien de forma irónica: "Bruto es un hombre honrado".
  • Estereotipar o etiquetar': esta técnica utiliza los prejuicios y los estereotipos del auditorio para rechazar algo.
  • Eufemismo o deslizamiento semántico: reemplazar una expresión por otra para descargarla de todo contenido emocional y vaciarla de su sentido: "interrupción voluntaria del embarazo" por aborto inducido, "solución habitacional" por vivienda, "limpieza étnica" por matanza racista. Otros ejemplos, "daños colaterales" en vez de víctimas civiles, "liberalismo" en vez de capitalismo, "ley de la jungla" en vez de liberalismo, "reajuste laboral" en vez de despido, "solidaridad" en vez de impuesto, "personas con preferencias sexuales diferentes" en lugar de homosexuales, "personas con capacidades diferentes" en lugar de discapacitados y "relaciones impropias" en vez de adulterio.
  • Imprecisión intencional: se trata de referir hechos deformándolos o citar estadísticas sin indicar las fuentes o todos los datos. La intención es dar al discurso un contenido de apariencia científica sin permitir analizar su validez o su aplicabilidad.
  • Oscurecimiento: para no informar de algo desagradable para el poder, se reformula de forma que entenderlo cueste un trabajo que no se va a hacer; por ejemplo, en vez de decir que acaba de aumentar el paro a cuatro millones, se puede decir que la tasa de paro ha aumentado en menor proporción que la del mismo mes del año pasado.
  • Quidam: para ganar la confianza del auditorio, el propagandista emplea el nivel de lenguaje y las maneras y apariencias de una persona común. Por el mecanismo psicológico de la Proyección (psicología), el auditorio se encuentra más inclinado a aceptar las ideas que se le presentan así, ya que quien que se las presenta se le parece.
  • Redefinición y revisionismo: consiste en redefinir las palabras o falsificar la historia de forma partidista para crear una ilusión de coherencia.
  • Simplificación exagerada: generalidades usadas para contextualizar problemas sociales, políticos, económicos o militares complejos.
  • Testimonio: mencionar, dentro o fuera de contexto, casos particulares en vez de situaciones generales para sostener una política. Un experto o figura pública respetada, un líder en un terreno que no tiene nada que ver… etc. Se explota así la popularidad de ese modelo por contagio. Por ejemplo, una personalidad respetada entra en un partido político acusado de corrupción para aprovechar su reputación y contrarrestar la mala imagen del partido.
  • Transferencia: esta técnica sirve para proyectar cualidades positivas o negativas de una persona, entidad, objeto o valor (individuo, grupo, organización, nación, raza, patriotismo...) sobre algo para hacer esto más (o menos) aceptable mediante palancas emotivas.
  • Uso de generalidades y palabras-prestigio: las generalidades pueden provocar emoción intensa en el auditorio. El amor a la patria y el deseo de paz, de libertad, de gloria, de justicia, de honor y de pureza permiten asesinar el espíritu crítico del auditorio, pues el significado de estas palabras varía según la interpretación de cada individuo, pero su significado connotativo general es positivo y por asociación los conceptos y los programas del propagandista serán percibidos como grandiosos, buenos, deseables y virtuosos.
  • Astroturfing. se manipulan movimientos espontáneos populares para insuflarles un contenido ideológico, o se crean con esa apariencia para lograr esa función.

Desinformación como arma de guerra política[editar]

La desinformación encubierta es una comunicación de origen identificado falso, oral o escrita, que incluye información intencionadamente falsa, incompleta o desorientadora (frecuentemente combinada con información verdadera) que busca engañar,12 informar erróneamente y/o inducir al error al blanco objetivo. Se encuentra relacionado con la propaganda política. El blanco puede estar constituido por élites gubernamentales y no gubernamentales extranjeras, o audiencias masivas en el exterior.

Al no tener que sustentarse en la veracidad, las noticias e informaciones falsas pueden jugar en un terreno mucho más libre para impactar a quien las recibe. Esta combinación de novedad, indignación y sorpresa hace que sean compartidas de forma meteórica. Por ejemplo, durante la campaña electoral de Donald Trump en Estados Unidos en 2016, las 20 noticias falsas más populares tuvieron más interacción que las 20 noticias más populares de grandes medios.

El objetivo de la desinformación es hacer que el blanco crea en la veracidad del mensaje y consecuentemente actúe según los intereses de la nación que conduce la operación de desinformación. Esta técnica puede ser fomentada mediante rumores, falsificaciones, acciones políticas de manipulación, agentes de influencia, organizaciones y otros medios.

Si bien no podemos saber quién fue el primer ser humano en manipular la verdad, sí conocemos la historia de la oficina especial de desinformación que se creó en la Unión Soviética en el año 1923.[cita requerida] Uno de tantos ejemplos de uso de la desinformación como arma de guerra política, porque el poder de la palabra es enorme. Detrás de su fundación se encontraba Józef Unszlicht, el vicepresidente del Directorio Político Unificado del Estado (conocido también por sus siglas OGPU o GPU), del cual la KGB fue sucesora.

Este Directorio Político fue pionero en el uso de la desinformación como parte de su estrategia de inteligencia. Su objetivo era «inyectar» en la población datos engañosos que resultaran fáciles de creer. Desde aquel entonces, la guerra política soviética volvió a usar esta táctica [cita requerida]en su lista de medidas activas, donde también se contaron la manipulación de la prensa y la falsificación. De acuerdo con las declaraciones de un antiguo miembro de la policía secreta rumana, Ion Mihai Pacepa, la palabra la acuñó Iósif Stalin y la usó tanto en la Segunda Guerra Mundial13 como en la Guerra Fría.14 De acuerdo con diferentes fuentes históricas y lingüísticas, la palabra desinformación comenzó a volverse internacional en la década de los 50, y poco a poco esta táctica fue usada por otras agencias de inteligencia,15 como la CIA de Estados Unidos y el Servicio Secreto de Inteligencia de Reino Unido. Además, la desinformación también es un arma de campaña política usada de forma recurrente.

La desinformación como amenaza a las democracias[editar]

Según las conclusiones del estudio la Lucha contra las campañas de desinformación en el ámbito de la seguridad nacional: propuestas de la sociedad civil16, la desinformación es una amenaza para las democracias ya que puede destruir la confianza y la creencia en la posibilidad de establecer la verdad de los hechos, lo que es necesario para que las democracias funcionen. En la era de Internet y las nuevas tecnologías, la desinformación ha aumentado debido a la facilidad con la que se puede difundir y el difícil control de su veracidad. Esto ha permitido a países autoritarios utilizar la guerra híbrida para difundir propaganda y mentiras con el objetivo de socavar la confianza de la ciudadanía en sus democracias y debilitar su sistema político. Además, la polarización y el extremismo pueden ser fomentados por la desinformación y pueden socavar la convivencia y el consenso necesarios para el funcionamiento de una democracia.

La desinformación digital[editar]

Mientras que anteriormente la desinformación se encontraba vinculada principalmente con la manipulación de los medios de communicación tradicionales como televisión o radio, actualmente la desinformación circula por la manipulación de medios digitales, incluyendo plataformas digitales como YouTube.17 Con la llegada de Internet, los medios de comunicación se han digitalizado progresivamente y han dejado de ser los únicos con la capacidad de publicar información. Ahora, cualquier persona conectada a Internet puede generar y compartir contenido desde cualquier parte e instante del planeta con conexión. Ya no sólo los medios de comunicación y los periodistas son generadores de opinión e información, sino que esta acción ahora está al alcance de todo el mundo. La desinformación ha encontrado en internet y las redes sociales un amplificador provocado por los 'bots" y algoritmos informáticos que utilizan,17 además de otros factores, como puede ser el acceso sin control, el anonimato, la sobre abundancia de datos y la falta de regulación para publicar en Internet.18

¿Por qué la desinformación es tan atractiva para el ser humano?[editar]

La desinformación es un problema que siempre ha existido y que siempre existirá debido a que el principal problema se encuentra en la propia naturaleza del ser humano, es decir, en los procesos cognitivos, en el cerebro.

El cerebro es el órgano que procesa la información que le llega al ser humano y es la principal vulnerabilidad y fuente de debilidad frente a la desinformación. Este, es un órgano perezoso y limitado, que funciona por el principio de economía cognitiva, y constantemente tiende a construir una realidad sin poseer toda la información necesaria.

El cerebro es capaz de tomar decisiones continuamente, muchas de ellas de manera inconsciente, porque el medio así lo requiere. Además, muchas de estas decisiones tomadas están influenciadas por otros procesos psicológicos más básicos como pueden ser las emociones del momento o los miedos adquiridos.19

Las limitaciones de nuestros procesos cognitivos, la falta de información y la rapidez con la que el cerebro toma decisiones constantemente hacen que este recurra a simplificar y coger atajos mentales, lo que en la psicología se denomina heurísticos. Sin embargo, estos atajos llevan al ser humano a la equivocación, y cuando esto ocurre, aparecen los llamados sesgos cognitivos. Algunos de los sesgos cognitivos más conocidos y que intervienen en el proceso de la información y también de la desinformación son los siguientes: sesgo de confirmación, sesgo de grupo, sesgo de autoridad, sesgo de anclaje, sesgo de verdad ilusoria, sesgo de arrastre, sesgo de percepción selectiva.20

El papel que desempeñan los algoritmos informáticos y "bots" sociales[editar]

Al atractivo de la desinformación y a las facilidades que aportan las plataformas sociales y los algoritmos informáticos que utilizan para viralizar dicha desinformación, se une el creciente aumento de contenido generado automáticamente por “bots” sociales.

Las plataformas de medios sociales utilizan algoritmos para filtrar y priorizar el contenido de cada usuario basado en indicadores, como el comportamiento de visualización y las preferencias de contenido, provocando así una reacción emocional en el usuario. Estos algoritmos incluyen funciones matemáticas que, aplicadas a una masa de datos, son capaces de identificar y crear patrones, hábitos y preferencias de los usuarios, creando perfiles de comportamientos que permiten interferir en las decisiones del usuario.21

Al final y al cabo, el objetivo de estos algoritmos es mantener la atención del usuario promoviendo el sesgo de confirmación que el ser humano padece, mostrando información con la que coincide y creando una separación con aquella comunidad con un pensamiento diferente.22

En la actualidad, la alta dependencia cotidiana a los procesos informáticos promueve una amplia gama de influencia de los algoritmos. Además, el uso de patentes y la protección de los algoritmos, permite la ocultación de los verdaderos poderes e intereses de estos.23

Otra herramienta que se ha aprovechado del funcionamiento de estos algoritmos son los “bots” sociales. Estos “bots” buscan generar contenido automáticamente, en muchos casos de baja calidad o falso, que va destinado a aquellos perfiles de usuarios que tienen más probabilidad de viralizar dicha información. Estos bots también son usados para aumentar artificialmente los seguidores de una persona o para promocionar algún "hashtag" determinado, lo que genera un estado de opinión adulterado.22

La lucha contra la desinformación digital[editar]

Desinformación y Cámaras de Eco en Redes Sociales
La desinformación circula en redes sociales a través de controversias que causan polarización y la creación de cámaras de eco.2

La desinformación se ha convertido en un problema global que afecta a la sociedad en su conjunto. Es un fenómeno que se ha intensificado en los últimos años, debido al avance de la tecnología y la proliferación de las redes sociales. La lucha contra la desinformación requiere de una serie de medidas y mecanismos para prevenir, detectar y contrarrestar la propagación de información falsa y engañosa. A continuación, se describen algunos de los principales mecanismos y medidas que se han llevado a cabo para combatir la desinformación digital.

  • Educación y alfabetización digital: son fundamentales para prevenir la propagación de la desinformación. Es muy importante equipar a la ciudadanía de los conocimientos básicos sobre los estándares de producción y difusión de la información de calidad, verídica, legítima y fiable con el objetivo de diferenciarla de los contenidos falsos y engañosos. Además, la educación puede ayudar a las personas a comprender mejor cómo funcionan los medios de comunicación y las redes sociales, y a desarrollar una mayor comprensión de las consecuencias de la desinformación y poder mejorar la capacidad de gestión de la sobrecarga informativa.24
  • Verificación de la información: es un mecanismo clave para combatir la desinformación y reducir su propagación. Es necesario verificar el contenido y las imágenes, examinar el medio de comunicación, analizar el autor, comprobar las fuentes y gestionar los propios prejuicios que tiene uno mismo.25
  • Colaboración entre medios de comunicación, redes sociales y tecnologías: los medios de comunicación pueden proporcionar información precisa y verificada, mientras que las redes sociales pueden utilizar herramientas tecnológicas para predecir, detectar y eliminar la desinformación. Además, los medios de comunicación y las redes sociales pueden trabajar juntos para proporcionar información sobre temas de actualidad y concienciar a la sociedad sobre los peligros de la desinformación.
  • Regulación gubernamental: los gobiernos pueden promulgar leyes que exijan a los medios de comunicación y las redes sociales que proporcionen información precisa, transparente y verificada. Además, los gobiernos pueden trabajar para regular el uso de las redes sociales y otras plataformas, para evitar la propagación de información falsa. Es imprescindible que los mecanismos y medidas propuestas y establecidas para combatir la desinformación promuevan y protejan la libertad de expresión de las personas y la libertad de buscar, recibir y difundir información, tal y como establecen la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.26

Aunque actualmente no exista ninguna solución totalmente efectiva contra la desinformación, España está firmemente comprometida en esta lucha. Por ello, España trabaja, en el marco de la Unión Europea, para establecer procedimientos ágiles y efectivos para luchar contra ella.27

En el Consejo Europeo de diciembre de 2018 se estableció un Plan de Acción para una respuesta coordinada contra la desinformación.27

En marzo de 2019 se estableció un Sistema de Alerta Rápida (RAS) con puntos de contacto nacionales de los socios europeos, en el que España participa activamente. Este Sistema facilita la monitorización de las redes para detectar acciones de desinformación y el diseño de respuestas comunes.27

Complementariamente a las medidas impulsadas en coordinación con la Unión Europea, España lleva a cabo múltiples acciones en materia de lucha contra la desinformación a través de sus instituciones y ha establecido mecanismos de coordinación permanente entre los diferentes órganos de la Administración, entre los que destaca la Comisión Permanente de Lucha contra la Desinformación, establecida en marzo de 2019.27

 

Cartel

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

Uff! Es eso que hacen los medios de incomunicación?

Se bella ciu satore
Je notre so cafore
Je notre si cavore
Je la tu, la ti, la tua
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

"El día del gran debate, cuando llegue la realidad a arbitrar quién estaba en lo cierto, te pasará como hoy: igual que se burlan de tus razones porque estás en minoría se burlarán de tus derechos si no puedes defenderlos de una manera efectiva.

Será como en mi novela: el miedo se impondrá a cualquier consideración, y unos por supervivencia y otros por placer, impondrán la ley del “me da igual lo que dijiste. Hoy han cambiado las reglas”. Y será de nuevo la gran purga. La de los inocentes, los ingenuos, y los comeflores."

Javier Pérez

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

hace 23 horas, funkyto dijo:

Jajaja

Desinformación

55 idiomas
Herramientas
 
La desinformación1 es una campaña hostil en la que múltiples tipos de información y conocimiento (incluyendo juicios de valor, verdades, mentiras, verdades a medias, descontextualización y exageración) se usan como arma para manipular, explotar, o intensificar controversias con fines políticos, militares, o comerciales.23 Se refiere a información engañosa y malintencionada que intentar manipular las creencias, emociones y opiniones del público en general, y está relacionada estrechamente con la propaganda y las fake news. Según la UE, la desinformación es «la información verificablemente falsa o engañosa que se crea, presenta y divulga con fines lucrativos o para inducir a error deliberadamente a la población, y que puede causar un perjuicio público».4

Normalmente es una de las argucias de la agnotología y suele estar presente en los medios de comunicación,5 pero estos no son los únicos medios por los cuales se puede manifestar una desinformación. Puede darse en países, sectas religiosas, gobiernos que no acatan medios de oposición o extranjeros (dictaduras o tiranías), naciones en guerra que ocultan información, etc. La desinformación tiene formas muy variadas de manifestarse en el panorama mediático, hecho que obliga a la sociedad a estar alerta en todo momento para evitar la propagación de este fenómeno.

Historia[editar]

220px-Ion_Mihai_Pacepa_1975cr.jpg El ex alto funcionario de la policía secreta rumana Ion Mihai Pacepa expuso la historia de la desinformación en su libro Disinformation.

Su origen data de 1923, momento en que la desinformación fue utilizada como arma táctica, cuando Józef Unszlicht, vicepresidente del GPU, solicitó la creación de “una oficina especial de desinformación para realizar operaciones de inteligencia activas”, como petición personal. Esta organización fue precursora en la Unión Soviética6 en nombrar este término para sus tácticas de inteligencia. A raíz de este momento, se utilizó la desinformación como una táctica que se ejecutaría en la guerra política soviética. Aparece por primera vez en el diccionario de la lengua rusa de S. Ojegov en 1949, descrita como “la acción de inducir a error mediante el uso de informaciones falsas”. Este término se populariza en 1980, cuando un agente de la Dirección de Surveillance du Territoire (DST) amplía la difusión a las técnicas del Comité para la Seguridad del Estado, en el juicio contra el comentarista Pierre Charles Pathé.

Según el Oxford Dictionaries, la palabra inglesa disinformation, traducida del ruso desinformatsiya,7 comenzó a usarse en la década de 1950.8 Durante el período más activo de la Guerra Fría, la táctica fue utilizada por múltiples agencias de inteligencia, además de la KGB, como el Servicio Secreto de Inteligencia británico y la CIA estadounidense.9

Procedimientos[editar]

La desinformación está basada en distintos procedimientos retóricos tales como la presuposición, la mentira, el uso de bulos y falacias, la sobreinformación, la generalización y el oscurantismo.

Por parte de la publicidad pública de un régimen político, generalmente organizada por un spin doctor por medio de los mecanismos de la ingeniería social, o de la publicidad privada o por medio de engaños o bulos (en inglés, hoaxes), filtraciones interesadas o rumores,10 "sondeos", estadísticas alteradas o estudios científicos presuntamente imparciales, pero pagados por las empresas o corporaciones económicas interesadas, uso de "globos sonda" o afirmaciones no autorizadas para inspeccionar los argumentos adversos que pueda suscitar una medida y anticipar respuestas y uso de medios no independientes o financiados en parte por quien divulga la noticia o con periodistas sin contrato fijo y, por tanto, sin opinión autorizada, o por apropiación o manipulación o creación de supuestos movimientos populares (astroturfing). Un tipo particular de desinformación es la contrainformación estatal.

La desinformación se realiza a través de diversos procedimientos retóricos como demonización, astroturfing, oscurecimiento, esoterismo, presuposición, uso de falacias, mentira, omisión, sobreinformación, descontextualización, negativismo, generalización, especificación, analogía, metáfora, eufemismo, desorganización del contenido, uso del adjetivo disuasivo, etc.

Investigaciones académicas demuestran que la desinformación se convierte en creencias personales cuando la audiencia internaliza la desinformación de manera antagónica2. Es decir, los conflictos de identidad sirven como vehículo para circular desinformación cuando la audiencia toma parte en los llamados debates o guerras culturales2. En la medida que se entreteje con proyectos de identidad de grupo, la desinformación se solidifica como creencia personal.

A continuación se explican algunos de los procedimientos propios de la desinformación:

Demonización[editar]

La demonización o satanización es la técnica retórica e ideológica de desinformación o alteración de hechos y descripciones (próxima a la inversa sacralización, o al victimismo) que consiste en presentar a entidades políticas, étnicas, culturales o religiosas, etc., como malas y nocivas. Es una forma de posicionarse positivamente respecto a esas entidades (llamar demonio al otro "diviniza" y hace tan indiscutible como un Dios a quien lo hace) para justificarse, por omisión, un trato político, militar o social mejor, o atribuir maldad a lo que sencillamente es distinto.

La demonización o satanización consiste pues en relacionar la opinión contraria con el mal, de forma que la propia opinión quede ennoblecida o glorificada. Hablar del opuesto como de un demonio nos convierte a nosotros en ángeles. Si convertimos a nuestro oponente en villano, nosotros seremos el héroe. Se trata ante todo de convencer con sentimientos y no con razones a la gente, habitualmente una mayoría, que se convence más con sentimientos que con razones. Habitualmente se emplea en defensa de intereses económicos o políticos.

Adjetivos disuasivos[editar]

Algunas palabras y expresiones no admiten réplica ni razonamiento lógico: son los llamados adjetivos disuasivos, contundentes y negativistas. Para ello se utiliza la polaridad, un concepto lingüístico y semántico por el cual las palabras negativas atraen por concordancia otras palabras negativas en el sintagma de negación.

Es una característica muy propia del lenguaje utilizado por algunos políticos, definida como el uso de calificativos que pretenden el descrédito del oponente, pero que terminan siendo una logomaquia, esto es, la abundancia de palabras vacuas que dejan escapar las ideas.

Ejemplo de esta técnica de desinformación son los adjetivos: incuestionable, inquebrantable, inasequible, insoslayable, indeclinable y consustancial. Su maximalismo sirve para remachar cualquier discurso y crear una atmósfera irrespirable de monología. Además, según Noam Chomsky, muchas de estas palabras suelen atraer otros elementos en cadena formando lexías pleonásticas: adhesión inquebrantable, inasequible al desaliento (incorrecto, ya que inasequible significa inalcanzable, inconseguible),11 deber insoslayable, turbios manejos, legítimas aspiraciones, absolutamente imprescindible o lexías redundantes como totalmente lleno o absolutamente indiscutible, inaceptable o inadmisible.

Misticismo[editar]

La mística (del verbo griego myein, «encerrar», de donde mystikós, «cerrado, arcano o misterioso») designa un tipo de experiencia muy difícil de alcanzar en que se llega al grado máximo de unión del alma a lo Sagrado durante la existencia terrenal. Se da en las religiones monoteístas (zoroastrismo, judaísmo, cristianismo, islam), así como en algunas politeístas (hinduismo) y en religiones no teístas (budismo), donde se identifica con un grado máximo de perfección y conocimiento.

El esoterismo es la tendencia al enigma y al oscurantismo en la expresión sibilina, ambigua, enredada y cercana a razones que no atan ni desatan o bernardinas, así que cualquier interpretación es plausible y por tanto errada. Se suprime cualquier conclusión lógica y se deja el poder de interpretación en manos de quien está y las posiciones en que estaban sin iniciar ningún camino y negando toda posible evolución o pensamiento.

Es habitual entre los políticos hablar de las reglas del juego, pero nadie dice cuáles son; también se habla del marco institucional si bien nadie ha descrito ese marco; tampoco existe quien lleve el árbol genealógico de las llamadas familias políticas. Es frecuente el alargamiento de las construcciones verbales en forma de perífrasis verbales paralizantes y fatigosas construcciones pasivas analíticas. Se usa además la hipérbole, la dilogía o disemia, la eufonía, el pleonasmo, la perífrasis y el énfasis (dar a entender más de lo que se dice) recurriendo a hiperónimos.

Las palabras del político abusan del léxico abstracto, toman segundos acentos enfáticos al principio o en los prefijos y se alargan mediante procedimientos inútiles de derivación: ejercitar por ejercer, complementar por completar, señalizar por señalar, metodología por método, problemática por problema. Son característicos los verbos ‘ampliados’ viciosamente con el sufijo –izar, como judicializar por encausar, criminalizar por incriminar, concretizar por concretar, sectorializar, potencializar, institucionalizar, funcionalizar, instrumentalizar, racionalizar, desdramatizar, ideologizar, sobredesideologizar, objetivizar. Algunos llaman a este frenesí por alargar las palabras sesquipedalismo.

Otros artificios de retórica desinformativa[editar]

  • Adulación: Uso de interpelaciones agradables, en ocasiones inmoderadamente, con la intención de convencer al receptor: "Usted es muy inteligente, debería estar de acuerdo con lo que le digo".
  • Apelación a la autoridad: citar a personajes importantes para sostener una idea, un argumento o una línea de conducta y ningunear otras opiniones.
  • Apelación al miedo: un público que tiene miedo está en situación de receptividad pasiva y admite más fácilmente cualquier tipo de indoctrinación o la idea que se le quiere inculcar; se recurre a sentimientos instalados en la psicología del ciudadano por prejuicios escolares y de educación, pero no a razones ni a pruebas.
  • Chivo expiatorio: lanzando anatemas de demonización sobre un individuo o un grupo de individuos, acusado de ser responsable de un problema real o supuesto, el propagandista puede evitar hablar de los verdaderos responsables y profundizar en el problema mismo.
  • Demanda de desaprobación o poner palabras en la boca de uno: relacionada con lo anterior, consiste en sugerir o presentar que una idea o acción es adoptada por un grupo adverso sin estudiarla verdaderamente. Sostener que en un grupo sostiene una opinión y que los individuos indeseables, subversivos, reprobables y despreciables la sostienen también. Eso predispone a los demás a cambiar de opinión.
  • Efecto acumulativo: intenta persuadir al auditorio de adoptar una idea insinuando que un movimiento de masa irresistible está ya comprometido en el sostenimiento de una idea, aunque es falso. Se da por sentada una idea mediante la falacia de la petición de principio. Esto es así porque todo el mundo prefiere estar siempre en el bando de los vencedores. Esta táctica permite preparar al público para encajar la propaganda. Es preferible juntar a la gente en grupos para eliminar oposiciones individuales y ejercer mayor coerción, principio de mercadotecnia o marketing que ejercen los vendedores.
  • Eslóganes: frases breves, fáciles de memorizar y reconocer, capaces de dejar huella en todos los espíritus, bien de forma positiva, bien de forma irónica: "Bruto es un hombre honrado".
  • Estereotipar o etiquetar': esta técnica utiliza los prejuicios y los estereotipos del auditorio para rechazar algo.
  • Eufemismo o deslizamiento semántico: reemplazar una expresión por otra para descargarla de todo contenido emocional y vaciarla de su sentido: "interrupción voluntaria del embarazo" por aborto inducido, "solución habitacional" por vivienda, "limpieza étnica" por matanza racista. Otros ejemplos, "daños colaterales" en vez de víctimas civiles, "liberalismo" en vez de capitalismo, "ley de la jungla" en vez de liberalismo, "reajuste laboral" en vez de despido, "solidaridad" en vez de impuesto, "personas con preferencias sexuales diferentes" en lugar de homosexuales, "personas con capacidades diferentes" en lugar de discapacitados y "relaciones impropias" en vez de adulterio.
  • Imprecisión intencional: se trata de referir hechos deformándolos o citar estadísticas sin indicar las fuentes o todos los datos. La intención es dar al discurso un contenido de apariencia científica sin permitir analizar su validez o su aplicabilidad.
  • Oscurecimiento: para no informar de algo desagradable para el poder, se reformula de forma que entenderlo cueste un trabajo que no se va a hacer; por ejemplo, en vez de decir que acaba de aumentar el paro a cuatro millones, se puede decir que la tasa de paro ha aumentado en menor proporción que la del mismo mes del año pasado.
  • Quidam: para ganar la confianza del auditorio, el propagandista emplea el nivel de lenguaje y las maneras y apariencias de una persona común. Por el mecanismo psicológico de la Proyección (psicología), el auditorio se encuentra más inclinado a aceptar las ideas que se le presentan así, ya que quien que se las presenta se le parece.
  • Redefinición y revisionismo: consiste en redefinir las palabras o falsificar la historia de forma partidista para crear una ilusión de coherencia.
  • Simplificación exagerada: generalidades usadas para contextualizar problemas sociales, políticos, económicos o militares complejos.
  • Testimonio: mencionar, dentro o fuera de contexto, casos particulares en vez de situaciones generales para sostener una política. Un experto o figura pública respetada, un líder en un terreno que no tiene nada que ver… etc. Se explota así la popularidad de ese modelo por contagio. Por ejemplo, una personalidad respetada entra en un partido político acusado de corrupción para aprovechar su reputación y contrarrestar la mala imagen del partido.
  • Transferencia: esta técnica sirve para proyectar cualidades positivas o negativas de una persona, entidad, objeto o valor (individuo, grupo, organización, nación, raza, patriotismo...) sobre algo para hacer esto más (o menos) aceptable mediante palancas emotivas.
  • Uso de generalidades y palabras-prestigio: las generalidades pueden provocar emoción intensa en el auditorio. El amor a la patria y el deseo de paz, de libertad, de gloria, de justicia, de honor y de pureza permiten asesinar el espíritu crítico del auditorio, pues el significado de estas palabras varía según la interpretación de cada individuo, pero su significado connotativo general es positivo y por asociación los conceptos y los programas del propagandista serán percibidos como grandiosos, buenos, deseables y virtuosos.
  • Astroturfing. se manipulan movimientos espontáneos populares para insuflarles un contenido ideológico, o se crean con esa apariencia para lograr esa función.

Desinformación como arma de guerra política[editar]

La desinformación encubierta es una comunicación de origen identificado falso, oral o escrita, que incluye información intencionadamente falsa, incompleta o desorientadora (frecuentemente combinada con información verdadera) que busca engañar,12 informar erróneamente y/o inducir al error al blanco objetivo. Se encuentra relacionado con la propaganda política. El blanco puede estar constituido por élites gubernamentales y no gubernamentales extranjeras, o audiencias masivas en el exterior.

Al no tener que sustentarse en la veracidad, las noticias e informaciones falsas pueden jugar en un terreno mucho más libre para impactar a quien las recibe. Esta combinación de novedad, indignación y sorpresa hace que sean compartidas de forma meteórica. Por ejemplo, durante la campaña electoral de Donald Trump en Estados Unidos en 2016, las 20 noticias falsas más populares tuvieron más interacción que las 20 noticias más populares de grandes medios.

El objetivo de la desinformación es hacer que el blanco crea en la veracidad del mensaje y consecuentemente actúe según los intereses de la nación que conduce la operación de desinformación. Esta técnica puede ser fomentada mediante rumores, falsificaciones, acciones políticas de manipulación, agentes de influencia, organizaciones y otros medios.

Si bien no podemos saber quién fue el primer ser humano en manipular la verdad, sí conocemos la historia de la oficina especial de desinformación que se creó en la Unión Soviética en el año 1923.[cita requerida] Uno de tantos ejemplos de uso de la desinformación como arma de guerra política, porque el poder de la palabra es enorme. Detrás de su fundación se encontraba Józef Unszlicht, el vicepresidente del Directorio Político Unificado del Estado (conocido también por sus siglas OGPU o GPU), del cual la KGB fue sucesora.

Este Directorio Político fue pionero en el uso de la desinformación como parte de su estrategia de inteligencia. Su objetivo era «inyectar» en la población datos engañosos que resultaran fáciles de creer. Desde aquel entonces, la guerra política soviética volvió a usar esta táctica [cita requerida]en su lista de medidas activas, donde también se contaron la manipulación de la prensa y la falsificación. De acuerdo con las declaraciones de un antiguo miembro de la policía secreta rumana, Ion Mihai Pacepa, la palabra la acuñó Iósif Stalin y la usó tanto en la Segunda Guerra Mundial13 como en la Guerra Fría.14 De acuerdo con diferentes fuentes históricas y lingüísticas, la palabra desinformación comenzó a volverse internacional en la década de los 50, y poco a poco esta táctica fue usada por otras agencias de inteligencia,15 como la CIA de Estados Unidos y el Servicio Secreto de Inteligencia de Reino Unido. Además, la desinformación también es un arma de campaña política usada de forma recurrente.

La desinformación como amenaza a las democracias[editar]

Según las conclusiones del estudio la Lucha contra las campañas de desinformación en el ámbito de la seguridad nacional: propuestas de la sociedad civil16, la desinformación es una amenaza para las democracias ya que puede destruir la confianza y la creencia en la posibilidad de establecer la verdad de los hechos, lo que es necesario para que las democracias funcionen. En la era de Internet y las nuevas tecnologías, la desinformación ha aumentado debido a la facilidad con la que se puede difundir y el difícil control de su veracidad. Esto ha permitido a países autoritarios utilizar la guerra híbrida para difundir propaganda y mentiras con el objetivo de socavar la confianza de la ciudadanía en sus democracias y debilitar su sistema político. Además, la polarización y el extremismo pueden ser fomentados por la desinformación y pueden socavar la convivencia y el consenso necesarios para el funcionamiento de una democracia.

La desinformación digital[editar]

Mientras que anteriormente la desinformación se encontraba vinculada principalmente con la manipulación de los medios de communicación tradicionales como televisión o radio, actualmente la desinformación circula por la manipulación de medios digitales, incluyendo plataformas digitales como YouTube.17 Con la llegada de Internet, los medios de comunicación se han digitalizado progresivamente y han dejado de ser los únicos con la capacidad de publicar información. Ahora, cualquier persona conectada a Internet puede generar y compartir contenido desde cualquier parte e instante del planeta con conexión. Ya no sólo los medios de comunicación y los periodistas son generadores de opinión e información, sino que esta acción ahora está al alcance de todo el mundo. La desinformación ha encontrado en internet y las redes sociales un amplificador provocado por los 'bots" y algoritmos informáticos que utilizan,17 además de otros factores, como puede ser el acceso sin control, el anonimato, la sobre abundancia de datos y la falta de regulación para publicar en Internet.18

¿Por qué la desinformación es tan atractiva para el ser humano?[editar]

La desinformación es un problema que siempre ha existido y que siempre existirá debido a que el principal problema se encuentra en la propia naturaleza del ser humano, es decir, en los procesos cognitivos, en el cerebro.

El cerebro es el órgano que procesa la información que le llega al ser humano y es la principal vulnerabilidad y fuente de debilidad frente a la desinformación. Este, es un órgano perezoso y limitado, que funciona por el principio de economía cognitiva, y constantemente tiende a construir una realidad sin poseer toda la información necesaria.

El cerebro es capaz de tomar decisiones continuamente, muchas de ellas de manera inconsciente, porque el medio así lo requiere. Además, muchas de estas decisiones tomadas están influenciadas por otros procesos psicológicos más básicos como pueden ser las emociones del momento o los miedos adquiridos.19

Las limitaciones de nuestros procesos cognitivos, la falta de información y la rapidez con la que el cerebro toma decisiones constantemente hacen que este recurra a simplificar y coger atajos mentales, lo que en la psicología se denomina heurísticos. Sin embargo, estos atajos llevan al ser humano a la equivocación, y cuando esto ocurre, aparecen los llamados sesgos cognitivos. Algunos de los sesgos cognitivos más conocidos y que intervienen en el proceso de la información y también de la desinformación son los siguientes: sesgo de confirmación, sesgo de grupo, sesgo de autoridad, sesgo de anclaje, sesgo de verdad ilusoria, sesgo de arrastre, sesgo de percepción selectiva.20

El papel que desempeñan los algoritmos informáticos y "bots" sociales[editar]

Al atractivo de la desinformación y a las facilidades que aportan las plataformas sociales y los algoritmos informáticos que utilizan para viralizar dicha desinformación, se une el creciente aumento de contenido generado automáticamente por “bots” sociales.

Las plataformas de medios sociales utilizan algoritmos para filtrar y priorizar el contenido de cada usuario basado en indicadores, como el comportamiento de visualización y las preferencias de contenido, provocando así una reacción emocional en el usuario. Estos algoritmos incluyen funciones matemáticas que, aplicadas a una masa de datos, son capaces de identificar y crear patrones, hábitos y preferencias de los usuarios, creando perfiles de comportamientos que permiten interferir en las decisiones del usuario.21

Al final y al cabo, el objetivo de estos algoritmos es mantener la atención del usuario promoviendo el sesgo de confirmación que el ser humano padece, mostrando información con la que coincide y creando una separación con aquella comunidad con un pensamiento diferente.22

En la actualidad, la alta dependencia cotidiana a los procesos informáticos promueve una amplia gama de influencia de los algoritmos. Además, el uso de patentes y la protección de los algoritmos, permite la ocultación de los verdaderos poderes e intereses de estos.23

Otra herramienta que se ha aprovechado del funcionamiento de estos algoritmos son los “bots” sociales. Estos “bots” buscan generar contenido automáticamente, en muchos casos de baja calidad o falso, que va destinado a aquellos perfiles de usuarios que tienen más probabilidad de viralizar dicha información. Estos bots también son usados para aumentar artificialmente los seguidores de una persona o para promocionar algún "hashtag" determinado, lo que genera un estado de opinión adulterado.22

La lucha contra la desinformación digital[editar]

Desinformación y Cámaras de Eco en Redes Sociales La desinformación circula en redes sociales a través de controversias que causan polarización y la creación de cámaras de eco.2

La desinformación se ha convertido en un problema global que afecta a la sociedad en su conjunto. Es un fenómeno que se ha intensificado en los últimos años, debido al avance de la tecnología y la proliferación de las redes sociales. La lucha contra la desinformación requiere de una serie de medidas y mecanismos para prevenir, detectar y contrarrestar la propagación de información falsa y engañosa. A continuación, se describen algunos de los principales mecanismos y medidas que se han llevado a cabo para combatir la desinformación digital.

  • Educación y alfabetización digital: son fundamentales para prevenir la propagación de la desinformación. Es muy importante equipar a la ciudadanía de los conocimientos básicos sobre los estándares de producción y difusión de la información de calidad, verídica, legítima y fiable con el objetivo de diferenciarla de los contenidos falsos y engañosos. Además, la educación puede ayudar a las personas a comprender mejor cómo funcionan los medios de comunicación y las redes sociales, y a desarrollar una mayor comprensión de las consecuencias de la desinformación y poder mejorar la capacidad de gestión de la sobrecarga informativa.24
  • Verificación de la información: es un mecanismo clave para combatir la desinformación y reducir su propagación. Es necesario verificar el contenido y las imágenes, examinar el medio de comunicación, analizar el autor, comprobar las fuentes y gestionar los propios prejuicios que tiene uno mismo.25
  • Colaboración entre medios de comunicación, redes sociales y tecnologías: los medios de comunicación pueden proporcionar información precisa y verificada, mientras que las redes sociales pueden utilizar herramientas tecnológicas para predecir, detectar y eliminar la desinformación. Además, los medios de comunicación y las redes sociales pueden trabajar juntos para proporcionar información sobre temas de actualidad y concienciar a la sociedad sobre los peligros de la desinformación.
  • Regulación gubernamental: los gobiernos pueden promulgar leyes que exijan a los medios de comunicación y las redes sociales que proporcionen información precisa, transparente y verificada. Además, los gobiernos pueden trabajar para regular el uso de las redes sociales y otras plataformas, para evitar la propagación de información falsa. Es imprescindible que los mecanismos y medidas propuestas y establecidas para combatir la desinformación promuevan y protejan la libertad de expresión de las personas y la libertad de buscar, recibir y difundir información, tal y como establecen la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.26

Aunque actualmente no exista ninguna solución totalmente efectiva contra la desinformación, España está firmemente comprometida en esta lucha. Por ello, España trabaja, en el marco de la Unión Europea, para establecer procedimientos ágiles y efectivos para luchar contra ella.27

En el Consejo Europeo de diciembre de 2018 se estableció un Plan de Acción para una respuesta coordinada contra la desinformación.27

En marzo de 2019 se estableció un Sistema de Alerta Rápida (RAS) con puntos de contacto nacionales de los socios europeos, en el que España participa activamente. Este Sistema facilita la monitorización de las redes para detectar acciones de desinformación y el diseño de respuestas comunes.27

Complementariamente a las medidas impulsadas en coordinación con la Unión Europea, España lleva a cabo múltiples acciones en materia de lucha contra la desinformación a través de sus instituciones y ha establecido mecanismos de coordinación permanente entre los diferentes órganos de la Administración, entre los que destaca la Comisión Permanente de Lucha contra la Desinformación, establecida en marzo de 2019.27

No entiendo como con todas las veces que los gobiernos y medios de comunicación han sido pillados mintiendo, algunos insisten con que sean ellos la policía del pensamiento a cargo de definir la verdad oficial, no solo sancionar lo que ellos quieran sino que además PREDECIR la desinformación al más puro estilo de Minority Report. Los medios quieren a toda costa controlar las RRSS para poder mentir sin que los pillen, por eso han bajado en credibilidad los últimos años.

VGZ5I3c.png

  • Like 1
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

hace 5 minutos, rondrigot dijo:

No entiendo como con todas las veces que los gobiernos y medios de comunicación han sido pillados mintiendo, algunos insisten con que sean ellos la policía del pensamiento a cargo de definir la verdad oficial, no solo sancionar lo que ellos quieran sino que además PREDECIR la desinformación al más puro estilo de Minority Report. Los medios quieren a toda costa controlar las RRSS para poder mentir sin que los pillen, por eso han bajado en credibilidad los últimos años.

VGZ5I3c.png

cada quien inventa su retorcida vuelta de tuerca que acarrea agua a su molino o no? cuanta desinformación sobre vacunas has posteado, falsa en su totalidad, exceptuando cuando no lo lees y crees que habla mal de las vacunas y en realidad no lo hace :lol:,

61E71phwaTL._AC_UF1000,1000_QL80_.jpg

"Los que más han amado al ser humano le han hecho siempre el máximo daño. Han exigido de él lo imposible, como todos los amantes."

F. Nietzsche

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

1 hour ago, AudioLuthier dijo:

que lindo sería el mundo si solo fuera cuestión de voluntad resolver el hambre del mundo mundial

"Los que más han amado al ser humano le han hecho siempre el máximo daño. Han exigido de él lo imposible, como todos los amantes."

F. Nietzsche

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

“Imagínese los incendios que están provocando los globalistas”, dice el video mientras muestran un dron de la marca IGNIS soltar unas pelotitas color rosa al suelo.

Sin embargo, se trata de desinformación. Este mismo video ya ha sido utilizado en múltiples ocasiones desde su publicación original en 2018 para desinformar. Incluídas ocasiones donde se utiliza para desacreditar el calentamiento global, y teorías de conspiración como la “agenda 2030”

ademas, en general es fácil imaginar el origen de las fake con solo leer el contenido.... lo mismo acusar a inmobiliarias

 

 

Editado por deinofero

"Los que más han amado al ser humano le han hecho siempre el máximo daño. Han exigido de él lo imposible, como todos los amantes."

F. Nietzsche

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

es fácil entender la paradoja de fermi...  al menos nuestra especie estará siempre en disputa, política, geopolítica, económica etc. y obviamente, guerras. 

hagan sus apuestas, ¿pasamos del 2050? 2100? veo imposible pasar mas allá como civilización.

"Los que más han amado al ser humano le han hecho siempre el máximo daño. Han exigido de él lo imposible, como todos los amantes."

F. Nietzsche

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

hace 36 minutos, deinofero dijo:

cada quien inventa su retorcida vuelta de tuerca que acarrea agua a su molino o no? cuanta desinformación sobre vacunas has posteado, falsa en su totalidad, exceptuando cuando no lo lees y crees que habla mal de las vacunas y en realidad no lo hace :lol:,

61E71phwaTL._AC_UF1000,1000_QL80_.jpg

Ay no, le tocaron a sus amados medios oficiales! Pareciera que te estás postulando al Ministerio de la Verdad. Infórmate sin las anteojeras y vas a ver que hay cientos de miles de casos de serios efectos adversos con los pinchazos y algunos ya están demandando por los daños. De nuevo lo que tu llamas desinformación terminó siendo spoiler alert.

https://www.wddty.com/news/covid-jab-victims-start-80m-legal-battle/

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

hace 14 minutos, rondrigot dijo:

Ay no, le tocaron a sus amados medios oficiales! Pareciera que te estás postulando al Ministerio de la Verdad. Infórmate sin las anteojeras y vas a ver que hay cientos de miles de casos de serios efectos adversos con los pinchazos y algunos ya están demandando por los daños. De nuevo lo que tu llamas desinformación terminó siendo spoiler alert.

https://www.wddty.com/news/covid-jab-victims-start-80m-legal-battle/

 

seguro que si informa mas casos de los que reporta el mundo mundial, en chile y en todo el mundo, sea puro cuento, esta todo ya medido, y los reportes son consistentes en todas partes, muy muy pocos como en la mayoria de las vac, y lo mas probable es que los efectos adversos hubieran sido mucho peores si se tratase del virus directo, y además, el mismo tipo de efecto.

asi que nada de spoiler alert ni demás cuentos

y que la gente demande, es su derecho, otra cosa es pretender que sea otra cuestión que no es.

"Los que más han amado al ser humano le han hecho siempre el máximo daño. Han exigido de él lo imposible, como todos los amantes."

F. Nietzsche

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

hace 25 minutos, rondrigot dijo:

Ay no, le tocaron a sus amados medios oficiales! Pareciera que te estás postulando al Ministerio de la Verdad. Infórmate sin las anteojeras y vas a ver que hay cientos de miles de casos de serios efectos adversos con los pinchazos y algunos ya están demandando por los daños. De nuevo lo que tu llamas desinformación terminó siendo spoiler alert.

https://www.wddty.com/news/covid-jab-victims-start-80m-legal-battle/

 

https://www.clarin.com/sociedad/vacuna-covid-primera-vez-detallan-efectos-adversos-graves-laboratorio_0_OYvJhQ1GjO.html

este lo pegaste tu mismo el otro dia, abajo la conclusión

“Los datos obtenidos por la vigilancia demuestran que las vacunas utilizadas en la Argentina tienen un buen perfil de seguridad, correspondiéndose con los datos de los estudios de desarrollo y los resultados de los sistemas de vigilancia de otros países”, concluye el trabajo.

"Los que más han amado al ser humano le han hecho siempre el máximo daño. Han exigido de él lo imposible, como todos los amantes."

F. Nietzsche

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

yo asumo que solo leíste el titular, dijiste  "esto me sirve para mis propósitos de desacreditar a las vacunas" y lo pegaste sin leerlo. pero no, no te sirve, entonces imagino la necesidad de volver a la alcantarilla a buscar info toxica de fuentes truchas

igual me pregunto, a pito de que andar desacreditando sectores de la producción, las ciencias o lo que sea..?. porque una campaña activa de difamación? porque mejor en vez de buscar la difamación, buscar la realidad, lo matices que suele tener la realidad, la profundización de los conocimientos (reales por supuesto)

pero no, se prefiere la alcantarilla con la mierda al cuello, y con el mero afán de difamar x empresa, o sector político, o productivo... 

para mi al menos inentendible

Editado por deinofero

"Los que más han amado al ser humano le han hecho siempre el máximo daño. Han exigido de él lo imposible, como todos los amantes."

F. Nietzsche

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Invitado
Responder en este tema...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

×
×
  • Crear Nuevo...