Saltar al contenido
Pegar imágenes en el foro, mediante equipos móviles ×

Denon PMA-2010AE (1.999 euros)


Juanca80s

Recommended Posts

[b]Denon PMA-2010AE
La Revelación
1999 euros - (CEC núm.80 - 07/2010)
[/b]

[img]http://www.revistacec.com/articles/ima_banc/80bp_011.jpg[/img]
[img]http://www.revistacec.com/articles/ima_banc/80bp_012.jpg[/img]

Denon siempre ha tenido gamas muy completas en todos los segmentos, pero en España sus aparatos dedicados a la música en estéreo de gama más alta no han alcanzado nunca una gran popularidad entre los aficionados. Esto es algo que también ocurre, a decir verdad, con otros fabricantes nipones: en parte, porque sus gamas altas está muy pensadas para el mercado interior (en ocasiones, ni siquiera ofrecen versiones para otros voltajes que sus 100V) y en parte, porque su perfeccionismo les lleva a contar con precios demasiado altos para pensar en la exportación. En mercados como el alemán, sin embargo, las electrónicas Denon de gama alta sí son conocidas y apreciadas, como las Luxman, Accuphase, Teac-Esoteric o Víctor (JVC), por ejemplo.

Una de esas piezas es nuestro invitado este mes. El PMA-2010AE es el amplificador más alto de gama del catálogo actual de Denon, ya que el anterior buque insignia PMA-SA1 ha sido descatalogado, mientras que por debajo, la gama sigue con el también nuevo PMA-1500AE. Se trata de un clásico integrado estéreo, con mando a distancia, seis entradas de línea, una de fono (configurable para cápsulas MM o MC) y opciones de conexión perfectas para poderlo usar en un equipo con varios grabadores o como etapa de potencia de un procesador de cine en casa (podemos enviar la señal directamente a la amplificación sin pasar por el volumen). Conozcámoslo en detalle.

[b]CONSTRUCCIÓN[/b]

Nuestros lectores más fieles ya conocen mi afición por los destornilladores y saben que no me dejo impresionar fácilmente por lo que veo dentro de los aparatos que tenemos ocasión de probar, pero esta vez estamos ante algo diferente. Cuando pensaba en el titular para este Laboratorio, lo tuve claro enseguida, “revelación”, y es que este aparato ha sido para mí un descubrimiento en diversos aspectos que iremos repasando enseguida. Les confieso que cuando Fernando, nuestro Director, me dijo que me iba a llegar a casa un integrado estéreo de Denon para analizar, no me sentí muy impresionado. Pero cuando me tocó mover la pesadísima caja ya aprecié que iba a encontrarme algo inesperado, y es que, ya fuera de su embalaje, descubrí un sólido aparato de impecable construcción, precioso color champán y nada menos que 24 kg de peso.

Además del ritual desmontaje y análisis, esta vez necesité tirar de catálogo para descubrir alguna de las particularidades de un aparato que está mucho más fuera de lo común de lo que puedan pensar. La caja en sí está formada por múltiples estructuras de gruesa chapa y todo está claramente pensado para lograr una gran rigidez, eliminando vibraciones que puedan afectar a la electrónica, y además aislando en compartimentos eléctricamente neutros los diferentes elementos (alimentación, previo, parte de control y etapas de salida). Existen incluso varios cables de masa dedicados a drenar las corrientes que puedan generarse entre esos compartimentos; el resto del cableado está muy bien resuelto también, mucho mejor de lo habitual en otras realizaciones generalistas.

Lo que más salta a la vista nada más retirar la tapa superior (que tiene amortiguamiento interno para evitar resonancias) es la estructura aparentemente doble monofónica del amplificador, con dos transformadores en la parte central y los grandes disipadores de cada etapa a ambos lados. Sin embargo, el guiado de los cables de dichos transformadores y la presencia de sólo dos condensadores principales de alimentación (dos enormes electrolíticos de 12.000 microF a 71V fabricados por Nichicon para Denon) me hicieron sospechar de un diseño diferente a lo esperado, y así es: ambos transformadores alimentan tanto la parte de previo como las etapas amplificadoras de ambos canales, o sea que no es doble monofónico como parece. La idea de Denon ha sido otra: en lugar de usar un gran transformador de alimentación, han decidido montar dos, colocados en posición simétrica opuesta, de forma que así eliminan los flujos magnéticos parásitos entre sí. Me parece una idea genial, que no recuerdo haber visto aplicada antes.

Los componentes pasivos en las placas electrónicas son todos de gran calidad, pero tengo que subrayar que todos los condensadores electrolíticos son los excelentes (y caros) Elna Silmic. Créanme si les digo que aparatos (japoneses o americanos) de marcas muy afamadas no pueden presumir ni de lejos de algo así (pese a precios que multiplican el de este Denon).

En la salida, está la otra particularidad de este aparato: el circuito de amplificación es del habitual tipo push-pull (la señal de audio se divide en dos fases y cada una es amplificada por separado), pero sólo se utiliza un transistor en cada fase de cada canal, cuando lo habitual es que sean varios en paralelo para conseguir mayor corriente de salida. Es éste un caso de menos es más, puesto que así se minimizan las imperfecciones en la amplificación (por más elegidos que estén, dos o más transistores nunca son idénticos), pero exige, so pena de limitar mucho la potencia de salida, utilizar transistores de alta capacidad de corriente como es el caso aquí, como reza el catálogo UHC-Mos (por Ultra High Current). Esto explica también que este aparato de, recordemos, más de 20 kg de peso, declare sólo 80W por canal, aunque duplica esa cifra al bajar la impedancia a la mitad, algo que sólo logran las mejores etapas de potencia con gran capacidad de corriente.

El siempre importante volumen lo controla aquí un potenciómetro Alps RK27 (el popular blue velvet), motorizado para poderlo controlar desde lejos. El mando a distancia, de superficie metálica, controla también la selección de fuente, que funciona por relés de calidad y se indica en su control en el propio amplificador con una suave luz ámbar. El frontal del aparato nos permite además seleccionar la entrada directa de la amplificación, o si dejamos que la señal pase por los circuitos de graves, agudos y balance. Y, por supuesto, hay un selector para el control de las grabaciones (que conviene dejar en off, salvo que lo necesitemos).

Respecto al anterior alto de gama (PMA-SA1), este 2010 mantiene el alto nivel constructivo y sólo pierde el especialísimo potenciómetro de aquél (un modelo exclusivo encapsulado metálicamente que, por cierto, no permite mando a distancia), aportando en lugar de un solo transformador toroidal esta idea de los dos transformadores, que, por cierto, también hereda el nuevo integrado mediano de la gama (PMA-1500).

[b]PRUEBA[/b]

Ya les he comentado lo revelador que fue analizar el Denon PMA-2010 por dentro. Llegó el momento de comprobar qué da de sí cumpliendo con su función de amplificar la señal de nuestras fuentes para alimentar una pareja de altavoces.

Utilicé en esta ocasión para la mayor parte de la prueba un equipo íntimo (monitores Merlin TSM en una amplia sala óptima), aunque también tuve ocasión de enfrentarlo a las 802D del equipo principal. No voy a esperar para desvelarles la excelente impresión que desde el primer momento me ha dado este integrado que, como reza el titular, ha sido toda una revelación. En particular con los monitores (que son toda una referencia en su campo), la sinergia lograda -no me gusta mucho esa palabra pero aquí encaja como un guante- es sobresaliente. Verdaderamente, le deja a uno pegado al sillón, y la ventaja de usar un servidor musical (sin tener que levantarse a cambiar discos) provoca que pasen los minutos y las horas mientras vamos navegando compulsivamente por nuestra discoteca, impresionados por cómo saca el equipo tan buen partido de todo tipo de música y de grabaciones.

Esto es algo, créanme, nada habitual. Muchas combinaciones consiguen destacar en algunos ámbitos pero pinchan o no brillan tanto en otros, y déjenme ponerles algunos ejemplos. Está el más habitual de aquellos amplificadores que nos emocionan con un pequeño conjunto de jazz vocal, pero que son incapaces de seguir el crescendo de una gran sinfónica. También los hay que reproducen con solidez las notas de un contrabajo, es decir, parecen ofrecer buenos graves, pero luego no logran mantener el ritmo con una batería o un sintetizador (no nos mueven los pies). Y los hay que nos deleitan con cada microdetalle de las cuerdas de un violín o las resonancias de la sala de grabación, pero luego nos castigan con grabaciones agresivas o con sibilantes.

En mi primera escucha, ése último fue mi temor con este Denon, porque enseguida llama la atención la claridad de su reproducción. Parece iluminar la escena sonora, realmente es como si hubiéramos corrido la cortina de una ventana para dejar entrar el sol. Nos asalta la duda de si eso se puede convertir luego en alguna agresividad, duda que se disipa enseguida, aunque lo dejé sonando un par de días para permitir que los componentes internos tuvieran un mínimo rodaje. Los condensadores Elna Silmic en particular necesitan por lo menos cien horas, y siguen mejorando más allá, pero tengo muy claro qué nos ofrece este Denon y sé que a partir de aquí sólo puede ir a mejor con más uso.

Como les comentaba antes, la combinación de este PMA-2010 con los monitores es poco menos que mágica. Ese equipo (cajas y sala) ofrece una escena sonora fabulosa y el Denon no sólo no le ponía límites en anchura ni profundidad, sino que aportaba una precisión desconcertante. Confieso que nunca pensé no sólo que este aparato no podría ser tan preciso, sino ninguno dotado de control de volumen por potenciómetro (siempre más imprecisos en teoría que un selector por pasos). Pero ya sea por la calidad de la alimentación, o el circuito diseñado por Denon (un solo transistor por fase y canal), desde luego destacaría como mayor cualidad del PMA-2010 esa gran precisión en la localización de las fuentes sonoras virtuales dentro de la escena. Ayuda a esa localización la claridad citada anteriormente, y que con más rodaje no se perdió, aunque sí se ganó en suavidad, perdiendo el Denon las incipientes trazas de agresividad que podía haber mostrado en sus primeras horas.

Si desactivamos el source direct (la señal pasa entonces por los circuitos de tono y balance) sí aparece un puntito de agresividad en las voces y frecuencias altas, y sobre todo se aprecia -si el equipo está ofreciendo tan buena escena, como era el caso- una ligera compresión de la imagen sonora, sobre todo en profundidad (los primeros planos se atrasan un poco y el fondo está menos lejos). A cambio, eso permite ajustar graves y agudos (al alza) para compensar un nivel de escucha bajo cuando sea necesario, con muy buen efecto. Por muy puristas que seamos, hay horas en las que el volumen debe ser muy moderado y poder disponer de esa ayuda compensa la pérdida de percepción de frecuencias bajas y altas que nuestro oído tiene en esas condiciones. Aquí podemos hacerlo, o elegir (con más volumen) el purismo, con darle a un botón. Me quedé con ganas de probar su fono, algo que, no duden, haré aunque tenga que montar el plato en el equipo de los monitores para ello.

El perfil sonoro (sin retoques) es neutro, con una parte baja del espectro bien presente (no queda en retroceso respecto de los medio-agudos tan bien iluminados). La capacidad de entregar corriente está fuera de duda, como comprobé con las 802D, mucho más exigentes que los monitores debido a una curva de impedancia que a bajas frecuencias provoca prácticamente un cortocircuito, pero que este amplificador movía sin problemas como mostró que apenas subió su temperatura. Me sorprendió que apenas se calienta, por cierto: a la media hora de estar conectado, se queda tibio y después de una hora con música alta prácticamente no cambia, subiendo muy ligeramente con cajas de menos impedancia, pero no es desde luego un aparato que exija una amplia ventilación.

[b]CONCLUSIÓN[/b]

Denon ha conseguido sorprenderme por el nivel de fabricación de este amplificador, por las ideas de diseño utilizadas en él, y por supuesto por el resultado. Hacía tiempo que un aparato no me tenía tantos ratos pegado al sillón redescubriendo mi discoteca, y sé que lo voy a echar de menos cuando sea la hora de devolverlo al importador, a pesar de que en su lugar dispongo de alternativas de muy alto nivel.

Me quedan dos dudas: cómo se portará con cajas de perfil más agresivo (los monitores tienen un dulce tweeter de cúpula de seda, y las 802D tampoco se quedan atrás con el suyo de diamante), y si sus 80W “declarados” (estoy seguro de que en realidad ofrece más) no se quedarán cortos en salas muy grandes con cajas de muy bajo rendimiento (yo nunca eché de menos más potencia ni a niveles más allá de lo razonable). Pero incluso con esas dos dudas tengo clarísimo que éste es un amplificador que merece ocupar un lugar de honor entre los mejores del mercado.

Hay unos cuantos más reconocidos (y notablemente más caros) pero no mejores, y por su precio no hay nada dentro de este PMA-2010 que me haga pensar que la marca podría haberlo hecho mejor: goza de mi total recomendación.

[b]NOS GUSTA[/b]

- Sonido de muy alto nivel.
- Construcción sólida con acabados de calidad y componentes de primera fila muy raros en esta gama de precio.
- Circuito bien pensado desde la alimentación hasta las salidas minimalistas.
- Conectividad y funcionalidades muy completas, con fono MM/MC.

[b]MEJORABLE[/b]

- Aceptar alguna entrada balanceada (XLR).
- Menor ganancia en la parte de previo.
- Mayor potencia máxima.

[b][color="#FF0000"]DESDE 1910...[/color][/b]

[color="#FF0000"]Habrá pocos aficionados a la música y el sonido que no conozcan la marca Denon, pero quizás no sean tantos los que conozcan los orígenes de la misma, en los años 1930, cuando se dedicaban al desarrollo de la reproducción sonora con discos, desde las grabaciones hasta la fabricación de los discos y cápsulas. De hecho, fueron los que fabricaron el primer torno para grabar (cortar) discos en Japón, en 1939.

Pero esa empresa tenía sus raíces aún más atrás en el tiempo, ya que parte de ella era la Nippon-Columbia, fundada en 1910, dedicada ya a grabaciones y gramófonos. Más adelante, durante los años 1960, tuvo lugar la explosión de esta industria y Denon empezó a fabricar y vender todo tipo de componentes, desde cápsulas (en esa época, 1963, nacería la todavía hoy popular y apreciada DL-103) hasta altavoces, pasando por amplificadores y sintonizadores, siempre con gama profesional además de los componentes para el público.

A partir de ahí la historia de la compañía sigue paralela a la de esta actividad. Aparecen las primeras grabadoras digitales profesionales a finales de los setenta, luego los reproductores de Discos Compactos, más adelante -ya en los ochenta y noventa- los amplificadores y receptores para el cine en casa... Y así llegamos hasta nuestros días, en que Denon es reconocida como una de las marcas líderes en audio y también en vídeo, donde sus reproductores DVD marcaron en su momento el paso de los avances de la industria en el camino hacia la actual alta resolución.[/color]

[b]FICHA TÉCNICA[/b]

Amplificador integrado estéreo con 6 entradas de línea, 1 Phono y dos salidas de grabación; salida de previo (siempre activa) y
entrada de etapa directa (seleccionable en el frontal). POTENCIA MÁXIMA DE SALIDA 80W por canal sobre 8 omhios (con menos de 0’007% THD entre 20Hz y 20kHz), 160W por canal sobre 4 ohmios (menos de 0’7% THD a 1kHz). CONSUMO ELÉCTRICO 310W. RELACIÓN SEÑAL/RUIDO 108dB (entradas de línea) y 74/89dB (entrada phono en modo MC/MM). IMPEDANCIA DE ENTRADA EN LÍNEA 47kOhm (Source Direct Off) o 23kOhm (S.D.On). IMPEDANCIA DE ENTRADA PHONO 47kOhm (MM) o 100 Ohm (MC). GANANCIA DE LA ETAPA (entrada Power Amp Direct) 29dB. IMPEDANCIA DE ENTRADA 47kOhm. Salidas de cable o banana 4mm para altavoces principales y secundarios. DIMENSIONES 434 x 181 x 435 mm. PESO 24 kg.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

  • 3 weeks later...

Buen review. Es interesante lo que pasa con los productos tope de línea de las marcas japonesas (agregaría Pioneer y Yamaha), son muy valorados en el mercado vintage gringo, sobre todo por la construcción. Los japoneses tienen suficiente mercado interno para esas maravillas. En la revista AF hicieron un review del PMA-SA1 y en las fotos se aprecia que el transformador está encapsulado en un especie de resina que lo aisla totalmente del chasis y la potencia declarada es "baja", solo 50w pero de lujo.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

  • 1 year later...
  • 11 months later...

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Invitado
Responder en este tema...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

×
×
  • Crear Nuevo...